Ir al contenido principal

Pupilas en blanco


Pupilas en blanco,
dientes ensangrentados,
labios amoratados,
cuerpos hinchados.

El Estrecho, epitafio de sueños flotando,
Orión, desde lo alto apaga la vela del espanto.
La noche se prepara para un escarnio.

Los pensamientos son estoques,
caballos blancos al galope,
rugidos de media noche,
tambores cofrades a ritmo de corazones.

Venas que sudan salitre,
estómagos en descalabro
orines acumulados...en popa el engaño toma el mando.

La marea jala desaliento,
lo arrastra mar adentro.

Bloques amontonados,
aullidos derrotados.

Miradas nubladas,
muñecas amordazadas,
sólo las mujeres viajan desatadas.
Bebés en brazos... el frío los amamanta a su paso.



En popa, el engaño se torna estaño,
la madrugá toma el relevo,
la muerte vira en seco,
las viejas maderas gritan por el peso.

Hasta siempre hermano,
el océano es un bichero que deshace el barro.
La muerte dulce flota a su lado.
El engaño, en popa, mira hacia otro lado. 

Los pulmones revientan acosados,
el salitre se desangra.
Estrecho, muro avergonzado.
Mujeres y bebés mueren ahogados.
Vuestros restos hoy yacen amontonados,
piel sobre piel,
en un nicho gaditano,
pero nadie os ha reclamado.
 Patera.
Lienzo anclado.
Inacabado.
La almadraba se encargó de pintarlo.
Piel sobre piel.
Negro sobre blanco

Futuro.
Trabajo.
Libertad.
Papá y mamá siguen esperando.

Iván Benítez (Cádiz, playa de Bolonia 13-03-08)





Comentarios

Entradas populares de este blog

En el corazón del padre Melo, periodista y sacerdote jesuita amenazado en Honduras

¡Tío Ismael! ¡Tío Ismael!”. María abre la puerta de casa y  se lanza a la cintura de su tío, que acude a visitar a la familia. La niña se aferra a su mano y tira de él. La casa está enclavada a los pies de un majestuoso cerro selvático. Ismael entra a la sala y busca la espalda de su madre, sentada en una silla de ruedas. La abraza por detrás. Doña Lita, que es ciega y atesora ya casi un siglo de vida, toma la mano de su hijo y se la  lleva a la cara. Luego se acerca a la habitación donde su hermana pequeña, Inés,  se encuentra postrada en la cama por una enfermedad degenerativa. La besa repetidamente en la mejilla. Ella no se mueve ni habla. Le coloca  la palma de la mano sobre su frente y se queda en silencio. Silencios que gritan. Inés ha sido su confidente desde niños.
En su familia nadie llama Melo a Ismael Moreno Coto, un periodista y sacerdote jesuita amenazado de muerte por denunciar la violación de derechos humanos que se cometen a diario en su país. Le bautizaron con este a…

¿Regresar a casa, a Siria?

Hubo un tiempo en el que los sirios vivían en familia. Sus casas se levantaban en torno a la familia. La vida confluía en casa de los abuelos y los tíos. Pero un día la guerra lo dinamitó todo, incluido el núcleo familiar. Ocurrió en marzo de 2011. Según la ONU, el conflicto continúa siendo la mayor crisis mundial. Más de 920.000 personas se han visto obligadas a abandonar sus hogares en 2018. Este es el retrato de uno de estos núcleos familiares, al este de Alepo, un lugar arrasado por la metralla. El miércoles 20 de junio se celebrará el Día Mundial de las Personas Refugiadas.


"¿Regresar a casa, a Siria?”. La respuesta se encuentra en los motivos que condujeron a sus habitantes a convertirse de la noche a la mañana en refugiados y desplazados. Las razones de no querer regresar se hallan en el interior de edificios consumidos por el silencio. Porque esto es lo que queda en los barrios en los que nacieron y crecieron: silencio. El silencio de la muerte. El silencio de la destrucci…

40 días y 40 noches (crónica de un confinamiento XXVII)

Entre esta primera foto y la última han pasado 40 días y 40 noches.
Una cuarentena.                                  El confinamiento desde los ojos de una niña de 5 años.
















































Y el 16 de abril, nació Vera.
Salimos al Hospital a las 13.30 horas...
Helena se queda en casa de unos amigos.



<