Ir al contenido principal

Jerónimo

Jerónimo tiene 77 años y acaba de resbalar en plena calle, en el centro de Pamplona. Su cabeza es la primera en golpear el suelo. No puede levantarse. Le cuesta. Se apoya en el bastón. Lo consigue. Apenas puede hablar. Está mareado. "Gracias", susurra. Una mujer sale de una tienda cercana y le acomoda en una silla, en el mismo punto donde ha resbalado. El periodista llama al 112. Son las doce y  veinticinco de la mañana.

- SOS Navarra..¿dígame?
- Necesitamos una ambulancia. Un anciano ha caído al suelo y se ha dado un fuerte golpe en la cabeza.
- ¿Esta consciente?
- Sí
- ¿Pregúntele cómo está?
-  Dice que bien, pero se siente mareado.
- ¿Pregúntele si quiere ir al hospital?
- Dice que no. De todas maneras, le he preguntado si quiere una ambulancia y me ha dicho que sí.
- No podemos enviarle una ambulancia para estos casos. ¿Le puede acompañar al ambulatorio más cercano?
- Claro que puedo, pero este hombre tiene 77 años, se encuentra mareado y el centro médico está a unos 800 metros cuesta arriba.

- ¿Y no tiene ningún familiar que pueda ir a recogerle?
- Una hija, pero está trabajando.
- No podemos enviar una ambulancia para estos casos -repiten-.
- Lo siento operadora pero es su trabajo buscar una solución (siguen pasando los minutos). De todas maneras, quiero que sepa que soy periodista...
- Es el protocolo, pero déjeme ver si hay algún vehículo disponible (ahora sí).
A las 12.47 minutos llega un coche de la Cruz Roja con un auxiliar. Le hace un chequeo.
- "Abra los ojos", solicita el auxiliar. Jerónimo los cierra.... Yo también los cierro. No quiero ver más.

Comentarios

  1. En un ejemplo de los muchos que podemos encontrar en cuanto se presenta un caso de emergencia, de la naturaleza que sea. Desde un anciano que resbala en la calle hasta un mortal peligro de escape radiactivo, tenemos protocolos de actuación para aburrir, que seguro suponen una cantidad increíble de papel impreso o de megabytes de información digital pero que, en general, no son eficaces cuando llega el momento de ponerlos en práctica. Es una asignatura pendiente..., otra más.

    ResponderEliminar
  2. A mi me pasó algo parecido y ya lo tengo claro, a partir de ahora, "estoy ante un accidente con hemorragia y pérdida de consciencia" y una vez venga la asistencia ya nos aclararemos.

    ResponderEliminar
  3. Los protocolos no siempre ayudan, el sentido común muchas veces es más coherente, sin embargo, el mismo, por su naturaleza abstracta y personal, también suele ser una mala opción. También es cierto que los protocolos están directamente relacionados con los costes que supone llevar a cabo una acción, por ello no es extraño que se redacten buscando la prestación servicio condicionado al coste.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Fratelli, un oasis en el infierno de la guerra

"Por favor, explique a los niños de su ciudad que somos niños como ellos. Solo queremos volver a nuestro país y vivir con nuestra familia, como una familia normal, tal y como éramos antes de la guerra. Queremos vivir como seres humanos”. Ghofran Majed Al-Sahou tiene 16 años y procede de una ciudad del noroeste de Siria llamada Idlib. Había cumplido 8 años cuando escapó de la guerra. “Mis padres se temían lo peor y por eso hicieron las maletas”, recuerda. “Antes del conflicto vivíamos con nuestros abuelos. Ellos se quedaron...”.
La guerra de Siria se encamina hacia su octavo año y durante este tiempo, según los datos publicados en abril por el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), al menos 2,8 millones de menores no han sido escolarizados. La organización avisaba en un comunicado que va a ser “extremadamente difícil que se pongan al día cuando puedan regresar a las aulas”. En Líbano el 30% de la población es refugiada siria. Más de 500.000 niños y niñas en edad escol…

El primer encierro de toros de Helena

A sus 4 años, Helena está a punto de vivir su primera experiencia en un encierro de toros. Ha dormido vestida de blanco y rojo. Son las cinco y media de la mañana. Madre e hija se dirigen a un balcón de la calle Estafeta. A veces en brazos y otras caminando, siempre pendiente de cada detalle. Al salir del parking la niña lanza una batería de interrogantes: ¿Los toritos salen de noche?, ¿por qué hay tanta basura?, ¿por qué duermen en el suelo?... En el cielo se distinguen relámpagos amenazantes. Los servicios de limpieza trabajan a destajo escoltados por la policía. Helena lo observa todo. El cielo, la tierra...
Una vez en el balcón de una cuarta planta, se aferra a los barrotes. Le ofrecen unos churros.  No quiere soltarse. Se queda en silencio. Solo mira. "Esta alucinada", sonríe su madre.
Las reses de José Escolar llegan a sus pies. Ella inclina la cabeza. Sus ojos se iluminan como dos focos. Llueve. "Me han dado un poco de miedo los toritos", susurra al final. A s…

Diario de un Mago de Oriente

(Manuscrito del Rey Melchor) 

“Quedan pocas horas para llegar. Descansamos esta noche en un castillo abandonado de Navarra en el que nos refugiamos antes de llegar a vuestras casas. Hemos cenado una sopa de ajo que hace Gaspar y unas chuletillas de cordero asadas en sarmiento, de las que me he encargado yo. Baltasar ha preparado un postre de flan con miel. Luego hemos tomado un té de hierba buena. Las dromedarias, alojadas entre los muros, toman hojas, ramas, hierbas y agua.

Hemos cenado juntos, a pocas horas de volver a veros y de que nuestros ayudantes de allí nos vistan con los trajes que nos guardan año tras año. Hemos recordado el largo viaje y momentos como en el que Baltasar casi se cae de la dromedaria por hacer cosas raras, como siempre, y se ha enfadado porque nos hemos reído de él. Pero, sobre todo, cenando nos hemos mirado con la emoción de que mañana estaremos con vosotros, con todos, en las calles, en las casas, en vuestros sueños… y mantendremos el secreto que cada noche …