Ir al contenido principal

una tragedia silenciosa


Más de 4.300 mujeres fueron asesinadas violentamente entre 2000 y 2008 en Guatemala, según datos ofrecidos por el Grupo Guatemalteco de Mujeres (GGM).
En el 98% de los casos denunciados no hay justicia.

Comentarios

  1. Soy mujer y aunque no lo fuese, simplemente por ser humana me parece una tragedia lo de las mujeres muertas bajo violencia machista. Pero siempre que veo las protestas sobre violencia machista echo de menos las denuncias por violencia contra l@s niñ@s que son los más desprotegidos de todos. Las mujeres en ocasiones tienen la opción de poder marcharse o pedir ayuda, los niños nunca. Y es más, es cierto que a una mujer se le puede llegar a manipular para que crea que la mala es ella y se merece lo que le pasa, pero esta manipulación es mucho más fácil con los menores. Escribí en su día a un colectivo feminista, porque encima el maltrato a menores no es sólo por parte del padre, aveces también es por parte de la madre, pero claro, las mujeres siempre somos las víctimas, ¿no? Y me duele que sea así, porque sé que hay mujeres que están pasando auténticas atrocidades en éste mundo desde asesinatos, maltratos sin llegar a matar, violaciones... ¿pero los niños qué? A ellos si que se les condena practicamente desde que nacen cuando caen bajo el yugo de padre, madre o ambos maltratadores. Escribes muy buenos artículos Iván, te preocupas mucho por las personas, pero echo en falta éste tema entre tus artículos. Es cierto que no he leído todo el blog pero si bastante, igual se me ha pasado, si es así lo siento. Un saludo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cicatrices

Hay reportajes en los que uno trabaja con un nudo en la garganta. El miércoles pasado acompañé a María Vallejo, periodista de Diario de Navarra y superviviente de un cáncer de mama, a una pasarela de lencería organizada por Saray. Un evento en el que las modelos fueron siete mujeres que sufren la enfermedad. Algunas tienen pecho y otras no. Nos colamos en su intimidad. En sus lágrimas y sonrisas. Este fue el resultado de aquella tarde. Gracias María.




El ritual de Sergio Colás

Cuando fuimos contrabandistas

La madrugada de su muerte, no le acompañaba su hermano. Le dispararon tres veces. A bocajarro. Por la espalda. Ocurrió justo antes del amanecer.


Nicolás Ibarra murió el 27 de marzo de 1959 en un bosque de hayas que conocía muy bien. A diez kilómetros del caserío que le vio nacer en Mezkiritz (Valle de Erro) y donde vivía con sus padres y hermanos. Un cabo de la Guardia Civil destinado en Viscarret le esperó emboscado. Nicolás tenía 28 años cuando murió. Esa noche cubría a pie la ruta Sorogain- Espinal- Lusarreta con un paquete de puntillas de ganchillo a la espalda. La causa de su muerte, recuerda la familia, la “única” que se ha dado en el valle, tuvo como origen la disputa entre los guardias de los puestos de Viscarret y Espinal por hacerse con el control del dinero de los sobornos. Unos y otros querían ganar su parte del negocio. Su situación también era de precariedad. Al principio, los traficantes trabajaban con los de Viscarret, pero cambiaron de ruta y dejaron de pagarles, para…