Ir al contenido principal

Las niñas que curan el SIDA

Pensaba que era una leyenda urbana. Hasta que escuché por la radio a la misionera comboniana Fernanda Pellicer. Hablaba de SIDA y lo hacía desde Uganda. Quedé perplejo. Pero su testimonio pasó de puntillas.
En Uganda se contabilizan 1.200.000 niños huérfanos por culpa del VIH. "Muchos adultos que están infectados", decía, "creen que se curan de la enfermedad si mantiene relaciones sexuales con niñas pequeñas sanas...". Acto seguido, busqué información en Internet, concretamente en la web de ONUSIDA. Una vez más me quedo sin palabras. La mitad de la población infectada por el VIH es femenina. En África subsahariana, donde la epidemia es más grave, constituyen  el 57% de las personas infectadas, y tres cuartas partes de los jóvenes enfermos son mujeres. Sus edades comprenden entre los 15 y los 24 años. Las niñas tienen un riesgo mucho mayor.

Playa de Camerún

Comentarios

  1. Curiosamente no creen que se les cure el Sida manteniendo relaciones sexuales con elefantes, tigres o árboles. Eso no es superstición, es maldad.

    ResponderEliminar
  2. Yo también he visto el reportaje y me impresionado mucho... Me ha hecho reflexionar sobre la magnitud de nuestros "problemas" del primer mundo...Aunque suene ingenuo: cómo deseo que todo el mundo tuviera los derechos básicos...

    ResponderEliminar
  3. También he oído hablar de atroces prácticas como la de un grupo en Kenia que se dedica a mutilar el pene a niños vírgenes para elaborar pócimas contra el SIDA. Terrible y sobrevivir a eso tiene que ser durísimo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cicatrices

Hay reportajes en los que uno trabaja con un nudo en la garganta. El miércoles pasado acompañé a María Vallejo, periodista de Diario de Navarra y superviviente de un cáncer de mama, a una pasarela de lencería organizada por Saray. Un evento en el que las modelos fueron siete mujeres que sufren la enfermedad. Algunas tienen pecho y otras no. Nos colamos en su intimidad. En sus lágrimas y sonrisas. Este fue el resultado de aquella tarde. Gracias María.




La otra cara de las Maldivas

El paraíso también tiene dos caras. En Malé, por ejemplo - la capital de las islas Maldivas-, esta segunda cara se deja ver al atardecer, cuando el turquesa se viste de plástico. Una realidad poco conocida.
Empujados por el último suspiro del día, un pelotón de ciclistas se echa a la calle cargados de bolsas rojas de basura. Son los basureros del paraíso. Unos hombres enjutos que pedalean sin tregua, siempre erguidos y con la mirada fija en cada recoveco de hormigón. La ciudad es pequeña. No supera los seis kilómetros cuadrados, pero alberga más de cien mil habitantes y produce toneladas de residuos cada día. Con las bolsas rojas de los desperdicios colgadas del manillar, o de cualquier otro saliente de la bicicleta, los hombres enjutos serpentean por la urbe. Una vez obtenida suficiente basura, se dirigen al puerto, al final del malecón. Buscan la dársena correspondiente, normalmente un punto recóndito y ajeno a cualquier mirada curiosa y extranjera, y depositan su carga.En el puerto …

Fernando Múgica, el último de Saigón