Ir al contenido principal

Entradas

La N-135 desde la ventanilla de un coche

La N-135 desde el asiento de un taxi hipnotiza al recién llegado, normalmente peregrinos, cuentaAlberto Santesteban Otegui. Este taxista pamplonés de 49 años conoce bien la culebra de contrastes, sonidos, colores y olores que serpentea durante 62 kilómetros comunicando Pamplona con Francia a través de Roncesvalles. Este taxista la recorre con especial intensidad desde el 1 de abril hasta le 1 de noviembre, con la apertura del collado de Lepoeder, una época en la que desembarcan los peregrinos en Navarra. Entonces, en esas fechas, recoge a los visitantes en el aeropuerto y las estaciones de tren y autobuses y los lleva hasta la “pista de salida” del Camino de Santiago. Bien a Roncesvalles o a Saint Jean Pied de Port (Francia). Mientras conduce a lo largo de estos itinerarios, los peregrinos derraman su atención a través de la ventanilla, “sorprendidos” por lo que se les proyecta. “La N-135 es una arteria que, además de conectar directamente con Francia, abre la puerta a multitud de val…
Entradas recientes

Un haz de vida

UN AÑO, 2018, LLENO DE VIDA
























Honduras, habitación 112

Si se pudiera concentrar en una habitación el sufrimiento de la población de Honduras, este dolor descansaría sobre las dos camas de la habitación 112 de un pequeño hotel al norte del país. Un lugar que por seguridad no se revela y donde se ocultan desde hace semanas una familia que ha sido amenazada de muerte por la MS -13 (Mara Salvatrucha), una de las dos organizaciones criminales más peligrosas formada por jóvenes pandilleros que extorsionan, reclutan y asesinan.
Dos camas, un espejo, un televisor con música del cantante mexicano Jesús Adrián Romero, una silla de ruedas, este es todo el mobiliario. Aquí, en apenas cinco metros cuadrados sin ventanas, se esconden Élida Maribel, de 39 años, su marido Elvin, de 35, y sus dos hijos, de 17 y 8 años. Gracias a El Eric, Organización social de la Compañía Jesús vinculada a la ONG Alboan, intentan recomponer los pedazos en los que han quedado sus vidas.
Es domingo, 18 de noviembre. El más pequeño de la familia se sube literalmente por las p…

En el corazón del éxodo

Esto sucede hoy, en pleno Siglo XXI.  Entre Honduras y Estados Unidos. Huyen de la violencia.  Más de 4.000 km.



En el muro de Tijuana, el mismo que separa a hierro y acero México de Estados Unidos, han dibujado un pequeño Principito de pelo amarillo, pajarita negra y pantalones azules. Alexander, un niño hondureño de tres años, que acaba de llegar con su madre y otras miles de personas en la ‘caravana migrante’ procedente de Honduras, parece haber visto el dibujo y adelanta el paso. Sin embargo, no ha reparado en la silueta. Demasiado alta. Alexander introduce su frágil cuerpo entre las barras y sumerge la mirada en el más allá, contemplándolo todo. Una bandera de Estados Unidos ondea en manos de un civil. También hay soldados. Armas de guerra. Miradas desafiantes. Cámaras de vigilancia, soldadores, policías a caballo, alambradas, concertinas... Las palabras del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, parecen sonar de fondo en este escenario de guerra: “Autorizo a disparar a los …