Ir al contenido principal

Chus

Chus tiene 37 años y no ha pasado buena noche. Una noche más ha dormido en un cajero... Así comenzaba el reportaje publicado el 15 de abril en Diario de Navarra. Pues bien, Chus ha muerto, en la calle. Al parecer, sufrió un ataque epiléptico y cayó al suelo. El golpe fue mortal.
Reportaje completo

Comentarios

  1. Yo me lo encontré una noche de invierno acurrucado en un cajero. No entré para no perturbar su sueño y porque tenía miedo. Era de noche, no había nadie en la calle, yo estaba sola y no sabía cómo podía reaccionar. Quizá simplemente se hubiera movido para dejarme paso y yo le hubiera dado algo del dinero que hubiera sacado. Pero me fui y preferí dejarle dormir y hacer la gestión al día siguiente. Luego leí su historia en tu reportaje. Ahora estoy hecha un mar de dudas, tristeza y remordimientos. Podría haberle ayudado. Pensé en llamar, pero ¿a quien? ¿a la policía municipal? ¿hubiera sido eso mejor o peor para él? ¿al 112? ¿quién se hace cargo de ellos? Yo sé que algunos no quieren ir a los refugios de Cáritas. Yo procuro ayudar a los proyectos concretos, con nombre, apellidos y presupuestos de mi parroquia, a Cáritas a las misiones diocesanas, también con sus proyectos de los que nos informan con su presupuesto y su desarrollo. Y cuando me asalta alguno por la calle a veces pienso si será un necesitado de verdad o un explotado por alguna de esas mafias que existen. Mi padre daba a todo el que le pedía aunque vivió toda su vida agobiado por las deudas. cuando le decían ¿pero no ves que ése se va a gastar el dinero en emborracharse?, su máxima era: mi deber de conciencia es dar al que me pide. Lo que él haga con ese dinero es cosa de su conciencia.
    Descanse en paz Chus después de esa vida dura que le ha tocado vivir y espero que desde donde esté ahora pueda perdonarme que una noche oscura de invierno al verle acurrucado en un cajero, me detuviera a mirarle, pensara que hacer y no hice nada. Lo siento.No sabes cómo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cicatrices

Hay reportajes en los que uno trabaja con un nudo en la garganta. El miércoles pasado acompañé a María Vallejo, periodista de Diario de Navarra y superviviente de un cáncer de mama, a una pasarela de lencería organizada por Saray. Un evento en el que las modelos fueron siete mujeres que sufren la enfermedad. Algunas tienen pecho y otras no. Nos colamos en su intimidad. En sus lágrimas y sonrisas. Este fue el resultado de aquella tarde. Gracias María.




La otra cara de las Maldivas

El paraíso también tiene dos caras. En Malé, por ejemplo - la capital de las islas Maldivas-, esta segunda cara se deja ver al atardecer, cuando el turquesa se viste de plástico. Una realidad poco conocida.
Empujados por el último suspiro del día, un pelotón de ciclistas se echa a la calle cargados de bolsas rojas de basura. Son los basureros del paraíso. Unos hombres enjutos que pedalean sin tregua, siempre erguidos y con la mirada fija en cada recoveco de hormigón. La ciudad es pequeña. No supera los seis kilómetros cuadrados, pero alberga más de cien mil habitantes y produce toneladas de residuos cada día. Con las bolsas rojas de los desperdicios colgadas del manillar, o de cualquier otro saliente de la bicicleta, los hombres enjutos serpentean por la urbe. Una vez obtenida suficiente basura, se dirigen al puerto, al final del malecón. Buscan la dársena correspondiente, normalmente un punto recóndito y ajeno a cualquier mirada curiosa y extranjera, y depositan su carga.En el puerto …

La cara oculta del Castillo de Olite

La cueva de los leones. Así llamaban los niños de Olite a la bodega del Palacio Real, hace 50 años, cuando se colaban en ella, a jugar, porque conocían al cuidador. Cuando el historiador olitense, Javier Corcín Ortigosa, se refiere a esta bodega, le abraza una sensación agridulce. Dulce, porque la primera imagen que le atrapa es la suya, de niño, jugando "a las aventuras", en busca de unos leones imaginarios que un día muy lejano rugieron dentro del mismo castillo en el que vivió Carlos III y su corte. Por otro lado, le aborda una sentimiento amargo; ya que aquella cueva aún permanece cerrada al público, mientras lucha contra el olvido. "Es una pena", lamenta Corcín. "Recuperarla supondría el enriquecimiento de la visita a este castillo", manifiesta. "La bodega se conserva, pero el exterior está tan deteriorado...", apostilla.
Lo primero que un visitante puede leer al entrar a esta fortaleza, símbolo de lujo y esplendor, mencionada por primera…