Ir al contenido principal

Sonrisas mutiladas


La paz comienza con una sonrisa...  (Teresa de Calcuta)

Según señala la Obra social La Caixa en una nota de prensa, un estudio realizado en Gambia con 588 mujeres demostró que aquellas que habían sido víctimas de la mutilación (el 75,6 % de las examinadas) tenían una probabilidad más alta de tener problemas crónicos como dismenorrea (dolor en la menstruación), dolor vulvar o vaginal, cicatrización anómala y problemas sexuales. Además, tenían cuatro veces más probabilidad de sufrir complicaciones durante el parto; de la misma manera que el recién nacido tenía cuatro veces más probabilidad de sufrir complicaciones
Según datos del año 2009, se estima que en España viven más de 10.000 niñas que están en riesgo de ser sometidas en los próximos años a una mutilación genital.
Estas niñas son mayoritariamente de nacionalidad nigeriana, senegalesa, gambiana y guineana y viven principalmente en Cataluña, Comunidad de Madrid, Comunidad Valenciana, Canarias, Aragón, Islas Baleares y País Vasco.





La metodología empleada en España, de manera similar a la metodología utilizada en África, pivota sobre los profesionales de Atención Primaria como un agente clave en la prevención y detección del problema. "Los servicios de salud, escuelas y servicios sociales, por sus características de proximidad, accesibilidad y universalidad, constituyen el espacio idóneo para permitir la aproximación a este reto intercultural que plantean las nuevas ciudadanías en nuestro país", señala la nota.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cicatrices

Hay reportajes en los que uno trabaja con un nudo en la garganta. El miércoles pasado acompañé a María Vallejo, periodista de Diario de Navarra y superviviente de un cáncer de mama, a una pasarela de lencería organizada por Saray. Un evento en el que las modelos fueron siete mujeres que sufren la enfermedad. Algunas tienen pecho y otras no. Nos colamos en su intimidad. En sus lágrimas y sonrisas. Este fue el resultado de aquella tarde. Gracias María.




El ritual de Sergio Colás

Cuando fuimos contrabandistas

La madrugada de su muerte, no le acompañaba su hermano. Le dispararon tres veces. A bocajarro. Por la espalda. Ocurrió justo antes del amanecer.


Nicolás Ibarra murió el 27 de marzo de 1959 en un bosque de hayas que conocía muy bien. A diez kilómetros del caserío que le vio nacer en Mezkiritz (Valle de Erro) y donde vivía con sus padres y hermanos. Un cabo de la Guardia Civil destinado en Viscarret le esperó emboscado. Nicolás tenía 28 años cuando murió. Esa noche cubría a pie la ruta Sorogain- Espinal- Lusarreta con un paquete de puntillas de ganchillo a la espalda. La causa de su muerte, recuerda la familia, la “única” que se ha dado en el valle, tuvo como origen la disputa entre los guardias de los puestos de Viscarret y Espinal por hacerse con el control del dinero de los sobornos. Unos y otros querían ganar su parte del negocio. Su situación también era de precariedad. Al principio, los traficantes trabajaban con los de Viscarret, pero cambiaron de ruta y dejaron de pagarles, para…