Ir al contenido principal

El Arca de la Alianza

"Yo me quejaba porque no tenía zapatos, hasta que conocí a un hombre que no tenía pies”
 (proverbio árabe)


Axum, la Jerusalén de Etiopía. Uno de los lugares de peregrinación más importantes del país. Aquí se encuentra el Arca de la Alianza. Al menos así lo asegura la tradición copta ortodoxa. Un anciano custodia la reliquia en una pequeña capilla.  Abba -padre- Mekonen se encarga de su cuidado y del culto en la iglesia de Santa María de Sión. Nadie puede ver  la caja de madera y oro, advierte, "uno se quedaría ciego". En la misma explanada de piedra y tierra, al otro lado del muro tras el que esconden el Arca, un joven mendigo se abre paso entre los devotos etíopes, que se aferran a la valla de la capilla buscando el consuelo de las oraciones de Abba Mekonem. El chico se arrastra semidesnudo por el suelo, con  las palmas de la manos. Busca la complicidad del extranjero. Quizá una limosna. Al llegar a su altura, alza la mirada y sonríe. Sus pies no son pies, sino muñones de piel. El extraño alcanza a acariciarlos. Un hormiguero de úlceras los recorren. Jirones de una bolsa de plástico anudados con unos cordones desgastados conforman el único calzado. El chico se pone de pie y camina, sonriente. Su sonrisa, de un blanco inmaculado, contrasta con los harapos. Cae el sol en la ciudad sagrada.. "El sol quema la espalda; el hambre el vientre" (proverbio etiope).

La Biblia narra que en tiempos de Salomón y Saba, nació Menelik I, su hijo vástago y  primer rey de Etiopía. Años más tarde, Menelik fue enviado a casa de su padre en Jerusalén para recibir educación, a pesar de los esfuerzos de Salomón para que se quedara, Menelik regresó a Etiopía con el primer hijo del sumo sacerdote. La tradición cuenta que se llevaron consigo el Arca y la colocaron en un templo en la isla de Elefantina cerca del río Nilo, donde permaneció por 800 años. ¿Qué sucedió luego? Etiopía fue convertida al Cristianismo y el rey cristiano llegó con sus ejércitos, llevó el Arca a Axum. El Arca se ha convertido en el punto central del culto y la adoración cristiana en Etiopía, cada una de las 20.000 iglesias del país contiene una réplica.

Comentarios

  1. Ivan, qué bueno saber de tí a través de tu blog. Como siempre, trotando el mundo, conociéndolo, tratando de entenderlo. Gracias por compartir.

    ResponderEliminar
  2. Aupa ese Ivan, desde Iruña te sigo aprendiendo a cada entrada. un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cicatrices

Hay reportajes en los que uno trabaja con un nudo en la garganta. El miércoles pasado acompañé a María Vallejo, periodista de Diario de Navarra y superviviente de un cáncer de mama, a una pasarela de lencería organizada por Saray. Un evento en el que las modelos fueron siete mujeres que sufren la enfermedad. Algunas tienen pecho y otras no. Nos colamos en su intimidad. En sus lágrimas y sonrisas. Este fue el resultado de aquella tarde. Gracias María.




La otra cara de las Maldivas

El paraíso también tiene dos caras. En Malé, por ejemplo - la capital de las islas Maldivas-, esta segunda cara se deja ver al atardecer, cuando el turquesa se viste de plástico. Una realidad poco conocida.
Empujados por el último suspiro del día, un pelotón de ciclistas se echa a la calle cargados de bolsas rojas de basura. Son los basureros del paraíso. Unos hombres enjutos que pedalean sin tregua, siempre erguidos y con la mirada fija en cada recoveco de hormigón. La ciudad es pequeña. No supera los seis kilómetros cuadrados, pero alberga más de cien mil habitantes y produce toneladas de residuos cada día. Con las bolsas rojas de los desperdicios colgadas del manillar, o de cualquier otro saliente de la bicicleta, los hombres enjutos serpentean por la urbe. Una vez obtenida suficiente basura, se dirigen al puerto, al final del malecón. Buscan la dársena correspondiente, normalmente un punto recóndito y ajeno a cualquier mirada curiosa y extranjera, y depositan su carga.En el puerto …

La cara oculta del Castillo de Olite

La cueva de los leones. Así llamaban los niños de Olite a la bodega del Palacio Real, hace 50 años, cuando se colaban en ella, a jugar, porque conocían al cuidador. Cuando el historiador olitense, Javier Corcín Ortigosa, se refiere a esta bodega, le abraza una sensación agridulce. Dulce, porque la primera imagen que le atrapa es la suya, de niño, jugando "a las aventuras", en busca de unos leones imaginarios que un día muy lejano rugieron dentro del mismo castillo en el que vivió Carlos III y su corte. Por otro lado, le aborda una sentimiento amargo; ya que aquella cueva aún permanece cerrada al público, mientras lucha contra el olvido. "Es una pena", lamenta Corcín. "Recuperarla supondría el enriquecimiento de la visita a este castillo", manifiesta. "La bodega se conserva, pero el exterior está tan deteriorado...", apostilla.
Lo primero que un visitante puede leer al entrar a esta fortaleza, símbolo de lujo y esplendor, mencionada por primera…