Ir al contenido principal

El arpa amarilla



Cuando uno entra a la sede la de Fundación Atena en Pamplona, lo primero que puede ver y leer en las paredes del pasillo son unos cuadros pintados por los alumnos y unas frases. Entre todos los mensajes, hay uno que llama la atención por su sutileza. Lo han escrito junto a un lienzo azul donde hay pintado un arpa amarilla. Dice así: " Y allí... dentro de ese armario de color azul está el arpa...El arpa mágica que suena cuando se pronuncian las Palabras Secretas, es tan bonita su música".
Es jueves, 3 de marzo. De una de las aulas se escucha un sonido infantil. Parece venir de una cajita de música. Al entreabrir la puerta del aula y localizar el sonido, la curiosidad -como siempre, una buena consejera- descubre que esa cajita de música es grande y emite un sonido reconocible: la banda sonora de Amélie. La cajita, mágicamente, se ha transformado en un escenario improvisado. Dentro, 40 artistas con discapacidad realizan una coreografía espectacular -su último ensayo- antes de subirse a las tablas del Teatro Gayarre.
La coreografía ha comenzado a las cinco y media. Teresa Pérez, profesora de teatro, coloca cuatro sillas en el centro de la sala. Javi, Laura e Irantzu las ocupan nerviosos. Interpretan su papel. Marta Guardado, trabajadora social y coreógrafa, sube el volumen y sonríe al comprobar que los alumnos bordan el papel.
"¿Y tú cómo lo ves?", título del espectáculo (mitad danza, mitad teatro), dirigido por la Compañía Artística Pasos de Integración, ha tomado forma. Mañana, a las siete de la tarde, el público podrá descubrir el resultado. El dinero recaudado servirá para ayudar a Atena.
"¿Te ha gustado?", pregunta una de las alumnas. Sonríe y abraza a Marta. El ensayo finaliza a las siete y media. Los alumnos abandonan el aula. Tras de si dejan el rastro de las últimas "Palabras Secretas". "Empeño, esfuerzo, ilusión, mucha ilusión, y repetición, mucha repetición", indican las profesoras. Sin embargo, al terminar de ver el ensayo, uno comprende que se les olvida una: cariño. Gracias a este cariño, estas personas, de edades comprendidas entre 3 y 70 años, consiguen fusionarse y hablar el mismo idioma. La Fundación es una entidad sin ánimo de lucro creada en 2001 por un grupo de familias con el objetivo de fomentar el desarrollo integral de las personas con discapacidad a través del arte. Hoy atiende a 115 personas de Pamplona y su comarca.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cicatrices

Hay reportajes en los que uno trabaja con un nudo en la garganta. El miércoles pasado acompañé a María Vallejo, periodista de Diario de Navarra y superviviente de un cáncer de mama, a una pasarela de lencería organizada por Saray. Un evento en el que las modelos fueron siete mujeres que sufren la enfermedad. Algunas tienen pecho y otras no. Nos colamos en su intimidad. En sus lágrimas y sonrisas. Este fue el resultado de aquella tarde. Gracias María.




El ritual de Sergio Colás

Cuando fuimos contrabandistas

La madrugada de su muerte, no le acompañaba su hermano. Le dispararon tres veces. A bocajarro. Por la espalda. Ocurrió justo antes del amanecer.


Nicolás Ibarra murió el 27 de marzo de 1959 en un bosque de hayas que conocía muy bien. A diez kilómetros del caserío que le vio nacer en Mezkiritz (Valle de Erro) y donde vivía con sus padres y hermanos. Un cabo de la Guardia Civil destinado en Viscarret le esperó emboscado. Nicolás tenía 28 años cuando murió. Esa noche cubría a pie la ruta Sorogain- Espinal- Lusarreta con un paquete de puntillas de ganchillo a la espalda. La causa de su muerte, recuerda la familia, la “única” que se ha dado en el valle, tuvo como origen la disputa entre los guardias de los puestos de Viscarret y Espinal por hacerse con el control del dinero de los sobornos. Unos y otros querían ganar su parte del negocio. Su situación también era de precariedad. Al principio, los traficantes trabajaban con los de Viscarret, pero cambiaron de ruta y dejaron de pagarles, para…