Ir al contenido principal

Los hombres que suplantan a Traperos de Emaús



“Señora por favor...  No tire su ropa usada a la basura. ¡¡¡ Hay quien la necesita!!!”. Vecinos de Mutilva y  del centro de Pamplona se han vuelto encontrar, por tercera vez consecutiva, con este mensaje de súplica en sus buzones. Y la petición continúa de esta manera: “Todo lo que no necesite o le sobre además de la ropa como, zapatos, sábanas, colchas, mantas, alfombras, etc... así como aparatos electrónicos (TV, radios, vídeos...). No lo tire, deposítelo en bolsas en su portal y nosotros pasaremos a recogerlo el próximo martes a partir de las 9h de la mañana. Gracias”.
Sucedió el martes, 23 de noviembre, a las diez y media de la mañana, y se volverá a dar la semana que viene.  Siempre actúan de la misma manera. Unos días antes, buzonean los mensajes, marcan el día y la hora, y  pasan  puerta por puerta recogiendo las bolsas. La Policía Municipal de Pamplona advierte de  que esto no supone un delito sino se engaña o se usurpa a ninguna empresa.
Aquel martes, una furgoneta blanca se detiene  frente a la puerta de  una de las casas de Mutilva. Han dejado dos macutos con ropa. Se baja un joven. En  la furgoneta no se especifica el nombre de ningún tipo de empresa. Al abrir, se observa que el interior  está cargado de ropa  y electrodomésticos usados. Los vecinos consultados manifiestan que no dudan del fin solidario de esta gente, pero  les  extraña que en la nota buzoneada no aparezca un número de teléfono o el nombre de la organización.
Según ha podido averiguar a 33.000 pies, esta  furgoneta blanca,  en la que viajaban  tres individuos,  pertenece a un marroquí de 35 años, cliente de una asesoría fiscal en Fuenlabrada, propietario de un piso en Leganés, de  un Volkswagen Touareg   y  un camión Aveco.
Según fuentes policiales, este grupo no trabaja para ninguna ONG, y revelan que se mueven por toda España actuando de la misma manera que lo hacen en Navarra. Recogen ropa y electrodomésticos usados y los venden   en mercadillos de Madrid y Marruecos para su propio lucro. Lo centralizan todo desde Madrid.
A 33.000 pies se puso en contacto  con la asesoría fiscal e intentó hablar con el dueño de la furgoneta. Al principio, negaron  que le conociesen, después, al insistir e informarles que el día anterior se había coincidido con él en Pamplona, se relajan. “Si quiere nos deja su teléfono y él  se pone en contacto con usted, es cliente nuestro”. Caritas de Pamplona asegura que no han detectado ningún tipo de movimiento de este tipo. Por el contrario, el responsable de Traperos de Emaús, José María Gómez Jiménez, manifiesta que no es algo nuevo. Que lo llevan avisando desde hace tiempo. “No es ilegal si no suplantan el nombre de una empresa y si nadie lo denuncia”. Animan  a la gente a pedir que estos grupos se identifiquen, que comprueben quiénes son. Si observan movimientos extraños como el que se describe en este artículo que, sencillamente, denuncien. “En Traperos de Emaús siempre estamos identificados. Tenemos un acuerdo con la mancomunidad  de Pamplona para recoger los enseres usados por cuatro barrios de la ciudad”, señala, “pero estamos cansados de que nos suplanten. El otro día nos llamó una mujer porque habían acudido  a su casa para recolectar ropa y electrodomésticos, y de paso le comentaron si vendía oro. Es un delito usurpar el nombre. Por favor, que la gente  desconfíe de estos grupos  que no se identifican. Nosotros hemos hecho muchas comprobaciones. Llamamos a los teléfonos que suelen dejar anotados. No cogen. Otras veces  nos piden disculpas. Normalmente,  estos grupos, unas vez que han recopilado  ropa y electrodomésticos usados,  los venden en mercadillos de Madrid, por ejemplo, o lo envían al extranjero”.

Comentarios

  1. Gran reportaje. Yo suelo quitar todas sus notas de todos los sitios porque al fin y al cabo se trata de engañar (aluden a la solidaridad cuando se busca el lucro) Al no tener firma es un ejemplo que uso con mis alumnos para que aprendan a entender todos los aspectos de la comunicación (no hagas caso a alguien que no se identifique, ésto es, un texto sin referencia a su autoría carece de validez o, al menos, hay que cogerlo con pinzas) Muchas gracias por este trabajo, porque era algo que me mosqueaba bastante. Gran trabajo, como siempre.

    ResponderEliminar
  2. hola me gustaría saber cual es el fin de traperos emaus...me parece que existe mucha hipocresía..pues todo mundo necesita trabajar...estas personas no le roban a nadie..al contrario a muchos le hacen un favor puesto que no querrán entregar su ropa a negocios disfrasados de fundaciones...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Fratelli, un oasis en el infierno de la guerra

"Por favor, explique a los niños de su ciudad que somos niños como ellos. Solo queremos volver a nuestro país y vivir con nuestra familia, como una familia normal, tal y como éramos antes de la guerra. Queremos vivir como seres humanos”. Ghofran Majed Al-Sahou tiene 16 años y procede de una ciudad del noroeste de Siria llamada Idlib. Había cumplido 8 años cuando escapó de la guerra. “Mis padres se temían lo peor y por eso hicieron las maletas”, recuerda. “Antes del conflicto vivíamos con nuestros abuelos. Ellos se quedaron...”.
La guerra de Siria se encamina hacia su octavo año y durante este tiempo, según los datos publicados en abril por el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), al menos 2,8 millones de menores no han sido escolarizados. La organización avisaba en un comunicado que va a ser “extremadamente difícil que se pongan al día cuando puedan regresar a las aulas”. En Líbano el 30% de la población es refugiada siria. Más de 500.000 niños y niñas en edad escol…

El primer encierro de toros de Helena

A sus 4 años, Helena está a punto de vivir su primera experiencia en un encierro de toros. Ha dormido vestida de blanco y rojo. Son las cinco y media de la mañana. Madre e hija se dirigen a un balcón de la calle Estafeta. A veces en brazos y otras caminando, siempre pendiente de cada detalle. Al salir del parking la niña lanza una batería de interrogantes: ¿Los toritos salen de noche?, ¿por qué hay tanta basura?, ¿por qué duermen en el suelo?... En el cielo se distinguen relámpagos amenazantes. Los servicios de limpieza trabajan a destajo escoltados por la policía. Helena lo observa todo. El cielo, la tierra...
Una vez en el balcón de una cuarta planta, se aferra a los barrotes. Le ofrecen unos churros.  No quiere soltarse. Se queda en silencio. Solo mira. "Esta alucinada", sonríe su madre.
Las reses de José Escolar llegan a sus pies. Ella inclina la cabeza. Sus ojos se iluminan como dos focos. Llueve. "Me han dado un poco de miedo los toritos", susurra al final. A s…

Diario de un Mago de Oriente

(Manuscrito del Rey Melchor) 

“Quedan pocas horas para llegar. Descansamos esta noche en un castillo abandonado de Navarra en el que nos refugiamos antes de llegar a vuestras casas. Hemos cenado una sopa de ajo que hace Gaspar y unas chuletillas de cordero asadas en sarmiento, de las que me he encargado yo. Baltasar ha preparado un postre de flan con miel. Luego hemos tomado un té de hierba buena. Las dromedarias, alojadas entre los muros, toman hojas, ramas, hierbas y agua.

Hemos cenado juntos, a pocas horas de volver a veros y de que nuestros ayudantes de allí nos vistan con los trajes que nos guardan año tras año. Hemos recordado el largo viaje y momentos como en el que Baltasar casi se cae de la dromedaria por hacer cosas raras, como siempre, y se ha enfadado porque nos hemos reído de él. Pero, sobre todo, cenando nos hemos mirado con la emoción de que mañana estaremos con vosotros, con todos, en las calles, en las casas, en vuestros sueños… y mantendremos el secreto que cada noche …