Ir al contenido principal

Yamato-damashii

WAZAWAI wo tenjite fukuto nasu. "Cambiando la desgracia, se pasa a la fortuna". Este proverbio japonés explica que, a pesar de estar pasando por una adversidad, uno debe ingeniárselas para encontrarle el lado positivo a esa situación y así reanimarse.

Ayer sábado, a las cinco de la tarde, Kyoko, su marido Javier, y sus dos hijos, Naoki y Hayato, disfrutaban con la familia y unos amigos en una casa rural de Astiz. "Yo soy una japonesa atípica, más española que mi marido", indica riendo. Kyoko, que significa "respeto", conoció a su marido, Javier, hace 17 años en la Universidad de Navarra. "Terminé Económicas en Japón, trabajé un tiempo en una empresa y pedí un año de excedencia. Tenía 26 años. Quería aprender español y me aconsejaron esta universidad". El último día de este curso conoció a Javier, su marido, un hombre muy interesado en todo lo referente a la cultura oriental. Kyoko regresó a su país. Durante dos años mantuvieron una relación de amistad por carta. Un día, Javier le pidió que viniera a Navarra. Ahora tienen dos hijos. Naoki, que significa "andar con rectitud", y Hayato, "sobresaliente".
Kyoko trabaja de secretaria de dirección en Kybse. Casualmente, el presidente de Kayaba en Navarra se encuentra muy cerca de la zona afectada por el terremoto. "Ha ido a Japón a ver a su madre y hoy tenía que estar en Pamplona, pero el terremoto le alcanzó de lleno. Hatakeyama (nombre del presidente) está bien", tranquiliza. "Me envió ayer un correo electrónico diciendo que le cambie el vuelo para el lunes".
Es el peor terremoto de los últimos 140 años. Las calles, según los medios japoneses, están desiertas en Tokio y más de cuatro millones de hogares sin suministro eléctrico. El tsunami, con olas de hasta 10 metros, sigue barriendo el litoral del noreste del país. Se estima que la cifra final de víctimas supere los 1.700 en al menos nueve provincias del país. Con el temblor, 11 centrales nucleares han detenido automáticamente su actividad y se ha disparado la alerta por fuga radiactiva tras la explosión registrada en el recinto de la central nuclear de Fukushima N°1.
Frente a este escenario, Kyoko mantiene la calma. "Es la cultura japonesa", explica su marido. "Son personas preparadas para los terremotos. Les entrenan en los colegios. Son gente disciplinada, organizada. Muy equilibrada. Es lo que les distingue de nosotros. Si este terremoto hubiese ocurrido en Pamplona, se hundiría la ciudad. No nos hacemos idea de la magnitud". Kyoko asiente al escuchar a su marido. La última vez que telefoneó a su madre a Japón fue el viernes a las diez de la noche. "Mi madre vive en el norte, en Tochigi. La escuché bien, la sentí muy tranquila, y eso que acababan de sufrir una nueva réplica de 7 puntos. Estamos acostumbrados, hemos padecido muchos terremotos, la concepción de los edificios es más estable. Me decía mi madre que lo único que se derramó en casa fue el agua de la pecera", ríe al imaginar la escena.
Se estima que en Pamplona hay una comunidad de 50 japoneses. La mayoría, familias que no llevan mucho tiempo en la ciudad y que han venido por trabajo. Es el caso de la familia compuesta por Masaki, ingeniero de Kayaba de 37 años, Chie, su mujer, de 33, y sus dos hijos, Itaro y Nodoka, de 9 y 5 años. Itaro significa "obtener" y Nodoka "paz". Los dos pequeños hablan mejor el castellano que sus padres. Itaro, el hermano mayor explica el motivo: "Nuestro cerebro no tiene tantas cosas como el vuestro y entran más", sonríe. "Claro- dice ahora su padre en un mal castellano- nuestro cerebro es como un tubo...", vuelven a reír. Los cuatro residen cerca del parque de Yamaguchi, este lugar les recuerda a sus país. Dicen que lo que más les gusta es viajar en coche por España, ir de pinchos por el Casco Viejo de Pamplona, tomar cervecitas, jugar en el parque y comprar en los centros comerciales. Bromeando, se quejan de que hay muchas vacaciones.
El terremoto también les ha dado de lleno. Desde que se produjo, permanecen atentos a las noticias. Tienen una prima que reside en el mismo punto donde sucedió el tsunami. "El marido de mi prima -cuenta Chie- es capitán de barco pesquero y se salvó una vez que ya estaba en mar abierto porque regresó a puerto. Presentía, por el movimiento del mar, que algo no iba bien. Están vivos".

Comentarios

Entradas populares de este blog

Fratelli, un oasis en el infierno de la guerra

"Por favor, explique a los niños de su ciudad que somos niños como ellos. Solo queremos volver a nuestro país y vivir con nuestra familia, como una familia normal, tal y como éramos antes de la guerra. Queremos vivir como seres humanos”. Ghofran Majed Al-Sahou tiene 16 años y procede de una ciudad del noroeste de Siria llamada Idlib. Había cumplido 8 años cuando escapó de la guerra. “Mis padres se temían lo peor y por eso hicieron las maletas”, recuerda. “Antes del conflicto vivíamos con nuestros abuelos. Ellos se quedaron...”.
La guerra de Siria se encamina hacia su octavo año y durante este tiempo, según los datos publicados en abril por el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), al menos 2,8 millones de menores no han sido escolarizados. La organización avisaba en un comunicado que va a ser “extremadamente difícil que se pongan al día cuando puedan regresar a las aulas”. En Líbano el 30% de la población es refugiada siria. Más de 500.000 niños y niñas en edad escol…

El primer encierro de toros de Helena

A sus 4 años, Helena está a punto de vivir su primera experiencia en un encierro de toros. Ha dormido vestida de blanco y rojo. Son las cinco y media de la mañana. Madre e hija se dirigen a un balcón de la calle Estafeta. A veces en brazos y otras caminando, siempre pendiente de cada detalle. Al salir del parking la niña lanza una batería de interrogantes: ¿Los toritos salen de noche?, ¿por qué hay tanta basura?, ¿por qué duermen en el suelo?... En el cielo se distinguen relámpagos amenazantes. Los servicios de limpieza trabajan a destajo escoltados por la policía. Helena lo observa todo. El cielo, la tierra...
Una vez en el balcón de una cuarta planta, se aferra a los barrotes. Le ofrecen unos churros.  No quiere soltarse. Se queda en silencio. Solo mira. "Esta alucinada", sonríe su madre.
Las reses de José Escolar llegan a sus pies. Ella inclina la cabeza. Sus ojos se iluminan como dos focos. Llueve. "Me han dado un poco de miedo los toritos", susurra al final. A s…

Apátridas, los invisibles

En pleno siglo XXI todavía existen seres humanos "invisibles" a los ojos del resto del mundo. Personas sin derecho a una identidad, que viven en el limbo legal. Sin nacionalidad. Son los grandes olvidados de la sociedad. Los apátridas.Decía el físico nacido en Alemania, Albert Einstein, que el nacionalismo es una enfermedad infantil, el sarampión de la humanidad". Einstein fue apátrida cinco años de su vida tras renunciar a la ciudadanía alemana.

Images copyright Iván Benítez 



El legendario violonchelista, director de orquesta y activista político, Mstilav Rostropovich, también sintió en 1978 el desprecio y la humillación de ser privado de la nacionalidad por "actos sistemáticos contra el prestigio de la URSS". "No tiene usted ni idea de lo humillante que es ser un ciudadano despreciado, nos echaron del país", manifestaba entonces el músico.
El escritor austriaco Stefan Zweig tuvo que huir de los nazis en 1938 por ser judío. Desde la condición de apá…