Ir al contenido principal

El Arca de la Alianza

"Yo me quejaba porque no tenía zapatos, hasta que conocí a un hombre que no tenía pies”
 (proverbio árabe)


Axum, la Jerusalén de Etiopía. Uno de los lugares de peregrinación más importantes del país. Aquí se encuentra el Arca de la Alianza. Al menos así lo asegura la tradición copta ortodoxa. Un anciano custodia la reliquia en una pequeña capilla.  Abba -padre- Mekonen se encarga de su cuidado y del culto en la iglesia de Santa María de Sión. Nadie puede ver  la caja de madera y oro, advierte, "uno se quedaría ciego". En la misma explanada de piedra y tierra, al otro lado del muro tras el que esconden el Arca, un joven mendigo se abre paso entre los devotos etíopes, que se aferran a la valla de la capilla buscando el consuelo de las oraciones de Abba Mekonem. El chico se arrastra semidesnudo por el suelo, con  las palmas de la manos. Busca la complicidad del extranjero. Quizá una limosna. Al llegar a su altura, alza la mirada y sonríe. Sus pies no son pies, sino muñones de piel. El extraño alcanza a acariciarlos. Un hormiguero de úlceras los recorren. Jirones de una bolsa de plástico anudados con unos cordones desgastados conforman el único calzado. El chico se pone de pie y camina, sonriente. Su sonrisa, de un blanco inmaculado, contrasta con los harapos. Cae el sol en la ciudad sagrada.. "El sol quema la espalda; el hambre el vientre" (proverbio etiope).

La Biblia narra que en tiempos de Salomón y Saba, nació Menelik I, su hijo vástago y  primer rey de Etiopía. Años más tarde, Menelik fue enviado a casa de su padre en Jerusalén para recibir educación, a pesar de los esfuerzos de Salomón para que se quedara, Menelik regresó a Etiopía con el primer hijo del sumo sacerdote. La tradición cuenta que se llevaron consigo el Arca y la colocaron en un templo en la isla de Elefantina cerca del río Nilo, donde permaneció por 800 años. ¿Qué sucedió luego? Etiopía fue convertida al Cristianismo y el rey cristiano llegó con sus ejércitos, llevó el Arca a Axum. El Arca se ha convertido en el punto central del culto y la adoración cristiana en Etiopía, cada una de las 20.000 iglesias del país contiene una réplica.

Comentarios

  1. Ivan, qué bueno saber de tí a través de tu blog. Como siempre, trotando el mundo, conociéndolo, tratando de entenderlo. Gracias por compartir.

    ResponderEliminar
  2. Aupa ese Ivan, desde Iruña te sigo aprendiendo a cada entrada. un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

En el corazón del padre Melo, periodista y sacerdote jesuita amenazado en Honduras

¡Tío Ismael! ¡Tío Ismael!”. María abre la puerta de casa y  se lanza a la cintura de su tío, que acude a visitar a la familia. La niña se aferra a su mano y tira de él. La casa está enclavada a los pies de un majestuoso cerro selvático. Ismael entra a la sala y busca la espalda de su madre, sentada en una silla de ruedas. La abraza por detrás. Doña Lita, que es ciega y atesora ya casi un siglo de vida, toma la mano de su hijo y se la  lleva a la cara. Luego se acerca a la habitación donde su hermana pequeña, Inés,  se encuentra postrada en la cama por una enfermedad degenerativa. La besa repetidamente en la mejilla. Ella no se mueve ni habla. Le coloca  la palma de la mano sobre su frente y se queda en silencio. Silencios que gritan. Inés ha sido su confidente desde niños.
En su familia nadie llama Melo a Ismael Moreno Coto, un periodista y sacerdote jesuita amenazado de muerte por denunciar la violación de derechos humanos que se cometen a diario en su país. Le bautizaron con este a…

¿Regresar a casa, a Siria?

Hubo un tiempo en el que los sirios vivían en familia. Sus casas se levantaban en torno a la familia. La vida confluía en casa de los abuelos y los tíos. Pero un día la guerra lo dinamitó todo, incluido el núcleo familiar. Ocurrió en marzo de 2011. Según la ONU, el conflicto continúa siendo la mayor crisis mundial. Más de 920.000 personas se han visto obligadas a abandonar sus hogares en 2018. Este es el retrato de uno de estos núcleos familiares, al este de Alepo, un lugar arrasado por la metralla. El miércoles 20 de junio se celebrará el Día Mundial de las Personas Refugiadas.


"¿Regresar a casa, a Siria?”. La respuesta se encuentra en los motivos que condujeron a sus habitantes a convertirse de la noche a la mañana en refugiados y desplazados. Las razones de no querer regresar se hallan en el interior de edificios consumidos por el silencio. Porque esto es lo que queda en los barrios en los que nacieron y crecieron: silencio. El silencio de la muerte. El silencio de la destrucci…

Omar, el niño 'azul' de Alepo

Omar, de 6 años, vive en Alepo. Es uno de estos niños nacidos en el transcurso del desplazamiento en plena guerra de Siria. Nació con acondroplasia y, además, sufre el trauma de haber visto a una hermana caer herida. “Le cuesta concentrarse”, explica una de las monitoras de los Maristas Azules. A Omar le sorprende la cámara que llevo encima y se la cuelga con cuidado en el cuello. No tarda en aprender a encuadrar y disparar. Y no lo hace nada mal. Incluso le ayuda a concentrarse...