Ir al contenido principal

Historias en Rosa

Las cuatro mujeres de este reportaje no se conocen. Son personas anónimas. Sin embargo, la vida, como a Esperanza Aguirre hace dos días, que le diagnosticaron cáncer de mama, les ha colocado en el mismo tramo del recorrido: el kilómetro "cero". Una vuelta a empezar. Tanto física como mental. El destino les ha obligado a virar 180 grados. Hoy, estas cuatro mujeres, jóvenes, muy jóvenes -no superan los 39 años-, aseguran que han pasado mucho miedo y que todavía lo tienen. Y subrayan, con el rosa de los sentimientos, el de la entrega, el de las emociones, y el de la inocencia (el rosa simboliza la lucha contra el cáncer de mama) que no se rinden, que atesoran muchas ganas de vivir. Que la palabra "ahora" es su única verdad, su único timón de cola. Confiesan que han aprendido la lección y que "hay un antes y un después". Sencillamente, dicen, han aprendido a pensar un poco más en ellas.

Belén Palacio Gil, de 39 años, Ana Álvarez Ollo, de 36, Eva Javierre Diego, de 37, y Ana García Ogayar, de 37, se encuentran en el proceso final de un combate "a vida o muerte". Por delante, con la incertidumbre aún en sus entrañas, les quedan operaciones y revisiones. Las cuatro afirman que el día que les dieron el fatal mensaje: "tenéis cáncer de mama", pensaron en la muerte tan solo unos segundos, porque enseguida emergió el rostro de sus pequeñas. "¿Qué va a ser de mi hija, sin su madre?, se preguntaron. Entonces, todo se derrumbó.






En este escenario entra el importante papel de la psicóloga de la Asociación de Cáncer de Mama de Navarra (Saray), Jaione Azparren. La psicóloga explica que cada vez se están dando más casos de cáncer de mama entre las jóvenes, "lo que no significa que se esté reduciendo entre las más mayores", apunta. "Estrés, depresión, ansiedad, alteraciones del sueño, miedos, inseguridad, efectos secundarios tras los tratamientos... El cáncer es una enfermedad en la que el estado físico, mental y emocional van de la mano". Según los datos publicados en el 2010, en Navarra se diagnostican cada año entre 250 y 270 nuevos casos.  Pepa Pagola, presidenta de Saray, coincide en la percepción de la psicóloga, "cada vez son más jóvenes debido al avance en el diagnóstico precoz y en los tratamientos. Cada vez hay más mujeres que sobreviven a la enfermedad", expresa. Pagola agradece la colaboración que mantiene la asociación con los grupos de autoapoyo de integración a la mujer de Virgen del Camino, pero denuncia "las largas listas de espera en los tratamientos. No son justificables", se lamenta. Saray también demanda unificación de protocolos entre los hospitales. "Es algo que nos preocupa. No se puede enviar a una paciente a casa 24 horas después de practicarle una masectomía. Psicológicamente no estás bien. Uno no se encuentra con fuerzas, no reúne las condiciones necesarias para hacer una cura".
Más en Historias en Rosa

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cicatrices

Hay reportajes en los que uno trabaja con un nudo en la garganta. El miércoles pasado acompañé a María Vallejo, periodista de Diario de Navarra y superviviente de un cáncer de mama, a una pasarela de lencería organizada por Saray. Un evento en el que las modelos fueron siete mujeres que sufren la enfermedad. Algunas tienen pecho y otras no. Nos colamos en su intimidad. En sus lágrimas y sonrisas. Este fue el resultado de aquella tarde. Gracias María.




La otra cara de las Maldivas

El paraíso también tiene dos caras. En Malé, por ejemplo - la capital de las islas Maldivas-, esta segunda cara se deja ver al atardecer, cuando el turquesa se viste de plástico. Una realidad poco conocida.
Empujados por el último suspiro del día, un pelotón de ciclistas se echa a la calle cargados de bolsas rojas de basura. Son los basureros del paraíso. Unos hombres enjutos que pedalean sin tregua, siempre erguidos y con la mirada fija en cada recoveco de hormigón. La ciudad es pequeña. No supera los seis kilómetros cuadrados, pero alberga más de cien mil habitantes y produce toneladas de residuos cada día. Con las bolsas rojas de los desperdicios colgadas del manillar, o de cualquier otro saliente de la bicicleta, los hombres enjutos serpentean por la urbe. Una vez obtenida suficiente basura, se dirigen al puerto, al final del malecón. Buscan la dársena correspondiente, normalmente un punto recóndito y ajeno a cualquier mirada curiosa y extranjera, y depositan su carga.En el puerto …

La cara oculta del Castillo de Olite

La cueva de los leones. Así llamaban los niños de Olite a la bodega del Palacio Real, hace 50 años, cuando se colaban en ella, a jugar, porque conocían al cuidador. Cuando el historiador olitense, Javier Corcín Ortigosa, se refiere a esta bodega, le abraza una sensación agridulce. Dulce, porque la primera imagen que le atrapa es la suya, de niño, jugando "a las aventuras", en busca de unos leones imaginarios que un día muy lejano rugieron dentro del mismo castillo en el que vivió Carlos III y su corte. Por otro lado, le aborda una sentimiento amargo; ya que aquella cueva aún permanece cerrada al público, mientras lucha contra el olvido. "Es una pena", lamenta Corcín. "Recuperarla supondría el enriquecimiento de la visita a este castillo", manifiesta. "La bodega se conserva, pero el exterior está tan deteriorado...", apostilla.
Lo primero que un visitante puede leer al entrar a esta fortaleza, símbolo de lujo y esplendor, mencionada por primera…