Ir al contenido principal

Las heridas del Sahara se abren en Navarra


MARTES 9 de noviembre. Son las dos de la tarde. Suena el teléfono en casa de la delegación saharaui en la Rochapea (Pamplona). Mohamed, subdelegado, de 55 años, descuelga. Está intranquilo. Lleva toda la mañana esperando. Cambia el tono y el idioma. Es el delegado saharaui en Madrid. Se expresa en hasanía, su dialecto natal. Escucha atento. Parece preocupado. Cuelga."Hay novedades", afirma. "El Frente Polisario acaba de hacer balance del desmantelamiento del campamento de protesta saharaui "Gdeim Izik": 11 muertos, 729 heridos y 109 desaparecidos". Se queda en silencio. Una de sus hijas lo rompe con la ceremonia del té. Sirve dos vasitos. "Es mi hijastra. Perdió a su padre en plena guerra". Vuelve a sonar el teléfono móvil. Lo apaga. Mohamed se enteró de la noticia del desmantelamiento del campamento por su hijo de 18 años. "Salmi apenas durmió en toda la noche, pendiente de los foros de Facebook. Entonces, se empezaba a hablar de detenciones dentro del campamento". Se preconizaba un amanecer dramático. Y así fue. "Somos un pueblo que siempre camina hacia la paz, pero si la solución no llega, y nuestro enemigo no quiere, no nos queda otro remedio que..." . Otra vez silencio. Sorbe. "... ir a la guerra", termina la frase. "Somos los hijos de la paz, pero esta vez debemos coger las armas. No podemos dar otra oportunidad a Marruecos". Puntualiza: "El pueblo saharaui no es enemigo del pueblo marroquí, sino de su monarquía. Somos hermanos de sangre y religión. Los marroquíes no tienen qué comer, por eso van a la guerra. Y por eso la perderán. Vamos a combatir por nuestra tierra, por nuestros ideales, por nuestros hijos. Ellos lo harán por un trozo de pan."  (Continuidad...)

Ver reportaje completo en Diario de Navarra

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cicatrices

Hay reportajes en los que uno trabaja con un nudo en la garganta. El miércoles pasado acompañé a María Vallejo, periodista de Diario de Navarra y superviviente de un cáncer de mama, a una pasarela de lencería organizada por Saray. Un evento en el que las modelos fueron siete mujeres que sufren la enfermedad. Algunas tienen pecho y otras no. Nos colamos en su intimidad. En sus lágrimas y sonrisas. Este fue el resultado de aquella tarde. Gracias María.




Diario de un Mago de Oriente

(Manuscrito del Rey Melchor) 

“Quedan pocas horas para llegar. Descansamos esta noche en un castillo abandonado de Navarra en el que nos refugiamos antes de llegar a vuestras casas. Hemos cenado una sopa de ajo que hace Gaspar y unas chuletillas de cordero asadas en sarmiento, de las que me he encargado yo. Baltasar ha preparado un postre de flan con miel. Luego hemos tomado un té de hierba buena. Las dromedarias, alojadas entre los muros, toman hojas, ramas, hierbas y agua.

Hemos cenado juntos, a pocas horas de volver a veros y de que nuestros ayudantes de allí nos vistan con los trajes que nos guardan año tras año. Hemos recordado el largo viaje y momentos como en el que Baltasar casi se cae de la dromedaria por hacer cosas raras, como siempre, y se ha enfadado porque nos hemos reído de él. Pero, sobre todo, cenando nos hemos mirado con la emoción de que mañana estaremos con vosotros, con todos, en las calles, en las casas, en vuestros sueños… y mantendremos el secreto que cada noche …

La otra cara de las Maldivas

El paraíso también tiene dos caras. En Malé, por ejemplo - la capital de las islas Maldivas-, esta segunda cara se deja ver al atardecer, cuando el turquesa se viste de plástico. Una realidad poco conocida.
Empujados por el último suspiro del día, un pelotón de ciclistas se echa a la calle cargados de bolsas rojas de basura. Son los basureros del paraíso. Unos hombres enjutos que pedalean sin tregua, siempre erguidos y con la mirada fija en cada recoveco de hormigón. La ciudad es pequeña. No supera los seis kilómetros cuadrados, pero alberga más de cien mil habitantes y produce toneladas de residuos cada día. Con las bolsas rojas de los desperdicios colgadas del manillar, o de cualquier otro saliente de la bicicleta, los hombres enjutos serpentean por la urbe. Una vez obtenida suficiente basura, se dirigen al puerto, al final del malecón. Buscan la dársena correspondiente, normalmente un punto recóndito y ajeno a cualquier mirada curiosa y extranjera, y depositan su carga.En el puerto …