Ir al contenido principal

En casa del Dalai Lama




Frío, mucho frío. Esta es la sensación al ascender la estrecha carretera que lleva a la misma puerta del cielo. Y al llegar, sorpresa. Unas camisetas de fútbol colgadas de una barandilla parecen estar ahí a propósito para dar la bienvenida. "You will never walk alone", dice una de ellas. Un reloj marca las doce del mediodía. Una vaca busca entre restos de basura. Callejuelas. Huele a picante, té con mantequilla y momo. Barrizal. Monjes. Monjas. Ruido, mucho ruido. Pitidos de claxon. Es hora de clase. Filosofía, a golpe de palmada. Preguntas. Respuestas. Incienso. Mantras. De nuevo, ruido. Turistas. Meditación...  Dharamsala, la casa del Dalai Lama. La tierra del exilio. Un enclave estratégico a 1.700 metros de altura. La casa de Tenzin Gyatso, el décimo cuarto Dalai. A los pies de los Himalayas. Una puerta en el tiempo. Un reloj de arena donde el silencio existe y no existe. Olor a leña.  






                                                   
                                                  Entrada a la vivienda del Dalai Lama




                                                    Exterior del templo. Callejuelas estrechas.

Arco de seguridad.
Los niños son niños, como en cualquier lugar del mundo. Aprenden, meditan, compran chucherías.





   
  Les encanta el fútbol. 
"You will never walk alone"; dice una de las camisetas.







 Los novicios tibetanos se pasan el día estudiando sutras. El sistema de enseñanza apenas ha cambiado, sigue basándose en la repetición memorística bajo la atenta mirada de un monje tutor.





En las laderas del valle, bajo los pinos y los cedros, en cabañas de maderas, sin más mobiliario que dos camas y una pequeña madera, residen las monjas budistas.















Comentarios

  1. Te doy las gracias por todos tus excelentes reportajes.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cicatrices

Hay reportajes en los que uno trabaja con un nudo en la garganta. El miércoles pasado acompañé a María Vallejo, periodista de Diario de Navarra y superviviente de un cáncer de mama, a una pasarela de lencería organizada por Saray. Un evento en el que las modelos fueron siete mujeres que sufren la enfermedad. Algunas tienen pecho y otras no. Nos colamos en su intimidad. En sus lágrimas y sonrisas. Este fue el resultado de aquella tarde. Gracias María.




Diario de un Mago de Oriente

(Manuscrito del Rey Melchor) 

“Quedan pocas horas para llegar. Descansamos esta noche en un castillo abandonado de Navarra en el que nos refugiamos antes de llegar a vuestras casas. Hemos cenado una sopa de ajo que hace Gaspar y unas chuletillas de cordero asadas en sarmiento, de las que me he encargado yo. Baltasar ha preparado un postre de flan con miel. Luego hemos tomado un té de hierba buena. Las dromedarias, alojadas entre los muros, toman hojas, ramas, hierbas y agua.

Hemos cenado juntos, a pocas horas de volver a veros y de que nuestros ayudantes de allí nos vistan con los trajes que nos guardan año tras año. Hemos recordado el largo viaje y momentos como en el que Baltasar casi se cae de la dromedaria por hacer cosas raras, como siempre, y se ha enfadado porque nos hemos reído de él. Pero, sobre todo, cenando nos hemos mirado con la emoción de que mañana estaremos con vosotros, con todos, en las calles, en las casas, en vuestros sueños… y mantendremos el secreto que cada noche …

La otra cara de las Maldivas

El paraíso también tiene dos caras. En Malé, por ejemplo - la capital de las islas Maldivas-, esta segunda cara se deja ver al atardecer, cuando el turquesa se viste de plástico. Una realidad poco conocida.
Empujados por el último suspiro del día, un pelotón de ciclistas se echa a la calle cargados de bolsas rojas de basura. Son los basureros del paraíso. Unos hombres enjutos que pedalean sin tregua, siempre erguidos y con la mirada fija en cada recoveco de hormigón. La ciudad es pequeña. No supera los seis kilómetros cuadrados, pero alberga más de cien mil habitantes y produce toneladas de residuos cada día. Con las bolsas rojas de los desperdicios colgadas del manillar, o de cualquier otro saliente de la bicicleta, los hombres enjutos serpentean por la urbe. Una vez obtenida suficiente basura, se dirigen al puerto, al final del malecón. Buscan la dársena correspondiente, normalmente un punto recóndito y ajeno a cualquier mirada curiosa y extranjera, y depositan su carga.En el puerto …