Ir al contenido principal

Niña y albina

 
Una niña albina de cinco años fue asesinada en Burundi en febrero mientras estaba en su casa. Un grupo de hombres armados entró a la vivienda y la asesinó. Descuartizaron su cuerpo y se llevaron uno de los brazos.
En marzo, esta vez en Malaui, se produjo otro suceso relacionado con los albinos. En esta ocasión, una muchedumbre quemó vivas a siete personas sospechosas de tráfico de huesos humanos y de brujería.

La persecución contra los albinos en África es comparable al de una cacería de animales. Sus dedos, manos, brazos, lenguas, genitales, piernas y demás partes se comercializan en el mercado a cambio de grandes sumas de dinero. En vida se les considera personas malditas, pero una vez muertas sus cuerpos se convierten en poderosos talismanes contra la muerte. En los últimos años han muerto cientos, miles desde los años ochenta. Generalmente a machetazos. Aunque la comunidad internacional ha empezado a reaccionar, los siguen despedazando y empleando sus extremidades para elaborar el "muti", la deseada pócima mágica. En Mali, a los bebes que carecen de melanina, los abandonan a su suerte en la base de termiteros tan grandes como árboles. Es lo que sucedió a las dos hermanas que aparecen en las fotografías. Ellas tuvieron más suerte. Una mujer que caminaba por la zona las salvó de ser devoradas por las termitas.

Desde los años 80 se cree que 3000 albinos han podido morir por causa de estos crímenes, casi siempre con lanzas y machetes.Tanzania es el país con mayor cantidad de albinos, se estima que tiene en promedio un albino entre 1429 nacimientos con un total de 270.000. El albinismo es una condición genética hereditaria rara y a nivel mundial, aproximadamente una persona entre veinte mil. En África subsahariana es muy común debido a la consanguinidad.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Cicatrices

Hay reportajes en los que uno trabaja con un nudo en la garganta. El miércoles pasado acompañé a María Vallejo, periodista de Diario de Navarra y superviviente de un cáncer de mama, a una pasarela de lencería organizada por Saray. Un evento en el que las modelos fueron siete mujeres que sufren la enfermedad. Algunas tienen pecho y otras no. Nos colamos en su intimidad. En sus lágrimas y sonrisas. Este fue el resultado de aquella tarde. Gracias María.




El ritual de Sergio Colás

Cuando fuimos contrabandistas

La madrugada de su muerte, no le acompañaba su hermano. Le dispararon tres veces. A bocajarro. Por la espalda. Ocurrió justo antes del amanecer.


Nicolás Ibarra murió el 27 de marzo de 1959 en un bosque de hayas que conocía muy bien. A diez kilómetros del caserío que le vio nacer en Mezkiritz (Valle de Erro) y donde vivía con sus padres y hermanos. Un cabo de la Guardia Civil destinado en Viscarret le esperó emboscado. Nicolás tenía 28 años cuando murió. Esa noche cubría a pie la ruta Sorogain- Espinal- Lusarreta con un paquete de puntillas de ganchillo a la espalda. La causa de su muerte, recuerda la familia, la “única” que se ha dado en el valle, tuvo como origen la disputa entre los guardias de los puestos de Viscarret y Espinal por hacerse con el control del dinero de los sobornos. Unos y otros querían ganar su parte del negocio. Su situación también era de precariedad. Al principio, los traficantes trabajaban con los de Viscarret, pero cambiaron de ruta y dejaron de pagarles, para…