Ir al contenido principal

5 de junio de 1898

 Naciste un cinco de junio de 1898. Muy pocos te recuerdan. Muy pocos conocen cómo viviste.
Sólo quieren saber cómo moriste...
Ainadamar de tierra
¡No le habeis matado!,
grita tu tierra, la del poeta,
la verde, blanca y violeta.


Aunque las farolas de tus versos se han apagado,
los grillos blancos de la acequia no han callado.
Junto aquella Fuente de Lágrimas te fusilaron
pero el temblor de aquellos gritos no han cesado.



Desde la Vega a Vinapar
tu recuerdo sigue brotando
Desde Cabra hasta Tozar
los disparos no han parado.



Desde la Mota a Fuente Vaqueros,
la piel verde de tus alas se ha desplegado,
Desde Atarfe hasta Santillana,
tus versos no los han mutilado,
los viejos olivos viven para confirmarlo.



Has volado hacia la luna,
sin amarras,
hacia donde aquella niña,
a la que más amas.



Vieja Fuente de Lágrimas,
escarcha de ánimas
Desde Güejar hasta Santa Ana
tu ainadamar del alma



¿Qué mal hiciste?
Poeta de la alcazaba,
tus brazos blancos alzabas.
¡No me habéis matado!, gritabas.



Hasta las estrellas lo cantaban
en una hoja de lágrimas,
amaste y experimentaste
uniste, más que separaste
así lo dibujaste.



Con la corbata anudada,
y un nudo en la garganta,
saliste de la casa,
la muerte, en verde, te escoltaba



En un romancero transparente,
las estrellas lo contaban,
los lirios te acariciaban,
¡tu pluma fue tu delito!
el viento, matizaba



Lo tengo presente,
romancero transparente
No debiste secar tu lengua,
en aquellos parajes cuarteados.
No debiste secar tu verso
de aquella manera, humillado.



¿Qué mal hicisteis?
Desde Córdoba hasta Granada
Tierra del poeta
Verde, blanca, violeta



La luna fue tu niña.
la que más amas
tu niña verde blanca,
la que sonríe, entre ramas,



Tu alma fue tu hermana,
la de la sangre derramada
Concha se llamaba
tus versos le dedicabas



Los gitanos, tus carretas
los olivos, tus arterias,
jacobinas, de sangre amarga,
siempre, mansas



Los versos de Machado,
inquieren a su hermano:
¿Por qué no te salvaste?
¿Por qué no emigraste?
a los otros versos,
a los del otro lado



Tierra de poeta
Verde, blanca, violeta
La saeta duerme enferma porque
tu espada ya no blande entera



Desde Alcalá la Real hasta Granada,
desde Alfacar hasta Santa Ana
la tierra del poeta,
la de Lorca,
la verde, blanca y violeta…

A Marta, desde mi humilde rincón...
(Escrito el 05-03-08 por Iván Benítez)

Comentarios

  1. Mi padre nació en Víznar lugar en el que dicen lo mataron , mi tio niega que fuera Alfacar . Por alguna razón Lorca siempre ha formado parte de mis visitas a Granada .Bonita dedicatoria. La gente prefiere olvidar, silenciar los crímenes de guerra .Montse .

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cicatrices

Hay reportajes en los que uno trabaja con un nudo en la garganta. El miércoles pasado acompañé a María Vallejo, periodista de Diario de Navarra y superviviente de un cáncer de mama, a una pasarela de lencería organizada por Saray. Un evento en el que las modelos fueron siete mujeres que sufren la enfermedad. Algunas tienen pecho y otras no. Nos colamos en su intimidad. En sus lágrimas y sonrisas. Este fue el resultado de aquella tarde. Gracias María.




La otra cara de las Maldivas

El paraíso también tiene dos caras. En Malé, por ejemplo - la capital de las islas Maldivas-, esta segunda cara se deja ver al atardecer, cuando el turquesa se viste de plástico. Una realidad poco conocida.
Empujados por el último suspiro del día, un pelotón de ciclistas se echa a la calle cargados de bolsas rojas de basura. Son los basureros del paraíso. Unos hombres enjutos que pedalean sin tregua, siempre erguidos y con la mirada fija en cada recoveco de hormigón. La ciudad es pequeña. No supera los seis kilómetros cuadrados, pero alberga más de cien mil habitantes y produce toneladas de residuos cada día. Con las bolsas rojas de los desperdicios colgadas del manillar, o de cualquier otro saliente de la bicicleta, los hombres enjutos serpentean por la urbe. Una vez obtenida suficiente basura, se dirigen al puerto, al final del malecón. Buscan la dársena correspondiente, normalmente un punto recóndito y ajeno a cualquier mirada curiosa y extranjera, y depositan su carga.En el puerto …

La cara oculta del Castillo de Olite

La cueva de los leones. Así llamaban los niños de Olite a la bodega del Palacio Real, hace 50 años, cuando se colaban en ella, a jugar, porque conocían al cuidador. Cuando el historiador olitense, Javier Corcín Ortigosa, se refiere a esta bodega, le abraza una sensación agridulce. Dulce, porque la primera imagen que le atrapa es la suya, de niño, jugando "a las aventuras", en busca de unos leones imaginarios que un día muy lejano rugieron dentro del mismo castillo en el que vivió Carlos III y su corte. Por otro lado, le aborda una sentimiento amargo; ya que aquella cueva aún permanece cerrada al público, mientras lucha contra el olvido. "Es una pena", lamenta Corcín. "Recuperarla supondría el enriquecimiento de la visita a este castillo", manifiesta. "La bodega se conserva, pero el exterior está tan deteriorado...", apostilla.
Lo primero que un visitante puede leer al entrar a esta fortaleza, símbolo de lujo y esplendor, mencionada por primera…