Ir al contenido principal

Políticos que muerden la sociedad... (I)

Hola Iván!!
El otro día, después de nuestro "encuentro", me quedé bastante revuelta. En el área - se refiere a Asuntos Sociales del Ayuntamiento de Pamplona- querían llamar a los 2 periódicos para contar el asunto y pararlo.... A mí me parecía que no, principalmente porque estaba tranquila con mi actuación. Aunque no con la tuya. Siempre he defendido que soy transparente y tratar de parar vuestro artículo era lo contrario; aunque me pareciera que vosotros no lo habíais sido.
Pensé que, cuando saliera, iba a escribir un artículo sobre el síndrome callejeros. Pero también en eso he reflexionado y he pensado que es echar leña a un fuego que, al final, no nos destruye a nosotros, sino a esas personas vulnerables que están en la calle.  Yo pienso que tu papel, como periodista, es investigar, perfecto. Y contar la noticia. Bien. Pero el mio, y el de mis compañeras/os es valorar las situaciones sociales y gestionar herramientas para resolver aquellas que creamos que es la administración quien tiene que resolver. Para eso, nos movemos entre decisiones políticas (que están en otro plano; en uno que yo ahora no estoy) y las posibilidades técnicas....
En cualquier caso, Iván, el mes que viene tú seguirás con tus reportajes y yo con mis ordenanzas y mis usuarios. Y el que se habrá marcado de alguna manera es Andrés pascual. Porque él tomó la decisión de participar en el reportaje pero, seguramente porque está en una situación más vulnerable que la tuya o la mia y, por eso, toma decisiones que igual tú o yo no tomaríamos.
Pues bien, este es el reportaje que se "intentó parar" desde Asuntos Sociales del Ayuntamiento de Pamplona. No os perdáis los comentarios del final del reportaje publicado en Diario de Navarra. Algunos resultan sumamente sospechosos. Yo, personalmente, creo que fueron redactados por asesores, técnicos o los mimos políticos de este área, intentando restar credibilidad a la información.


 
Tiene 56 años y se llama Andrés Pascual González. Desde agosto no ha dormido en una cama, pero no por ello deja de soñar cómo gestionaría el sistema si fuera presidente del Gobierno. Nacido en Palencia, ha trabajado en más de 17 empresas. Nunca se cansó, pero no tuvo suerte y la crisis borró de un plumazo sus esperanzas de encontrar un puesto de trabajo. En agosto se le acabó el paro.Ahora pasa las noches entre cartones, en un cajero, en Pamplona, y busca ropa y comida en los contenedores. "Quiero irme a Francia. Esto no arranca. Para más de uno, la pobreza de muchos es un gran negocio". Está enfadado y sostiene sus argumentos con solvencia, hable de historia, política o economía. "Me gusta estar informado. Tuve un profesor que decía que un hombre no puede salir de casa por la mañana sin haber comido una manzana y devorado un periódico". Asegura que a lo largo de su vida laboral ha ocupado cargos de responsabilidad, como gerente o cocinero con experiencia en la gastronomía francesa. "He preparado raciones para Federico Trillo o Sánchez Dragó. En un asador, en Aranda de Duero", cuenta. Ahora duerme en un cajero. Pero sigue escuchando la radio. "Sobre todo la Ser y la Cope". Cavilando sobre qué se debería cambiar para levantar la economía.

Ver el reportaje completo

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cicatrices

Hay reportajes en los que uno trabaja con un nudo en la garganta. El miércoles pasado acompañé a María Vallejo, periodista de Diario de Navarra y superviviente de un cáncer de mama, a una pasarela de lencería organizada por Saray. Un evento en el que las modelos fueron siete mujeres que sufren la enfermedad. Algunas tienen pecho y otras no. Nos colamos en su intimidad. En sus lágrimas y sonrisas. Este fue el resultado de aquella tarde. Gracias María.




La otra cara de las Maldivas

El paraíso también tiene dos caras. En Malé, por ejemplo - la capital de las islas Maldivas-, esta segunda cara se deja ver al atardecer, cuando el turquesa se viste de plástico. Una realidad poco conocida.
Empujados por el último suspiro del día, un pelotón de ciclistas se echa a la calle cargados de bolsas rojas de basura. Son los basureros del paraíso. Unos hombres enjutos que pedalean sin tregua, siempre erguidos y con la mirada fija en cada recoveco de hormigón. La ciudad es pequeña. No supera los seis kilómetros cuadrados, pero alberga más de cien mil habitantes y produce toneladas de residuos cada día. Con las bolsas rojas de los desperdicios colgadas del manillar, o de cualquier otro saliente de la bicicleta, los hombres enjutos serpentean por la urbe. Una vez obtenida suficiente basura, se dirigen al puerto, al final del malecón. Buscan la dársena correspondiente, normalmente un punto recóndito y ajeno a cualquier mirada curiosa y extranjera, y depositan su carga.En el puerto …

La cara oculta del Castillo de Olite

La cueva de los leones. Así llamaban los niños de Olite a la bodega del Palacio Real, hace 50 años, cuando se colaban en ella, a jugar, porque conocían al cuidador. Cuando el historiador olitense, Javier Corcín Ortigosa, se refiere a esta bodega, le abraza una sensación agridulce. Dulce, porque la primera imagen que le atrapa es la suya, de niño, jugando "a las aventuras", en busca de unos leones imaginarios que un día muy lejano rugieron dentro del mismo castillo en el que vivió Carlos III y su corte. Por otro lado, le aborda una sentimiento amargo; ya que aquella cueva aún permanece cerrada al público, mientras lucha contra el olvido. "Es una pena", lamenta Corcín. "Recuperarla supondría el enriquecimiento de la visita a este castillo", manifiesta. "La bodega se conserva, pero el exterior está tan deteriorado...", apostilla.
Lo primero que un visitante puede leer al entrar a esta fortaleza, símbolo de lujo y esplendor, mencionada por primera…