Ir al contenido principal

la vaca que llora


Hoy he sentido el blanco y negro del desierto…
El mula-mula, el pájaro del viajero, ha desplegado sus alas y me ha confesado un secreto:

Más allá del rayo verde, existe un lago de agua dulce donde todas las mañanas las dunas se engalanan antes de aventar la caravana de arena hacia otro manantial.

Más allá del rayo verde, los camellos son albinos y de ojos claros: los príncipes del desierto han abandonado el azul del escarabajo y se han vestido con el naranja del atardecer.

Más allá del rayo verde, la naturaleza conversa pausada a través del lenguaje de los signos.Las sombras se alargan a cualquier hora del día.Las palmeras se han convertido en girasoles. Los juncos en anclas, y las redes en diminutos peces de colores.

Más allá, los esclavos bellah arrastran la cadena de la libertad en sentido contrario a la salida de sol. Las leyendas se transforman en impenetrables montañas del diablo y sólo acercan los más valientes.

Más allá del rayo verde, las mujeres del desierto son hermosas y con patas de cabra.
Las estrellas levantan la enagua de los colores y descienden por la puerta de atrás para beber en el recuerdo.

Más allá de lo imposible, la luna brilla sobre la arena y Orión sonríe cómplice.

Más allá del rayo verde, en la noche, el fuego ha dejado de crepitar y el té se ha quedado sin susurro.El murmuro del Teneré se ha quedado sin canción de cuna. Las rocas sollozan sin descanso.

Más allá de la puesta de sol, existe una hermosa vaca que llora...


Escrito el Jueves 28/ 02/08 - Iván Benítez -
Os deseo muchos rayos verdes

Comentarios

  1. Si logras llegar mas allá del rayo verde
    retornar se hace tremendamente dificil,
    aún así sigue siendo necesario hacerlo.
    Algún día podremos quedarnos sin mas
    entonces...

    Me encanta tu blog, pasaré mas a menudo por aquí.

    Besos astrales!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cicatrices

Hay reportajes en los que uno trabaja con un nudo en la garganta. El miércoles pasado acompañé a María Vallejo, periodista de Diario de Navarra y superviviente de un cáncer de mama, a una pasarela de lencería organizada por Saray. Un evento en el que las modelos fueron siete mujeres que sufren la enfermedad. Algunas tienen pecho y otras no. Nos colamos en su intimidad. En sus lágrimas y sonrisas. Este fue el resultado de aquella tarde. Gracias María.




El ritual de Sergio Colás

Cuando fuimos contrabandistas

La madrugada de su muerte, no le acompañaba su hermano. Le dispararon tres veces. A bocajarro. Por la espalda. Ocurrió justo antes del amanecer.


Nicolás Ibarra murió el 27 de marzo de 1959 en un bosque de hayas que conocía muy bien. A diez kilómetros del caserío que le vio nacer en Mezkiritz (Valle de Erro) y donde vivía con sus padres y hermanos. Un cabo de la Guardia Civil destinado en Viscarret le esperó emboscado. Nicolás tenía 28 años cuando murió. Esa noche cubría a pie la ruta Sorogain- Espinal- Lusarreta con un paquete de puntillas de ganchillo a la espalda. La causa de su muerte, recuerda la familia, la “única” que se ha dado en el valle, tuvo como origen la disputa entre los guardias de los puestos de Viscarret y Espinal por hacerse con el control del dinero de los sobornos. Unos y otros querían ganar su parte del negocio. Su situación también era de precariedad. Al principio, los traficantes trabajaban con los de Viscarret, pero cambiaron de ruta y dejaron de pagarles, para…