Ir al contenido principal

Pupilas en blanco


Pupilas en blanco,
dientes ensangrentados,
labios amoratados,
cuerpos hinchados.

El Estrecho, epitafio de sueños flotando,
Orión, desde lo alto apaga la vela del espanto.
La noche se prepara para un escarnio.

Los pensamientos son estoques,
caballos blancos al galope,
rugidos de media noche,
tambores cofrades a ritmo de corazones.

Venas que sudan salitre,
estómagos en descalabro
orines acumulados...en popa el engaño toma el mando.

La marea jala desaliento,
lo arrastra mar adentro.

Bloques amontonados,
aullidos derrotados.

Miradas nubladas,
muñecas amordazadas,
sólo las mujeres viajan desatadas.
Bebés en brazos... el frío los amamanta a su paso.



En popa, el engaño se torna estaño,
la madrugá toma el relevo,
la muerte vira en seco,
las viejas maderas gritan por el peso.

Hasta siempre hermano,
el océano es un bichero que deshace el barro.
La muerte dulce flota a su lado.
El engaño, en popa, mira hacia otro lado. 

Los pulmones revientan acosados,
el salitre se desangra.
Estrecho, muro avergonzado.
Mujeres y bebés mueren ahogados.
Vuestros restos hoy yacen amontonados,
piel sobre piel,
en un nicho gaditano,
pero nadie os ha reclamado.
 Patera.
Lienzo anclado.
Inacabado.
La almadraba se encargó de pintarlo.
Piel sobre piel.
Negro sobre blanco

Futuro.
Trabajo.
Libertad.
Papá y mamá siguen esperando.

Iván Benítez (Cádiz, playa de Bolonia 13-03-08)





Comentarios

Entradas populares de este blog

Cicatrices

Hay reportajes en los que uno trabaja con un nudo en la garganta. El miércoles pasado acompañé a María Vallejo, periodista de Diario de Navarra y superviviente de un cáncer de mama, a una pasarela de lencería organizada por Saray. Un evento en el que las modelos fueron siete mujeres que sufren la enfermedad. Algunas tienen pecho y otras no. Nos colamos en su intimidad. En sus lágrimas y sonrisas. Este fue el resultado de aquella tarde. Gracias María.




Diario de un Mago de Oriente

(Manuscrito del Rey Melchor) 

“Quedan pocas horas para llegar. Descansamos esta noche en un castillo abandonado de Navarra en el que nos refugiamos antes de llegar a vuestras casas. Hemos cenado una sopa de ajo que hace Gaspar y unas chuletillas de cordero asadas en sarmiento, de las que me he encargado yo. Baltasar ha preparado un postre de flan con miel. Luego hemos tomado un té de hierba buena. Las dromedarias, alojadas entre los muros, toman hojas, ramas, hierbas y agua.

Hemos cenado juntos, a pocas horas de volver a veros y de que nuestros ayudantes de allí nos vistan con los trajes que nos guardan año tras año. Hemos recordado el largo viaje y momentos como en el que Baltasar casi se cae de la dromedaria por hacer cosas raras, como siempre, y se ha enfadado porque nos hemos reído de él. Pero, sobre todo, cenando nos hemos mirado con la emoción de que mañana estaremos con vosotros, con todos, en las calles, en las casas, en vuestros sueños… y mantendremos el secreto que cada noche …

La otra cara de las Maldivas

El paraíso también tiene dos caras. En Malé, por ejemplo - la capital de las islas Maldivas-, esta segunda cara se deja ver al atardecer, cuando el turquesa se viste de plástico. Una realidad poco conocida.
Empujados por el último suspiro del día, un pelotón de ciclistas se echa a la calle cargados de bolsas rojas de basura. Son los basureros del paraíso. Unos hombres enjutos que pedalean sin tregua, siempre erguidos y con la mirada fija en cada recoveco de hormigón. La ciudad es pequeña. No supera los seis kilómetros cuadrados, pero alberga más de cien mil habitantes y produce toneladas de residuos cada día. Con las bolsas rojas de los desperdicios colgadas del manillar, o de cualquier otro saliente de la bicicleta, los hombres enjutos serpentean por la urbe. Una vez obtenida suficiente basura, se dirigen al puerto, al final del malecón. Buscan la dársena correspondiente, normalmente un punto recóndito y ajeno a cualquier mirada curiosa y extranjera, y depositan su carga.En el puerto …