Ir al contenido principal

Pupilas en blanco


Pupilas en blanco,
dientes ensangrentados,
labios amoratados,
cuerpos hinchados.

El Estrecho, epitafio de sueños flotando,
Orión, desde lo alto apaga la vela del espanto.
La noche se prepara para un escarnio.

Los pensamientos son estoques,
caballos blancos al galope,
rugidos de media noche,
tambores cofrades a ritmo de corazones.

Venas que sudan salitre,
estómagos en descalabro
orines acumulados...en popa el engaño toma el mando.

La marea jala desaliento,
lo arrastra mar adentro.

Bloques amontonados,
aullidos derrotados.

Miradas nubladas,
muñecas amordazadas,
sólo las mujeres viajan desatadas.
Bebés en brazos... el frío los amamanta a su paso.



En popa, el engaño se torna estaño,
la madrugá toma el relevo,
la muerte vira en seco,
las viejas maderas gritan por el peso.

Hasta siempre hermano,
el océano es un bichero que deshace el barro.
La muerte dulce flota a su lado.
El engaño, en popa, mira hacia otro lado. 

Los pulmones revientan acosados,
el salitre se desangra.
Estrecho, muro avergonzado.
Mujeres y bebés mueren ahogados.
Vuestros restos hoy yacen amontonados,
piel sobre piel,
en un nicho gaditano,
pero nadie os ha reclamado.
 Patera.
Lienzo anclado.
Inacabado.
La almadraba se encargó de pintarlo.
Piel sobre piel.
Negro sobre blanco

Futuro.
Trabajo.
Libertad.
Papá y mamá siguen esperando.

Iván Benítez (Cádiz, playa de Bolonia 13-03-08)





Comentarios

Entradas populares de este blog

Cicatrices

Hay reportajes en los que uno trabaja con un nudo en la garganta. El miércoles pasado acompañé a María Vallejo, periodista de Diario de Navarra y superviviente de un cáncer de mama, a una pasarela de lencería organizada por Saray. Un evento en el que las modelos fueron siete mujeres que sufren la enfermedad. Algunas tienen pecho y otras no. Nos colamos en su intimidad. En sus lágrimas y sonrisas. Este fue el resultado de aquella tarde. Gracias María.




El ritual de Sergio Colás

Cuando fuimos contrabandistas

La madrugada de su muerte, no le acompañaba su hermano. Le dispararon tres veces. A bocajarro. Por la espalda. Ocurrió justo antes del amanecer.


Nicolás Ibarra murió el 27 de marzo de 1959 en un bosque de hayas que conocía muy bien. A diez kilómetros del caserío que le vio nacer en Mezkiritz (Valle de Erro) y donde vivía con sus padres y hermanos. Un cabo de la Guardia Civil destinado en Viscarret le esperó emboscado. Nicolás tenía 28 años cuando murió. Esa noche cubría a pie la ruta Sorogain- Espinal- Lusarreta con un paquete de puntillas de ganchillo a la espalda. La causa de su muerte, recuerda la familia, la “única” que se ha dado en el valle, tuvo como origen la disputa entre los guardias de los puestos de Viscarret y Espinal por hacerse con el control del dinero de los sobornos. Unos y otros querían ganar su parte del negocio. Su situación también era de precariedad. Al principio, los traficantes trabajaban con los de Viscarret, pero cambiaron de ruta y dejaron de pagarles, para…