Ir al contenido principal

Políticos que muerden la sociedad... (I)

Hola Iván!!
El otro día, después de nuestro "encuentro", me quedé bastante revuelta. En el área - se refiere a Asuntos Sociales del Ayuntamiento de Pamplona- querían llamar a los 2 periódicos para contar el asunto y pararlo.... A mí me parecía que no, principalmente porque estaba tranquila con mi actuación. Aunque no con la tuya. Siempre he defendido que soy transparente y tratar de parar vuestro artículo era lo contrario; aunque me pareciera que vosotros no lo habíais sido.
Pensé que, cuando saliera, iba a escribir un artículo sobre el síndrome callejeros. Pero también en eso he reflexionado y he pensado que es echar leña a un fuego que, al final, no nos destruye a nosotros, sino a esas personas vulnerables que están en la calle.  Yo pienso que tu papel, como periodista, es investigar, perfecto. Y contar la noticia. Bien. Pero el mio, y el de mis compañeras/os es valorar las situaciones sociales y gestionar herramientas para resolver aquellas que creamos que es la administración quien tiene que resolver. Para eso, nos movemos entre decisiones políticas (que están en otro plano; en uno que yo ahora no estoy) y las posibilidades técnicas....
En cualquier caso, Iván, el mes que viene tú seguirás con tus reportajes y yo con mis ordenanzas y mis usuarios. Y el que se habrá marcado de alguna manera es Andrés pascual. Porque él tomó la decisión de participar en el reportaje pero, seguramente porque está en una situación más vulnerable que la tuya o la mia y, por eso, toma decisiones que igual tú o yo no tomaríamos.
Pues bien, este es el reportaje que se "intentó parar" desde Asuntos Sociales del Ayuntamiento de Pamplona. No os perdáis los comentarios del final del reportaje publicado en Diario de Navarra. Algunos resultan sumamente sospechosos. Yo, personalmente, creo que fueron redactados por asesores, técnicos o los mimos políticos de este área, intentando restar credibilidad a la información.


 
Tiene 56 años y se llama Andrés Pascual González. Desde agosto no ha dormido en una cama, pero no por ello deja de soñar cómo gestionaría el sistema si fuera presidente del Gobierno. Nacido en Palencia, ha trabajado en más de 17 empresas. Nunca se cansó, pero no tuvo suerte y la crisis borró de un plumazo sus esperanzas de encontrar un puesto de trabajo. En agosto se le acabó el paro.Ahora pasa las noches entre cartones, en un cajero, en Pamplona, y busca ropa y comida en los contenedores. "Quiero irme a Francia. Esto no arranca. Para más de uno, la pobreza de muchos es un gran negocio". Está enfadado y sostiene sus argumentos con solvencia, hable de historia, política o economía. "Me gusta estar informado. Tuve un profesor que decía que un hombre no puede salir de casa por la mañana sin haber comido una manzana y devorado un periódico". Asegura que a lo largo de su vida laboral ha ocupado cargos de responsabilidad, como gerente o cocinero con experiencia en la gastronomía francesa. "He preparado raciones para Federico Trillo o Sánchez Dragó. En un asador, en Aranda de Duero", cuenta. Ahora duerme en un cajero. Pero sigue escuchando la radio. "Sobre todo la Ser y la Cope". Cavilando sobre qué se debería cambiar para levantar la economía.

Ver el reportaje completo

Comentarios

Entradas populares de este blog

Fratelli, un oasis en el infierno de la guerra

"Por favor, explique a los niños de su ciudad que somos niños como ellos. Solo queremos volver a nuestro país y vivir con nuestra familia, como una familia normal, tal y como éramos antes de la guerra. Queremos vivir como seres humanos”. Ghofran Majed Al-Sahou tiene 16 años y procede de una ciudad del noroeste de Siria llamada Idlib. Había cumplido 8 años cuando escapó de la guerra. “Mis padres se temían lo peor y por eso hicieron las maletas”, recuerda. “Antes del conflicto vivíamos con nuestros abuelos. Ellos se quedaron...”.
La guerra de Siria se encamina hacia su octavo año y durante este tiempo, según los datos publicados en abril por el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), al menos 2,8 millones de menores no han sido escolarizados. La organización avisaba en un comunicado que va a ser “extremadamente difícil que se pongan al día cuando puedan regresar a las aulas”. En Líbano el 30% de la población es refugiada siria. Más de 500.000 niños y niñas en edad escol…

Mujer y Guardia Civil

Han pasado 30 años. 
En pleno 2018, en toda España son 5.526 las agentes en la institución, un 7% del total.  Su día a día se encarna en las historias de Pilar, Magdalena, Aránzazu, Sheila, Nerea o Sandra. "Aún falta trecho para la igualdad. Quedan unidades a las que aún no ha llegado una mujer”.













Texto Carmen Remírez
Fotos Iván Benítez
En treinta años han cambiado muchas cosas para la mujer en la sociedad y en la Guardia Civil. Desde el 1 de septiembre de 1988, el sexo ya no es un impedimento para acceder al Instituto Armado y algunas de esas pioneras que ese otoño estrenaron los precarios vestuarios femeninos en la Academia de Baeza (Jaén) siguen hoy vistiendo con orgullo el uniforme y el tricornio. Para seguir, en ese tiempo se ha normalizado mucho la condición de agente de la Benemérita en una sociedad en la que la lacra del terrorismo etarra es afortunadamente un mal recuerdo y no tienen ningún problema en dar la cara para estas páginas como mujeres, sí, pero como guardias civil…

El primer encierro de toros de Helena

A sus 4 años, Helena está a punto de vivir su primera experiencia en un encierro de toros. Ha dormido vestida de blanco y rojo. Son las cinco y media de la mañana. Madre e hija se dirigen a un balcón de la calle Estafeta. A veces en brazos y otras caminando, siempre pendiente de cada detalle. Al salir del parking la niña lanza una batería de interrogantes: ¿Los toritos salen de noche?, ¿por qué hay tanta basura?, ¿por qué duermen en el suelo?... En el cielo se distinguen relámpagos amenazantes. Los servicios de limpieza trabajan a destajo escoltados por la policía. Helena lo observa todo. El cielo, la tierra...
Una vez en el balcón de una cuarta planta, se aferra a los barrotes. Le ofrecen unos churros.  No quiere soltarse. Se queda en silencio. Solo mira. "Esta alucinada", sonríe su madre.
Las reses de José Escolar llegan a sus pies. Ella inclina la cabeza. Sus ojos se iluminan como dos focos. Llueve. "Me han dado un poco de miedo los toritos", susurra al final. A s…