Ir al contenido principal

El anagrama de ETA junto al altar

"Impotencia. ¿Qué vas a hacer? Lo han pintado frente al altar. Es la segunda vez que nos colocan el anagrama de ETA en la fachada de la iglesia, y en la misma entrada al pueblo. Con lo bonito que lo tenemos. No hay derecho...". Las palabras desde el anonimato de esta vecina de Arbizu recuerdan que todavía existe miedo en pueblos del País Vasco y Navarra. Y así lo confesaron ayer algunos lugareños de esta localidad enclavada en mitad de la Barranca, a escasos 40 kilómetros de Pamplona: "Nos da miedo borrarla. Es lo que suele suceder en este pueblo", añade otra vecina, que también prefirió mantenerse en el anonimato. El emblema terrorista, que da la bienvenida al visitante, mide aproximadamente cuatro metros de alto por dos de ancho. Es perfectamente visible desde la carretera secundaria si se circula de Pamplona."La primera vez que lo pintaron lo dejaron visible más de dos años", expresa indignado uno de los muchos vecinos que pasean por delante al cabo del día. "Lo recuerdo bien. Decidieron cubrirlo durante el Nafarroa Oinez, y eso fue en el 2009. Deben tener alguna plantilla -apunta-, porque lo hacen de la noche a la mañana". Esta estampa, de unos ocho metros cuadrados, apareció por segunda vez hace dos meses sobre la fachada principal de piedra (la misma cara que protege el presbiterio), después de que el Arzobispado ordenara eliminarla. "Estoy muy molesto", asevera Saturnino Múgica, párroco de Arbizu hace 19 años. No le falta razón a este hombre de 80 años. "Después de eliminarla por completo, otra vez. El trabajo ha sido en balde, y costó mucho dinero". Varios niños juegan en un parque próximo. En la zona de juego hay otra pintada en favor de ETA.

Comentarios

Entradas populares de este blog

En el corazón del padre Melo, periodista y sacerdote jesuita amenazado en Honduras

¡Tío Ismael! ¡Tío Ismael!”. María abre la puerta de casa y  se lanza a la cintura de su tío, que acude a visitar a la familia. La niña se aferra a su mano y tira de él. La casa está enclavada a los pies de un majestuoso cerro selvático. Ismael entra a la sala y busca la espalda de su madre, sentada en una silla de ruedas. La abraza por detrás. Doña Lita, que es ciega y atesora ya casi un siglo de vida, toma la mano de su hijo y se la  lleva a la cara. Luego se acerca a la habitación donde su hermana pequeña, Inés,  se encuentra postrada en la cama por una enfermedad degenerativa. La besa repetidamente en la mejilla. Ella no se mueve ni habla. Le coloca  la palma de la mano sobre su frente y se queda en silencio. Silencios que gritan. Inés ha sido su confidente desde niños.
En su familia nadie llama Melo a Ismael Moreno Coto, un periodista y sacerdote jesuita amenazado de muerte por denunciar la violación de derechos humanos que se cometen a diario en su país. Le bautizaron con este a…

¿Regresar a casa, a Siria?

Hubo un tiempo en el que los sirios vivían en familia. Sus casas se levantaban en torno a la familia. La vida confluía en casa de los abuelos y los tíos. Pero un día la guerra lo dinamitó todo, incluido el núcleo familiar. Ocurrió en marzo de 2011. Según la ONU, el conflicto continúa siendo la mayor crisis mundial. Más de 920.000 personas se han visto obligadas a abandonar sus hogares en 2018. Este es el retrato de uno de estos núcleos familiares, al este de Alepo, un lugar arrasado por la metralla. El miércoles 20 de junio se celebrará el Día Mundial de las Personas Refugiadas.


"¿Regresar a casa, a Siria?”. La respuesta se encuentra en los motivos que condujeron a sus habitantes a convertirse de la noche a la mañana en refugiados y desplazados. Las razones de no querer regresar se hallan en el interior de edificios consumidos por el silencio. Porque esto es lo que queda en los barrios en los que nacieron y crecieron: silencio. El silencio de la muerte. El silencio de la destrucci…

Omar, el niño 'azul' de Alepo

Omar, de 6 años, vive en Alepo. Es uno de estos niños nacidos en el transcurso del desplazamiento en plena guerra de Siria. Nació con acondroplasia y, además, sufre el trauma de haber visto a una hermana caer herida. “Le cuesta concentrarse”, explica una de las monitoras de los Maristas Azules. A Omar le sorprende la cámara que llevo encima y se la cuelga con cuidado en el cuello. No tarda en aprender a encuadrar y disparar. Y no lo hace nada mal. Incluso le ayuda a concentrarse...