Ir al contenido principal

Sonrisas mutiladas


La paz comienza con una sonrisa...  (Teresa de Calcuta)

Según señala la Obra social La Caixa en una nota de prensa, un estudio realizado en Gambia con 588 mujeres demostró que aquellas que habían sido víctimas de la mutilación (el 75,6 % de las examinadas) tenían una probabilidad más alta de tener problemas crónicos como dismenorrea (dolor en la menstruación), dolor vulvar o vaginal, cicatrización anómala y problemas sexuales. Además, tenían cuatro veces más probabilidad de sufrir complicaciones durante el parto; de la misma manera que el recién nacido tenía cuatro veces más probabilidad de sufrir complicaciones
Según datos del año 2009, se estima que en España viven más de 10.000 niñas que están en riesgo de ser sometidas en los próximos años a una mutilación genital.
Estas niñas son mayoritariamente de nacionalidad nigeriana, senegalesa, gambiana y guineana y viven principalmente en Cataluña, Comunidad de Madrid, Comunidad Valenciana, Canarias, Aragón, Islas Baleares y País Vasco.





La metodología empleada en España, de manera similar a la metodología utilizada en África, pivota sobre los profesionales de Atención Primaria como un agente clave en la prevención y detección del problema. "Los servicios de salud, escuelas y servicios sociales, por sus características de proximidad, accesibilidad y universalidad, constituyen el espacio idóneo para permitir la aproximación a este reto intercultural que plantean las nuevas ciudadanías en nuestro país", señala la nota.

Comentarios

Entradas populares de este blog

En el corazón del padre Melo, periodista y sacerdote jesuita amenazado en Honduras

¡Tío Ismael! ¡Tío Ismael!”. María abre la puerta de casa y  se lanza a la cintura de su tío, que acude a visitar a la familia. La niña se aferra a su mano y tira de él. La casa está enclavada a los pies de un majestuoso cerro selvático. Ismael entra a la sala y busca la espalda de su madre, sentada en una silla de ruedas. La abraza por detrás. Doña Lita, que es ciega y atesora ya casi un siglo de vida, toma la mano de su hijo y se la  lleva a la cara. Luego se acerca a la habitación donde su hermana pequeña, Inés,  se encuentra postrada en la cama por una enfermedad degenerativa. La besa repetidamente en la mejilla. Ella no se mueve ni habla. Le coloca  la palma de la mano sobre su frente y se queda en silencio. Silencios que gritan. Inés ha sido su confidente desde niños.
En su familia nadie llama Melo a Ismael Moreno Coto, un periodista y sacerdote jesuita amenazado de muerte por denunciar la violación de derechos humanos que se cometen a diario en su país. Le bautizaron con este a…

¿Regresar a casa, a Siria?

Hubo un tiempo en el que los sirios vivían en familia. Sus casas se levantaban en torno a la familia. La vida confluía en casa de los abuelos y los tíos. Pero un día la guerra lo dinamitó todo, incluido el núcleo familiar. Ocurrió en marzo de 2011. Según la ONU, el conflicto continúa siendo la mayor crisis mundial. Más de 920.000 personas se han visto obligadas a abandonar sus hogares en 2018. Este es el retrato de uno de estos núcleos familiares, al este de Alepo, un lugar arrasado por la metralla. El miércoles 20 de junio se celebrará el Día Mundial de las Personas Refugiadas.


"¿Regresar a casa, a Siria?”. La respuesta se encuentra en los motivos que condujeron a sus habitantes a convertirse de la noche a la mañana en refugiados y desplazados. Las razones de no querer regresar se hallan en el interior de edificios consumidos por el silencio. Porque esto es lo que queda en los barrios en los que nacieron y crecieron: silencio. El silencio de la muerte. El silencio de la destrucci…

40 días y 40 noches (crónica de un confinamiento XXVII)

Entre esta primera foto y la última han pasado 40 días y 40 noches.
Una cuarentena.                                  El confinamiento desde los ojos de una niña de 5 años.
















































Y el 16 de abril, nació Vera.
Salimos al Hospital a las 13.30 horas...
Helena se queda en casa de unos amigos.



<