Ir al contenido principal

Las niñas que curan el SIDA

Pensaba que era una leyenda urbana. Hasta que escuché por la radio a la misionera comboniana Fernanda Pellicer. Hablaba de SIDA y lo hacía desde Uganda. Quedé perplejo. Pero su testimonio pasó de puntillas.
En Uganda se contabilizan 1.200.000 niños huérfanos por culpa del VIH. "Muchos adultos que están infectados", decía, "creen que se curan de la enfermedad si mantiene relaciones sexuales con niñas pequeñas sanas...". Acto seguido, busqué información en Internet, concretamente en la web de ONUSIDA. Una vez más me quedo sin palabras. La mitad de la población infectada por el VIH es femenina. En África subsahariana, donde la epidemia es más grave, constituyen  el 57% de las personas infectadas, y tres cuartas partes de los jóvenes enfermos son mujeres. Sus edades comprenden entre los 15 y los 24 años. Las niñas tienen un riesgo mucho mayor.

Playa de Camerún

Comentarios

  1. Curiosamente no creen que se les cure el Sida manteniendo relaciones sexuales con elefantes, tigres o árboles. Eso no es superstición, es maldad.

    ResponderEliminar
  2. Yo también he visto el reportaje y me impresionado mucho... Me ha hecho reflexionar sobre la magnitud de nuestros "problemas" del primer mundo...Aunque suene ingenuo: cómo deseo que todo el mundo tuviera los derechos básicos...

    ResponderEliminar
  3. También he oído hablar de atroces prácticas como la de un grupo en Kenia que se dedica a mutilar el pene a niños vírgenes para elaborar pócimas contra el SIDA. Terrible y sobrevivir a eso tiene que ser durísimo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cicatrices

Hay reportajes en los que uno trabaja con un nudo en la garganta. El miércoles pasado acompañé a María Vallejo, periodista de Diario de Navarra y superviviente de un cáncer de mama, a una pasarela de lencería organizada por Saray. Un evento en el que las modelos fueron siete mujeres que sufren la enfermedad. Algunas tienen pecho y otras no. Nos colamos en su intimidad. En sus lágrimas y sonrisas. Este fue el resultado de aquella tarde. Gracias María.




El ritual de Sergio Colás

Cuando fuimos contrabandistas

La madrugada de su muerte, no le acompañaba su hermano. Le dispararon tres veces. A bocajarro. Por la espalda. Ocurrió justo antes del amanecer.


Nicolás Ibarra murió el 27 de marzo de 1959 en un bosque de hayas que conocía muy bien. A diez kilómetros del caserío que le vio nacer en Mezkiritz (Valle de Erro) y donde vivía con sus padres y hermanos. Un cabo de la Guardia Civil destinado en Viscarret le esperó emboscado. Nicolás tenía 28 años cuando murió. Esa noche cubría a pie la ruta Sorogain- Espinal- Lusarreta con un paquete de puntillas de ganchillo a la espalda. La causa de su muerte, recuerda la familia, la “única” que se ha dado en el valle, tuvo como origen la disputa entre los guardias de los puestos de Viscarret y Espinal por hacerse con el control del dinero de los sobornos. Unos y otros querían ganar su parte del negocio. Su situación también era de precariedad. Al principio, los traficantes trabajaban con los de Viscarret, pero cambiaron de ruta y dejaron de pagarles, para…