Ir al contenido principal

Millones de pieles de niños arrancadas con vida

 Vísperas del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial avisa en un informe: no se ha avanzado lo suficiente en la reducción de la mortalidad y la malnutrición infantil.


Estas palabras del BM son vomitivas. Os las subrayo: "no se ha avanzado lo suficente en la reducción de la mortalidad...." El infrome continua: "Unos 8,8 millones de niños mueren anualmente antes de alcanzar los cinco años en el mundo, una cifra inferior a los diez millones de 2000 pero todavía alta", destaca el Banco Mundial, "y pese a los avances en la escolarización, todavía hay 72 millones de niños en edad escolar que no acuden al colegio, la mayoría de ellos en el sur de Asia y el África subsahariana"...

Pues eso, " no se ha avanzado lo suficiente"...Lamentable. Y los líderes del FMI, lógicamente, una vez más, seguirán preocupados por seguir alimentando su ego.

Comentarios

  1. Hola Iván. Me alegro de encontrarte por aquí y me alegro de ver este trabajo tan bueno que continúas haciendo, como siempre. Hace tiempo que he querido contactarte pero no tenía cómo. Un abrazo y nos mantenemos en contacto. Mi correo es rsmascoyote@yahoo.com.

    Un abrazo.
    Roberto.

    ResponderEliminar
  2. Hola Ivan:
    Ya sabes que soy una fan tuya, leo tus reportajes y publicaciones. Gracias por denunciar esas situaciones y poner tu granito de arena por conseguir un mundo mejor.
    Buen trabajo amigo !!
    Un abrazo.

    Pilar Martinez

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cicatrices

Hay reportajes en los que uno trabaja con un nudo en la garganta. El miércoles pasado acompañé a María Vallejo, periodista de Diario de Navarra y superviviente de un cáncer de mama, a una pasarela de lencería organizada por Saray. Un evento en el que las modelos fueron siete mujeres que sufren la enfermedad. Algunas tienen pecho y otras no. Nos colamos en su intimidad. En sus lágrimas y sonrisas. Este fue el resultado de aquella tarde. Gracias María.




El ritual de Sergio Colás

Cuando fuimos contrabandistas

La madrugada de su muerte, no le acompañaba su hermano. Le dispararon tres veces. A bocajarro. Por la espalda. Ocurrió justo antes del amanecer.


Nicolás Ibarra murió el 27 de marzo de 1959 en un bosque de hayas que conocía muy bien. A diez kilómetros del caserío que le vio nacer en Mezkiritz (Valle de Erro) y donde vivía con sus padres y hermanos. Un cabo de la Guardia Civil destinado en Viscarret le esperó emboscado. Nicolás tenía 28 años cuando murió. Esa noche cubría a pie la ruta Sorogain- Espinal- Lusarreta con un paquete de puntillas de ganchillo a la espalda. La causa de su muerte, recuerda la familia, la “única” que se ha dado en el valle, tuvo como origen la disputa entre los guardias de los puestos de Viscarret y Espinal por hacerse con el control del dinero de los sobornos. Unos y otros querían ganar su parte del negocio. Su situación también era de precariedad. Al principio, los traficantes trabajaban con los de Viscarret, pero cambiaron de ruta y dejaron de pagarles, para…