Ir al contenido principal

Los hombres que suplantan a Traperos de Emaús



“Señora por favor...  No tire su ropa usada a la basura. ¡¡¡ Hay quien la necesita!!!”. Vecinos de Mutilva y  del centro de Pamplona se han vuelto encontrar, por tercera vez consecutiva, con este mensaje de súplica en sus buzones. Y la petición continúa de esta manera: “Todo lo que no necesite o le sobre además de la ropa como, zapatos, sábanas, colchas, mantas, alfombras, etc... así como aparatos electrónicos (TV, radios, vídeos...). No lo tire, deposítelo en bolsas en su portal y nosotros pasaremos a recogerlo el próximo martes a partir de las 9h de la mañana. Gracias”.
Sucedió el martes, 23 de noviembre, a las diez y media de la mañana, y se volverá a dar la semana que viene.  Siempre actúan de la misma manera. Unos días antes, buzonean los mensajes, marcan el día y la hora, y  pasan  puerta por puerta recogiendo las bolsas. La Policía Municipal de Pamplona advierte de  que esto no supone un delito sino se engaña o se usurpa a ninguna empresa.
Aquel martes, una furgoneta blanca se detiene  frente a la puerta de  una de las casas de Mutilva. Han dejado dos macutos con ropa. Se baja un joven. En  la furgoneta no se especifica el nombre de ningún tipo de empresa. Al abrir, se observa que el interior  está cargado de ropa  y electrodomésticos usados. Los vecinos consultados manifiestan que no dudan del fin solidario de esta gente, pero  les  extraña que en la nota buzoneada no aparezca un número de teléfono o el nombre de la organización.
Según ha podido averiguar a 33.000 pies, esta  furgoneta blanca,  en la que viajaban  tres individuos,  pertenece a un marroquí de 35 años, cliente de una asesoría fiscal en Fuenlabrada, propietario de un piso en Leganés, de  un Volkswagen Touareg   y  un camión Aveco.
Según fuentes policiales, este grupo no trabaja para ninguna ONG, y revelan que se mueven por toda España actuando de la misma manera que lo hacen en Navarra. Recogen ropa y electrodomésticos usados y los venden   en mercadillos de Madrid y Marruecos para su propio lucro. Lo centralizan todo desde Madrid.
A 33.000 pies se puso en contacto  con la asesoría fiscal e intentó hablar con el dueño de la furgoneta. Al principio, negaron  que le conociesen, después, al insistir e informarles que el día anterior se había coincidido con él en Pamplona, se relajan. “Si quiere nos deja su teléfono y él  se pone en contacto con usted, es cliente nuestro”. Caritas de Pamplona asegura que no han detectado ningún tipo de movimiento de este tipo. Por el contrario, el responsable de Traperos de Emaús, José María Gómez Jiménez, manifiesta que no es algo nuevo. Que lo llevan avisando desde hace tiempo. “No es ilegal si no suplantan el nombre de una empresa y si nadie lo denuncia”. Animan  a la gente a pedir que estos grupos se identifiquen, que comprueben quiénes son. Si observan movimientos extraños como el que se describe en este artículo que, sencillamente, denuncien. “En Traperos de Emaús siempre estamos identificados. Tenemos un acuerdo con la mancomunidad  de Pamplona para recoger los enseres usados por cuatro barrios de la ciudad”, señala, “pero estamos cansados de que nos suplanten. El otro día nos llamó una mujer porque habían acudido  a su casa para recolectar ropa y electrodomésticos, y de paso le comentaron si vendía oro. Es un delito usurpar el nombre. Por favor, que la gente  desconfíe de estos grupos  que no se identifican. Nosotros hemos hecho muchas comprobaciones. Llamamos a los teléfonos que suelen dejar anotados. No cogen. Otras veces  nos piden disculpas. Normalmente,  estos grupos, unas vez que han recopilado  ropa y electrodomésticos usados,  los venden en mercadillos de Madrid, por ejemplo, o lo envían al extranjero”.

Comentarios

  1. Gran reportaje. Yo suelo quitar todas sus notas de todos los sitios porque al fin y al cabo se trata de engañar (aluden a la solidaridad cuando se busca el lucro) Al no tener firma es un ejemplo que uso con mis alumnos para que aprendan a entender todos los aspectos de la comunicación (no hagas caso a alguien que no se identifique, ésto es, un texto sin referencia a su autoría carece de validez o, al menos, hay que cogerlo con pinzas) Muchas gracias por este trabajo, porque era algo que me mosqueaba bastante. Gran trabajo, como siempre.

    ResponderEliminar
  2. hola me gustaría saber cual es el fin de traperos emaus...me parece que existe mucha hipocresía..pues todo mundo necesita trabajar...estas personas no le roban a nadie..al contrario a muchos le hacen un favor puesto que no querrán entregar su ropa a negocios disfrasados de fundaciones...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cicatrices

Hay reportajes en los que uno trabaja con un nudo en la garganta. El miércoles pasado acompañé a María Vallejo, periodista de Diario de Navarra y superviviente de un cáncer de mama, a una pasarela de lencería organizada por Saray. Un evento en el que las modelos fueron siete mujeres que sufren la enfermedad. Algunas tienen pecho y otras no. Nos colamos en su intimidad. En sus lágrimas y sonrisas. Este fue el resultado de aquella tarde. Gracias María.




El ritual de Sergio Colás

Cuando fuimos contrabandistas

La madrugada de su muerte, no le acompañaba su hermano. Le dispararon tres veces. A bocajarro. Por la espalda. Ocurrió justo antes del amanecer.


Nicolás Ibarra murió el 27 de marzo de 1959 en un bosque de hayas que conocía muy bien. A diez kilómetros del caserío que le vio nacer en Mezkiritz (Valle de Erro) y donde vivía con sus padres y hermanos. Un cabo de la Guardia Civil destinado en Viscarret le esperó emboscado. Nicolás tenía 28 años cuando murió. Esa noche cubría a pie la ruta Sorogain- Espinal- Lusarreta con un paquete de puntillas de ganchillo a la espalda. La causa de su muerte, recuerda la familia, la “única” que se ha dado en el valle, tuvo como origen la disputa entre los guardias de los puestos de Viscarret y Espinal por hacerse con el control del dinero de los sobornos. Unos y otros querían ganar su parte del negocio. Su situación también era de precariedad. Al principio, los traficantes trabajaban con los de Viscarret, pero cambiaron de ruta y dejaron de pagarles, para…