Ir al contenido principal

Mujeres de la India


Cientos de mujeres, casi todas ancianas y niñas, se arremolinan en uno de los graderíos de esta especie de circo improvisado. La música acompaña desde lo alto. A todo volumen. Las lugareñas más aguerridas se lanzan al asfalto y bailan al son de un calor humedo sofocante. En unos segundos, los saris envuelven y transforman esta arteria militar en una riada monzónica de colores al viento. Una bandera improvisada que funde y confunde al atardecer. El rojo, el verde y el blanco pasan a un segundo plano en el Waga Border, la frontera indio-pakistaní, a 30 km de la localidad de Amritsar, bastión Sij. Pakistán y la India se encuentran en plena exaltación de la amistad. Celebran, como todas las tardes del año, un ceremonioso acto de confraternidad, donde el espectáculo es el protagonista. Un acto de reconciliación al estilo Bollywood en el que la India se viste con el "sari" blanco de sonrisa de mujer. Sonríen a pesar de que tienen que soportar una losa de injusta realidad sobre sus vidas desde que nacen: un 20% de las indias se casa antes de cumplir los quince años en matrimonios de conveniencia.


 El objetivo de las familias es establecer o estrechar vínculos  económicos. En ocasiones, las familias ofrecen a una chica joven como esposa para pagar una deuda o simplemente por no poder costear su mantenimiento. El 95% de estas jóvenes quedan embarazadas antes de la mayoría de edad.


En el Kamasutra, el célebre texto que describe los usos amorosos y sexuales en la India de la antigüedad, se aconseja a los hombres "hacer todo lo que esté en su mano para unirse a una niña en la que perciban interés y afecto..." En este libro sobre el sexo se apunta los siete años como la edad ideal para que una niña contraiga matrimonio.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Cicatrices

Hay reportajes en los que uno trabaja con un nudo en la garganta. El miércoles pasado acompañé a María Vallejo, periodista de Diario de Navarra y superviviente de un cáncer de mama, a una pasarela de lencería organizada por Saray. Un evento en el que las modelos fueron siete mujeres que sufren la enfermedad. Algunas tienen pecho y otras no. Nos colamos en su intimidad. En sus lágrimas y sonrisas. Este fue el resultado de aquella tarde. Gracias María.




El ritual de Sergio Colás

Cuando fuimos contrabandistas

La madrugada de su muerte, no le acompañaba su hermano. Le dispararon tres veces. A bocajarro. Por la espalda. Ocurrió justo antes del amanecer.


Nicolás Ibarra murió el 27 de marzo de 1959 en un bosque de hayas que conocía muy bien. A diez kilómetros del caserío que le vio nacer en Mezkiritz (Valle de Erro) y donde vivía con sus padres y hermanos. Un cabo de la Guardia Civil destinado en Viscarret le esperó emboscado. Nicolás tenía 28 años cuando murió. Esa noche cubría a pie la ruta Sorogain- Espinal- Lusarreta con un paquete de puntillas de ganchillo a la espalda. La causa de su muerte, recuerda la familia, la “única” que se ha dado en el valle, tuvo como origen la disputa entre los guardias de los puestos de Viscarret y Espinal por hacerse con el control del dinero de los sobornos. Unos y otros querían ganar su parte del negocio. Su situación también era de precariedad. Al principio, los traficantes trabajaban con los de Viscarret, pero cambiaron de ruta y dejaron de pagarles, para…