Ir al contenido principal

Millones de pieles de niños arrancadas con vida

 Vísperas del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial avisa en un informe: no se ha avanzado lo suficiente en la reducción de la mortalidad y la malnutrición infantil.


Estas palabras del BM son vomitivas. Os las subrayo: "no se ha avanzado lo suficente en la reducción de la mortalidad...." El infrome continua: "Unos 8,8 millones de niños mueren anualmente antes de alcanzar los cinco años en el mundo, una cifra inferior a los diez millones de 2000 pero todavía alta", destaca el Banco Mundial, "y pese a los avances en la escolarización, todavía hay 72 millones de niños en edad escolar que no acuden al colegio, la mayoría de ellos en el sur de Asia y el África subsahariana"...

Pues eso, " no se ha avanzado lo suficiente"...Lamentable. Y los líderes del FMI, lógicamente, una vez más, seguirán preocupados por seguir alimentando su ego.

Comentarios

  1. Hola Iván. Me alegro de encontrarte por aquí y me alegro de ver este trabajo tan bueno que continúas haciendo, como siempre. Hace tiempo que he querido contactarte pero no tenía cómo. Un abrazo y nos mantenemos en contacto. Mi correo es rsmascoyote@yahoo.com.

    Un abrazo.
    Roberto.

    ResponderEliminar
  2. Hola Ivan:
    Ya sabes que soy una fan tuya, leo tus reportajes y publicaciones. Gracias por denunciar esas situaciones y poner tu granito de arena por conseguir un mundo mejor.
    Buen trabajo amigo !!
    Un abrazo.

    Pilar Martinez

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cicatrices

Hay reportajes en los que uno trabaja con un nudo en la garganta. El miércoles pasado acompañé a María Vallejo, periodista de Diario de Navarra y superviviente de un cáncer de mama, a una pasarela de lencería organizada por Saray. Un evento en el que las modelos fueron siete mujeres que sufren la enfermedad. Algunas tienen pecho y otras no. Nos colamos en su intimidad. En sus lágrimas y sonrisas. Este fue el resultado de aquella tarde. Gracias María.




Diario de un Mago de Oriente

(Manuscrito del Rey Melchor) 

“Quedan pocas horas para llegar. Descansamos esta noche en un castillo abandonado de Navarra en el que nos refugiamos antes de llegar a vuestras casas. Hemos cenado una sopa de ajo que hace Gaspar y unas chuletillas de cordero asadas en sarmiento, de las que me he encargado yo. Baltasar ha preparado un postre de flan con miel. Luego hemos tomado un té de hierba buena. Las dromedarias, alojadas entre los muros, toman hojas, ramas, hierbas y agua.

Hemos cenado juntos, a pocas horas de volver a veros y de que nuestros ayudantes de allí nos vistan con los trajes que nos guardan año tras año. Hemos recordado el largo viaje y momentos como en el que Baltasar casi se cae de la dromedaria por hacer cosas raras, como siempre, y se ha enfadado porque nos hemos reído de él. Pero, sobre todo, cenando nos hemos mirado con la emoción de que mañana estaremos con vosotros, con todos, en las calles, en las casas, en vuestros sueños… y mantendremos el secreto que cada noche …

La otra cara de las Maldivas

El paraíso también tiene dos caras. En Malé, por ejemplo - la capital de las islas Maldivas-, esta segunda cara se deja ver al atardecer, cuando el turquesa se viste de plástico. Una realidad poco conocida.
Empujados por el último suspiro del día, un pelotón de ciclistas se echa a la calle cargados de bolsas rojas de basura. Son los basureros del paraíso. Unos hombres enjutos que pedalean sin tregua, siempre erguidos y con la mirada fija en cada recoveco de hormigón. La ciudad es pequeña. No supera los seis kilómetros cuadrados, pero alberga más de cien mil habitantes y produce toneladas de residuos cada día. Con las bolsas rojas de los desperdicios colgadas del manillar, o de cualquier otro saliente de la bicicleta, los hombres enjutos serpentean por la urbe. Una vez obtenida suficiente basura, se dirigen al puerto, al final del malecón. Buscan la dársena correspondiente, normalmente un punto recóndito y ajeno a cualquier mirada curiosa y extranjera, y depositan su carga.En el puerto …