Ir al contenido principal

Entradas

¿Regresar a casa, a Siria?

Hubo un tiempo en el que los sirios vivían en familia. Sus casas se levantaban en torno a la familia. La vida confluía en casa de los abuelos y los tíos. Pero un día la guerra lo dinamitó todo, incluido el núcleo familiar. Ocurrió en marzo de 2011. Según la ONU, el conflicto continúa siendo la mayor crisis mundial. Más de 920.000 personas se han visto obligadas a abandonar sus hogares en 2018. Este es el retrato de uno de estos núcleos familiares, al este de Alepo, un lugar arrasado por la metralla. El miércoles 20 de junio se celebrará el Día Mundial de las Personas Refugiadas.


"¿Regresar a casa, a Siria?”. La respuesta se encuentra en los motivos que condujeron a sus habitantes a convertirse de la noche a la mañana en refugiados y desplazados. Las razones de no querer regresar se hallan en el interior de edificios consumidos por el silencio. Porque esto es lo que queda en los barrios en los que nacieron y crecieron: silencio. El silencio de la muerte. El silencio de la destrucci…
Entradas recientes

6 del 6, último peldaño

Una de las dos personas encargadas de iluminar la imagen de San Fermín en la iglesia de San Lorenzo de Pamplona se llama Fermín y nació un 7 de julio. En realidad, Fermín Vélez Iriarte, de 32 años, y su compañero Mikel Vital Jimeno, de 35, son electricistas y se encargan de mantener iluminada la capilla. El martes pasado, 29 de mayo, como todos los años antes de San Fermín, Mikel y Fermín desenroscaron las bombillas que abrazan con su aura al santo moreno y las cambiaron por otras más especiales que protegen del calor el capote y evitan los reflejos de los flashes de las cámaras. En tres días, Pamplona subirá el último peldaño de una larga escalera que parece que cuesta desplegar. Demasiado óxido acumulado. Demasiadas malas noticias en torno a la fiesta. Situación que los dos electricistas lamentan profundamente. “Es una pena que se manipule la imagen de San Fermín por circunstancias que no tienen nada que ver”, esgrime Fermín, dedicando una mirada cómplice al copatrón, justo enfrent…