Ir al contenido principal

La sonrisa de Dios

Alguien me preguntó una vez si he llegado a fotografiar la sonrisa de Dios. Creo que sí, le respondí...

La descrubrí en la espuma de la ola, a los pies de un pescador.
También en el latigazo del relámpago, en pleno desierto de Atacama. O a la sombra de un tórrido grano de arena del Sáhara. En cualquier puesta de sol. Bajo la silueta creciente de una luna sin noche. Encontré su sonrisa en el nacimiento. Y en la muerte. En el gesto delicado de un vendedor ambulante de la India. Entre sus dedos. En la cáscara de un huevo de cigüeña. En el espigón desarmado del amanecer. En la incertidumbre del cruce de caminos. En la quietud turquesa de un pantano sediento. La hallé, le dije, enredada en la jábega abatida. En los ojos de un niño etíope. En el verde de la sabana africana (...) Está en todos los lados. Y en ninguno. Sólo hay que sentir.















Comentarios

  1. Sí, Dios es muy fotogénica, ya lo creo y lo veo. Puro glamour
    Me miro en el espejo cada día. Sonrío, me arreglo el pelo. Le pongo gomina.
    Me pinto los labios de transparente, con vaselina.
    Cubro mi cuerpo según el día.
    ¿Qué día es hoy? ¡Ah!, jueves. El naranja me espera.
    Colonia, olor a manzana. Sujetador, blanco. Tanga, blanco. Vaqueritos azul claro y estrechos. En los pies, sandalias. ¡Estamos casi en verano! Anillo, anular derecho. Pulsera, de colorines, tobillo derecho.
    El espejo me sonríe: "Ya estás de escándalo. Ten cuidado", me dice asustado.
    "El mundo de ahí fuera es,..., como decirte,...
    Le sonrío. "Sé que estás conmigo. Nada puede pasarme. Tranquilo."
    Me observa, tenso, ligeramente alterado. "He vivido las experiencias más alucinintes y peligrosas. Llenas de vida y emoción. Te he buscado alrededor del mundo, en cada palabra, en cada gesto, en cada abrazo, en cada amanecer, en cada beso, en cada mirada. En todos lados te he buscado y te he fotografiado. Guardo para mi tus fotos más bellas. Desnuda, mientras duermes. Esas no las publico. Esas son para mi. Solo para mi."
    Sonrío. Me sonrojo. Sí, la exclusiva es para ti. Tu corazón es limpio, me mira, amándome, abrazandome, besándome, susurrándome.
    Sí, al fin llega jardinero. Al fin puedo dar fruto. Al fin puedo regalar mis sonrisas a voz en grito.
    Al fin pueden disfrutarlas. Todos. Todos aquellos que la deseen. Todos los que la anhelen. Todos los que la amen. Ahí está, brillante y segura.
    Aquí está. Cercana, humana, sencilla, bella, guiada.
    Aquí está

    ResponderEliminar
  2. Escribes muy bien Micaela. ¿Eres escritora?

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cicatrices

Hay reportajes en los que uno trabaja con un nudo en la garganta. El miércoles pasado acompañé a María Vallejo, periodista de Diario de Navarra y superviviente de un cáncer de mama, a una pasarela de lencería organizada por Saray. Un evento en el que las modelos fueron siete mujeres que sufren la enfermedad. Algunas tienen pecho y otras no. Nos colamos en su intimidad. En sus lágrimas y sonrisas. Este fue el resultado de aquella tarde. Gracias María.




La otra cara de las Maldivas

El paraíso también tiene dos caras. En Malé, por ejemplo - la capital de las islas Maldivas-, esta segunda cara se deja ver al atardecer, cuando el turquesa se viste de plástico. Una realidad poco conocida.
Empujados por el último suspiro del día, un pelotón de ciclistas se echa a la calle cargados de bolsas rojas de basura. Son los basureros del paraíso. Unos hombres enjutos que pedalean sin tregua, siempre erguidos y con la mirada fija en cada recoveco de hormigón. La ciudad es pequeña. No supera los seis kilómetros cuadrados, pero alberga más de cien mil habitantes y produce toneladas de residuos cada día. Con las bolsas rojas de los desperdicios colgadas del manillar, o de cualquier otro saliente de la bicicleta, los hombres enjutos serpentean por la urbe. Una vez obtenida suficiente basura, se dirigen al puerto, al final del malecón. Buscan la dársena correspondiente, normalmente un punto recóndito y ajeno a cualquier mirada curiosa y extranjera, y depositan su carga.En el puerto …

La cara oculta del Castillo de Olite

La cueva de los leones. Así llamaban los niños de Olite a la bodega del Palacio Real, hace 50 años, cuando se colaban en ella, a jugar, porque conocían al cuidador. Cuando el historiador olitense, Javier Corcín Ortigosa, se refiere a esta bodega, le abraza una sensación agridulce. Dulce, porque la primera imagen que le atrapa es la suya, de niño, jugando "a las aventuras", en busca de unos leones imaginarios que un día muy lejano rugieron dentro del mismo castillo en el que vivió Carlos III y su corte. Por otro lado, le aborda una sentimiento amargo; ya que aquella cueva aún permanece cerrada al público, mientras lucha contra el olvido. "Es una pena", lamenta Corcín. "Recuperarla supondría el enriquecimiento de la visita a este castillo", manifiesta. "La bodega se conserva, pero el exterior está tan deteriorado...", apostilla.
Lo primero que un visitante puede leer al entrar a esta fortaleza, símbolo de lujo y esplendor, mencionada por primera…