Ir al contenido principal

Entre escombros...


Ventanas cerradas. Oscuridad. Pisos sin ventilar. Polvo, mucho polvo y alguna que otra sacudida. "Bienvenido al corazón de la demolición", parecen sugerir las miradas de los inquilinos de los dos únicos inmuebles que se han salvado de la quema, al abrir las puertas de sus casas. El derribo, que se inició el 11 de mayo, coincidiendo con el terremoto de Lorca, prevé que concluya a finales de junio. Un 11 de mayo que los vecinos del portal nº 12 de la calle Olite no olvidarán fácilmente. No sabían nada del derribo y salieron despavoridos de sus casas al escuchar los primeros rugidos de las máquinas retroexcavadoras. "Pensábamos que estaba sucediendo lo mismo que en Lorca", recuerda Shirley Salazar, una de las vecinas.
Hoy, casi un mes después, no se observan grietas en las paredes, pero los suelos de estas viviendas bailan a ritmo de mordisco de cizalla. "Se mueve todo", expresan con temor, "sobre todo por las mañanas, al encender las máquinas". "Esperas que en cualquier momento pase lo peor y lo de Lorca está muy reciente", lamenta Shirley. "Mis amigas no dejan de llamarme desde entonces, quieren que deje la casa. ¿A dónde voy a ir? Te quieres acostumbrar, pero es imposible... Hay mucha inquietud". Shirley sólo lleva un mes viviendo en esta casa. Nadie la advirtió. "No podemos abrir las ventanas, hay demasiado polvo y mi hija la pequeña sufre de asma. La ropa la tendemos dentro. El polvo se filtra por todos los lados. Nadie sabe hasta dónde van a llegar las máquinas. No nos informan. Cualquier día me las voy a encontrar en mi ventana", resopla. "Por lo menos han cercado el rellano. Allí -dice señalando hacia una planicie cuadrada de cemento armado-, colgábamos la ropa. Antes aparecía gente rara junto a nuestras ventanas, se colaban y se metían en los pisos; ahora -añade contrariada-, son los obreros los que nos asustan sin querer, a pie de ventana".
 Claudia Patricia Guzmán, su vecina, también vive con miedo. Teme que en cualquier momento suceda algo. Al igual que Shirley, lleva muy poco tiempo en el piso y nadie le avisó del derribo. El interior de su pequeña casa es una fábrica de ruidos. Una coctelera donde irrumpen con fuerza el impacto de los escombros al caer en el interior de los camiones, los gritos de los operarios, el gemido de las radiales, el repique de las mazas, etc. Toda una orquestación que ella se toma con parsimonia y con música caribeña a todo volumen."Llevo 10 días. Estoy de mudanza", ríe. Sus dos hijos juegan fuera, en el mismo rellano al que se refería Shirley. A escasos metros de un mar de escombros. "Hay momentos en el que tiembla todo. Las obras están muy cerca", manifiesta con preocupación. Las excavadoras recogen y descargan los escombros dentro de los camiones. El jueves pasado se emplearon 50 de estos vehículos. La escombrera, como se puede comprobar en la imagen principal, ha adquirido un nivel espectacular. La fotografía se tomó desde la casa de Carmen Alvarado, Mª Teresa Navarro y Daira, en el segundo piso del nº 1 de la calle Leyre, otro de los bloques que resisten el envite. Dentro, el ambiente está demasiado cargado por el polvo. "Y eso que riegan con agua. Mira como está la casa. Mi hija padece asma". Mª Teresa abre la ventana de la cocina y muestra la altura que alcanza ya la "ola" de cascotes.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Fratelli, un oasis en el infierno de la guerra

"Por favor, explique a los niños de su ciudad que somos niños como ellos. Solo queremos volver a nuestro país y vivir con nuestra familia, como una familia normal, tal y como éramos antes de la guerra. Queremos vivir como seres humanos”. Ghofran Majed Al-Sahou tiene 16 años y procede de una ciudad del noroeste de Siria llamada Idlib. Había cumplido 8 años cuando escapó de la guerra. “Mis padres se temían lo peor y por eso hicieron las maletas”, recuerda. “Antes del conflicto vivíamos con nuestros abuelos. Ellos se quedaron...”.
La guerra de Siria se encamina hacia su octavo año y durante este tiempo, según los datos publicados en abril por el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), al menos 2,8 millones de menores no han sido escolarizados. La organización avisaba en un comunicado que va a ser “extremadamente difícil que se pongan al día cuando puedan regresar a las aulas”. En Líbano el 30% de la población es refugiada siria. Más de 500.000 niños y niñas en edad escol…

El primer encierro de toros de Helena

A sus 4 años, Helena está a punto de vivir su primera experiencia en un encierro de toros. Ha dormido vestida de blanco y rojo. Son las cinco y media de la mañana. Madre e hija se dirigen a un balcón de la calle Estafeta. A veces en brazos y otras caminando, siempre pendiente de cada detalle. Al salir del parking la niña lanza una batería de interrogantes: ¿Los toritos salen de noche?, ¿por qué hay tanta basura?, ¿por qué duermen en el suelo?... En el cielo se distinguen relámpagos amenazantes. Los servicios de limpieza trabajan a destajo escoltados por la policía. Helena lo observa todo. El cielo, la tierra...
Una vez en el balcón de una cuarta planta, se aferra a los barrotes. Le ofrecen unos churros.  No quiere soltarse. Se queda en silencio. Solo mira. "Esta alucinada", sonríe su madre.
Las reses de José Escolar llegan a sus pies. Ella inclina la cabeza. Sus ojos se iluminan como dos focos. Llueve. "Me han dado un poco de miedo los toritos", susurra al final. A s…

Diario de un Mago de Oriente

(Manuscrito del Rey Melchor) 

“Quedan pocas horas para llegar. Descansamos esta noche en un castillo abandonado de Navarra en el que nos refugiamos antes de llegar a vuestras casas. Hemos cenado una sopa de ajo que hace Gaspar y unas chuletillas de cordero asadas en sarmiento, de las que me he encargado yo. Baltasar ha preparado un postre de flan con miel. Luego hemos tomado un té de hierba buena. Las dromedarias, alojadas entre los muros, toman hojas, ramas, hierbas y agua.

Hemos cenado juntos, a pocas horas de volver a veros y de que nuestros ayudantes de allí nos vistan con los trajes que nos guardan año tras año. Hemos recordado el largo viaje y momentos como en el que Baltasar casi se cae de la dromedaria por hacer cosas raras, como siempre, y se ha enfadado porque nos hemos reído de él. Pero, sobre todo, cenando nos hemos mirado con la emoción de que mañana estaremos con vosotros, con todos, en las calles, en las casas, en vuestros sueños… y mantendremos el secreto que cada noche …