Ir al contenido principal

En casa del Dalai Lama




Frío, mucho frío. Esta es la sensación al ascender la estrecha carretera que lleva a la misma puerta del cielo. Y al llegar, sorpresa. Unas camisetas de fútbol colgadas de una barandilla parecen estar ahí a propósito para dar la bienvenida. "You will never walk alone", dice una de ellas. Un reloj marca las doce del mediodía. Una vaca busca entre restos de basura. Callejuelas. Huele a picante, té con mantequilla y momo. Barrizal. Monjes. Monjas. Ruido, mucho ruido. Pitidos de claxon. Es hora de clase. Filosofía, a golpe de palmada. Preguntas. Respuestas. Incienso. Mantras. De nuevo, ruido. Turistas. Meditación...  Dharamsala, la casa del Dalai Lama. La tierra del exilio. Un enclave estratégico a 1.700 metros de altura. La casa de Tenzin Gyatso, el décimo cuarto Dalai. A los pies de los Himalayas. Una puerta en el tiempo. Un reloj de arena donde el silencio existe y no existe. Olor a leña.  






                                                   
                                                  Entrada a la vivienda del Dalai Lama




                                                    Exterior del templo. Callejuelas estrechas.

Arco de seguridad.
Los niños son niños, como en cualquier lugar del mundo. Aprenden, meditan, compran chucherías.





   
  Les encanta el fútbol. 
"You will never walk alone"; dice una de las camisetas.







 Los novicios tibetanos se pasan el día estudiando sutras. El sistema de enseñanza apenas ha cambiado, sigue basándose en la repetición memorística bajo la atenta mirada de un monje tutor.





En las laderas del valle, bajo los pinos y los cedros, en cabañas de maderas, sin más mobiliario que dos camas y una pequeña madera, residen las monjas budistas.















Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

5ª planta de la zona covid del Complejo Hospitalario de Navarra

Quinta planta de la zona covid del Complejo Hospitalario de Navarra. El neumólogo accede a la habitación 530. En su interior, Jorge, de 50 años, tumbado en la cama de medio lado y conectado a una máquina de oxígeno. - Buenos días, ¿cómo estás? Los compañeros de la UCI te están viendo muy de cerca. Tu respuesta es buena. -Por favor, evitad llevarme a la UCI lo máximo posible. -Es cuestión de tiempo. Nosotros no curamos tanto. Lo que hacemos es ganar tiempo para que tu organismo reacciones (…). -¿Qué tal comes? -Comer, como bien, pero sigo triste por lo de mi padre. Está ingresado por neumonía bilateral por covid. Está estable. Pero es una persona de 87 años… Es el miedo que tengo. Sé que es un hombre fuerte y va a pelear como un jabato. Dos días después, fallecía el padre de Jorge por covid.   

Año 2020, latido a latido

El año 2020 comenzó con una entrevista de los niños de 3º de Infantil del colegio Luis Gil de Sangüesa a los Magos de Oriente. "¿Tenéis madre?", les preguntaron Andrea y Javier  a Melchor, Gaspar y Baltasar. A partir de ese momento, la vida se derramó por la grieta de lo inesperado, provocando un torrente de acontecimientos difíciles de olvidar, escribiendo con mayúsculas un mensaje claro, contundente: "EMPATÍA, NADIE ES INMORTAL".   Por eso, tal y como hizo Erika Balsom en el Festival Punto de Vista, tomemos este 2021 la caracola de los recuerdos y escuchemos.   (Fotos publicadas en Diario de Navarra) ----------------------------------------------------- Enero  La primera carta a los Magos Mañana de Reyes en Orkoien  "Si no es sí, es no" Febrero 2020   #BlackLivesMatter                      N- 121A                  Carretera asesina  To ros  Casta Navarra Febrero   9 años de guerra en Siria  Liberación de Alepo. Foto inferior,  Hama Provincia de Idlib    

"Por favor, no nos olvidéis"

La gran tragedia de este siglo se localiza a poco más de tres horas y 45 minutos de avión, en vuelo directo desde Barcelona. “La gran tragedia”. Así es como calificó el alto comisionado de Naciones Unidas a la guerra de Siria, dos años y medio después de comenzar en marzo de 2011. “Si no se detienen los combates, este país desaparecerá tal y como lo conocemos”, advirtió Antonio Guterres. “Siria se ha convertido en una catástrofe humanitaria y desplazamiento sin igual en la historia reciente”. Cuando el representante de la ONU pronunció estas palabras, el 10% de los habitantes de Siria se habían visto obligados a abandonar sus hogares. Hoy esta tragedia va mucho más allá. El país se desangra. Con más del 50% de su población desplazada y más de 500.000 muertos, camina hacia el borde del abismo de una hambruna que podría llevar a la muerte a millones de niños. La muerte invisible. El 15 de junio se cumplieron 9 años y 3 meses del inicio de un conflicto al que se suman un duro embargo econ