Ir al contenido principal

la vaca que llora


Hoy he sentido el blanco y negro del desierto…
El mula-mula, el pájaro del viajero, ha desplegado sus alas y me ha confesado un secreto:

Más allá del rayo verde, existe un lago de agua dulce donde todas las mañanas las dunas se engalanan antes de aventar la caravana de arena hacia otro manantial.

Más allá del rayo verde, los camellos son albinos y de ojos claros: los príncipes del desierto han abandonado el azul del escarabajo y se han vestido con el naranja del atardecer.

Más allá del rayo verde, la naturaleza conversa pausada a través del lenguaje de los signos.Las sombras se alargan a cualquier hora del día.Las palmeras se han convertido en girasoles. Los juncos en anclas, y las redes en diminutos peces de colores.

Más allá, los esclavos bellah arrastran la cadena de la libertad en sentido contrario a la salida de sol. Las leyendas se transforman en impenetrables montañas del diablo y sólo acercan los más valientes.

Más allá del rayo verde, las mujeres del desierto son hermosas y con patas de cabra.
Las estrellas levantan la enagua de los colores y descienden por la puerta de atrás para beber en el recuerdo.

Más allá de lo imposible, la luna brilla sobre la arena y Orión sonríe cómplice.

Más allá del rayo verde, en la noche, el fuego ha dejado de crepitar y el té se ha quedado sin susurro.El murmuro del Teneré se ha quedado sin canción de cuna. Las rocas sollozan sin descanso.

Más allá de la puesta de sol, existe una hermosa vaca que llora...


Escrito el Jueves 28/ 02/08 - Iván Benítez -
Os deseo muchos rayos verdes

Comentarios

  1. Si logras llegar mas allá del rayo verde
    retornar se hace tremendamente dificil,
    aún así sigue siendo necesario hacerlo.
    Algún día podremos quedarnos sin mas
    entonces...

    Me encanta tu blog, pasaré mas a menudo por aquí.

    Besos astrales!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

En el corazón del padre Melo, periodista y sacerdote jesuita amenazado en Honduras

¡Tío Ismael! ¡Tío Ismael!”. María abre la puerta de casa y  se lanza a la cintura de su tío, que acude a visitar a la familia. La niña se aferra a su mano y tira de él. La casa está enclavada a los pies de un majestuoso cerro selvático. Ismael entra a la sala y busca la espalda de su madre, sentada en una silla de ruedas. La abraza por detrás. Doña Lita, que es ciega y atesora ya casi un siglo de vida, toma la mano de su hijo y se la  lleva a la cara. Luego se acerca a la habitación donde su hermana pequeña, Inés,  se encuentra postrada en la cama por una enfermedad degenerativa. La besa repetidamente en la mejilla. Ella no se mueve ni habla. Le coloca  la palma de la mano sobre su frente y se queda en silencio. Silencios que gritan. Inés ha sido su confidente desde niños.
En su familia nadie llama Melo a Ismael Moreno Coto, un periodista y sacerdote jesuita amenazado de muerte por denunciar la violación de derechos humanos que se cometen a diario en su país. Le bautizaron con este a…

Mujer y Guardia Civil

Han pasado 30 años. 
En pleno 2018, en toda España son 5.526 las agentes en la institución, un 7% del total.  Su día a día se encarna en las historias de Pilar, Magdalena, Aránzazu, Sheila, Nerea o Sandra. "Aún falta trecho para la igualdad. Quedan unidades a las que aún no ha llegado una mujer”.













Texto Carmen Remírez
Fotos Iván Benítez
En treinta años han cambiado muchas cosas para la mujer en la sociedad y en la Guardia Civil. Desde el 1 de septiembre de 1988, el sexo ya no es un impedimento para acceder al Instituto Armado y algunas de esas pioneras que ese otoño estrenaron los precarios vestuarios femeninos en la Academia de Baeza (Jaén) siguen hoy vistiendo con orgullo el uniforme y el tricornio. Para seguir, en ese tiempo se ha normalizado mucho la condición de agente de la Benemérita en una sociedad en la que la lacra del terrorismo etarra es afortunadamente un mal recuerdo y no tienen ningún problema en dar la cara para estas páginas como mujeres, sí, pero como guardias civil…

¿Regresar a casa, a Siria?

Hubo un tiempo en el que los sirios vivían en familia. Sus casas se levantaban en torno a la familia. La vida confluía en casa de los abuelos y los tíos. Pero un día la guerra lo dinamitó todo, incluido el núcleo familiar. Ocurrió en marzo de 2011. Según la ONU, el conflicto continúa siendo la mayor crisis mundial. Más de 920.000 personas se han visto obligadas a abandonar sus hogares en 2018. Este es el retrato de uno de estos núcleos familiares, al este de Alepo, un lugar arrasado por la metralla. El miércoles 20 de junio se celebrará el Día Mundial de las Personas Refugiadas.


"¿Regresar a casa, a Siria?”. La respuesta se encuentra en los motivos que condujeron a sus habitantes a convertirse de la noche a la mañana en refugiados y desplazados. Las razones de no querer regresar se hallan en el interior de edificios consumidos por el silencio. Porque esto es lo que queda en los barrios en los que nacieron y crecieron: silencio. El silencio de la muerte. El silencio de la destrucci…