Ir al contenido principal

Talibes: los niños de las latas de tomate...

They wear with tomato paste cans that hang around their necks. Talibes are taken by local Islamic teachers, known as marabouts, to study the Muslim holy book, the Koran.Live often in appalling conditions where hunger, thirst and diseases are rampant. Begging is part of the coranic education. During day time, marabouts send their talibes out into the street to beg. They enquire a certain quota equivalent to one dollar a day, if the talibes do not meet the quota, they are severely beaten.



Según Unicef, cada año, 4.5 millones de muertes golpean a los niños africanos menores de cinco años.
Un informe publicado por la ONG Plan Internacional titulado 'Aprender sin miedo' denuncia que los niños africanos son "los más proclives" a sufrir maltratos y castigos corporales en las escuelas. Según el estudio, denuncia que dos de cada tres alumnos africanos son víctimas del 'bullying' (acoso escolar). La campaña pretende atajar las tres causas de abusos que más afectan a los estudiantes: el maltrato corporal, la violencia sexual y el hostigamiento escolar.
En Kenia entre el 63,2% y el 81,8% de los estudiantes son objeto de 'bullying'. Por ello, Plan Internacional desarrolló 'Childline Kenya', un número gratuito (116) al que ya han llamado 30.000 niños para denunciar algún maltrato.
En Malawi, una de cada cuatro niñas "teme ser atacada en el camino a la escuela", asegura el estudio.
En Sudáfrica, el 25% de los maestros admite haber abusado de alguno de sus alumnos. Mientras que en Benin un 79% de los escolares dice ser castigado corporalmente por los profesores.

Comentarios

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

En el corazón del padre Melo, periodista y sacerdote jesuita amenazado en Honduras

¡Tío Ismael! ¡Tío Ismael!”. María abre la puerta de casa y  se lanza a la cintura de su tío, que acude a visitar a la familia. La niña se aferra a su mano y tira de él. La casa está enclavada a los pies de un majestuoso cerro selvático. Ismael entra a la sala y busca la espalda de su madre, sentada en una silla de ruedas. La abraza por detrás. Doña Lita, que es ciega y atesora ya casi un siglo de vida, toma la mano de su hijo y se la  lleva a la cara. Luego se acerca a la habitación donde su hermana pequeña, Inés,  se encuentra postrada en la cama por una enfermedad degenerativa. La besa repetidamente en la mejilla. Ella no se mueve ni habla. Le coloca  la palma de la mano sobre su frente y se queda en silencio. Silencios que gritan. Inés ha sido su confidente desde niños.
En su familia nadie llama Melo a Ismael Moreno Coto, un periodista y sacerdote jesuita amenazado de muerte por denunciar la violación de derechos humanos que se cometen a diario en su país. Le bautizaron con este a…

¿Regresar a casa, a Siria?

Hubo un tiempo en el que los sirios vivían en familia. Sus casas se levantaban en torno a la familia. La vida confluía en casa de los abuelos y los tíos. Pero un día la guerra lo dinamitó todo, incluido el núcleo familiar. Ocurrió en marzo de 2011. Según la ONU, el conflicto continúa siendo la mayor crisis mundial. Más de 920.000 personas se han visto obligadas a abandonar sus hogares en 2018. Este es el retrato de uno de estos núcleos familiares, al este de Alepo, un lugar arrasado por la metralla. El miércoles 20 de junio se celebrará el Día Mundial de las Personas Refugiadas.


"¿Regresar a casa, a Siria?”. La respuesta se encuentra en los motivos que condujeron a sus habitantes a convertirse de la noche a la mañana en refugiados y desplazados. Las razones de no querer regresar se hallan en el interior de edificios consumidos por el silencio. Porque esto es lo que queda en los barrios en los que nacieron y crecieron: silencio. El silencio de la muerte. El silencio de la destrucci…

40 días y 40 noches (crónica de un confinamiento XXVII)

Entre esta primera foto y la última han pasado 40 días y 40 noches.
Una cuarentena.                                  El confinamiento desde los ojos de una niña de 5 años.
















































Y el 16 de abril, nació Vera.
Salimos al Hospital a las 13.30 horas...
Helena se queda en casa de unos amigos.



<