Ir al contenido principal

Su espejo sigue hablando


El mulamula del desierto ha volado hasta el espejo roto de aquel viejo loco,
el del pelo blanco y rojo…


¿Sabías que el blanco y negro de mi plumaje no se arruga con el tiempo?
Cada suspiro es un número en el calendario…
¿Sabías que la soledad se acuna bajo el rojo luto del naranja?
Lleva tirantes y se cuelga de un último aliento…

¿Sabías que duerme sentada y recita versos?
Su voz es un hilo de vida...

¿Sabías que su última ola está por llegar?
Vendrá en marea alta y con luna nueva…

¿Sabías que sus lágrimas se han quedado sin sal?
Gotean en el columpio de la niñez.

¿Sabías que sus nietos tan sólo son un recuerdo?
El corazón desmemoriado de la memoria ha dejado de empujar sus velas.

¿Sabías que ya no hablan porque nadie les escucha?
Son cuñas de piedras, almidonadas por nadie y ahondadas por la azada el esfuerzo…

¿Sabías que sus huesos crujen de frío?
Varas de almendro de sangre tibia. Braseros sin brasa que un día templasteis…

¿Sabías que ya no riegan al atardecer?
Las flores se han secado...

¿Sabías que su pasado ha encallado?
En la pared encalada del luto...

¿Sabías que ya no miran porque nadie les quiere ver?
Miradas furtivas bajo el colchón de la inercia. Miradas aguileñas convertidas en ases de corazones.
Miradas de hiel, bajo la sábana de la espera…

¿Sabías que ya no miran por no molestar?
Barbillas despechadas. Perfiles sin silueta, apoyados sobre el mástil de la soledad más amarga.
Sombras sin sombra…

El  mulamula del desierto, el pájaro viajero, ha volado de nuevo...

El luto se lo ha llevado. En el último atardecer, en el más soñado.
Una de sus plumas, blanca, negra, amarga, ha caído sobre mi brazo.
Parece un mensaje enterrado…

¿Te acuerdas de aquel viejo loco, el del pelo blanco y rojo?
El que miraba acurrucado a través de aquel espejo roto.
El de mirada clara y perfil atormentado...
Hoy nos ha dejado.

Ha volado hacia lo más alto...
El rojo del atardecer se lo ha llevado.
Le tomó de la mano.
El viento marcó su paso, sobre un cauce agrietado.

De su secreto sólo queda un retazo,
el derramado sobre su regazo.

Aquel viejo loco, el del pelo blanco y  rojo,
el de los ojos claros y perfil atormentado,
conocía el secreto de aquel mensaje enterrado.

Era un hombre sabio…

Mirad a través del espejo,
mirad desde el otro lado,
decía  el viejo, acurrucado bajo el calado callado de su casco.

Ha nacido un nuevo sabio,
tallado con madera de antaño y la vela sin vela del pasado.

El mulamula lo sabe,
por eso te ha acompañado…

Vuela…
Observa…
Ríe…
Sueña…

Su espejo sigue hablando.

(Por Iván Benítez)

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Fratelli, un oasis en el infierno de la guerra

"Por favor, explique a los niños de su ciudad que somos niños como ellos. Solo queremos volver a nuestro país y vivir con nuestra familia, como una familia normal, tal y como éramos antes de la guerra. Queremos vivir como seres humanos”. Ghofran Majed Al-Sahou tiene 16 años y procede de una ciudad del noroeste de Siria llamada Idlib. Había cumplido 8 años cuando escapó de la guerra. “Mis padres se temían lo peor y por eso hicieron las maletas”, recuerda. “Antes del conflicto vivíamos con nuestros abuelos. Ellos se quedaron...”.
La guerra de Siria se encamina hacia su octavo año y durante este tiempo, según los datos publicados en abril por el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), al menos 2,8 millones de menores no han sido escolarizados. La organización avisaba en un comunicado que va a ser “extremadamente difícil que se pongan al día cuando puedan regresar a las aulas”. En Líbano el 30% de la población es refugiada siria. Más de 500.000 niños y niñas en edad escol…

El primer encierro de toros de Helena

A sus 4 años, Helena está a punto de vivir su primera experiencia en un encierro de toros. Ha dormido vestida de blanco y rojo. Son las cinco y media de la mañana. Madre e hija se dirigen a un balcón de la calle Estafeta. A veces en brazos y otras caminando, siempre pendiente de cada detalle. Al salir del parking la niña lanza una batería de interrogantes: ¿Los toritos salen de noche?, ¿por qué hay tanta basura?, ¿por qué duermen en el suelo?... En el cielo se distinguen relámpagos amenazantes. Los servicios de limpieza trabajan a destajo escoltados por la policía. Helena lo observa todo. El cielo, la tierra...
Una vez en el balcón de una cuarta planta, se aferra a los barrotes. Le ofrecen unos churros.  No quiere soltarse. Se queda en silencio. Solo mira. "Esta alucinada", sonríe su madre.
Las reses de José Escolar llegan a sus pies. Ella inclina la cabeza. Sus ojos se iluminan como dos focos. Llueve. "Me han dado un poco de miedo los toritos", susurra al final. A s…

Diario de un Mago de Oriente

(Manuscrito del Rey Melchor) 

“Quedan pocas horas para llegar. Descansamos esta noche en un castillo abandonado de Navarra en el que nos refugiamos antes de llegar a vuestras casas. Hemos cenado una sopa de ajo que hace Gaspar y unas chuletillas de cordero asadas en sarmiento, de las que me he encargado yo. Baltasar ha preparado un postre de flan con miel. Luego hemos tomado un té de hierba buena. Las dromedarias, alojadas entre los muros, toman hojas, ramas, hierbas y agua.

Hemos cenado juntos, a pocas horas de volver a veros y de que nuestros ayudantes de allí nos vistan con los trajes que nos guardan año tras año. Hemos recordado el largo viaje y momentos como en el que Baltasar casi se cae de la dromedaria por hacer cosas raras, como siempre, y se ha enfadado porque nos hemos reído de él. Pero, sobre todo, cenando nos hemos mirado con la emoción de que mañana estaremos con vosotros, con todos, en las calles, en las casas, en vuestros sueños… y mantendremos el secreto que cada noche …