Ir al contenido principal

El Arca de la Alianza

"Yo me quejaba porque no tenía zapatos, hasta que conocí a un hombre que no tenía pies”
 (proverbio árabe)


Axum, la Jerusalén de Etiopía. Uno de los lugares de peregrinación más importantes del país. Aquí se encuentra el Arca de la Alianza. Al menos así lo asegura la tradición copta ortodoxa. Un anciano custodia la reliquia en una pequeña capilla.  Abba -padre- Mekonen se encarga de su cuidado y del culto en la iglesia de Santa María de Sión. Nadie puede ver  la caja de madera y oro, advierte, "uno se quedaría ciego". En la misma explanada de piedra y tierra, al otro lado del muro tras el que esconden el Arca, un joven mendigo se abre paso entre los devotos etíopes, que se aferran a la valla de la capilla buscando el consuelo de las oraciones de Abba Mekonem. El chico se arrastra semidesnudo por el suelo, con  las palmas de la manos. Busca la complicidad del extranjero. Quizá una limosna. Al llegar a su altura, alza la mirada y sonríe. Sus pies no son pies, sino muñones de piel. El extraño alcanza a acariciarlos. Un hormiguero de úlceras los recorren. Jirones de una bolsa de plástico anudados con unos cordones desgastados conforman el único calzado. El chico se pone de pie y camina, sonriente. Su sonrisa, de un blanco inmaculado, contrasta con los harapos. Cae el sol en la ciudad sagrada.. "El sol quema la espalda; el hambre el vientre" (proverbio etiope).

La Biblia narra que en tiempos de Salomón y Saba, nació Menelik I, su hijo vástago y  primer rey de Etiopía. Años más tarde, Menelik fue enviado a casa de su padre en Jerusalén para recibir educación, a pesar de los esfuerzos de Salomón para que se quedara, Menelik regresó a Etiopía con el primer hijo del sumo sacerdote. La tradición cuenta que se llevaron consigo el Arca y la colocaron en un templo en la isla de Elefantina cerca del río Nilo, donde permaneció por 800 años. ¿Qué sucedió luego? Etiopía fue convertida al Cristianismo y el rey cristiano llegó con sus ejércitos, llevó el Arca a Axum. El Arca se ha convertido en el punto central del culto y la adoración cristiana en Etiopía, cada una de las 20.000 iglesias del país contiene una réplica.

Comentarios

  1. Ivan, qué bueno saber de tí a través de tu blog. Como siempre, trotando el mundo, conociéndolo, tratando de entenderlo. Gracias por compartir.

    ResponderEliminar
  2. Aupa ese Ivan, desde Iruña te sigo aprendiendo a cada entrada. un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cicatrices

Hay reportajes en los que uno trabaja con un nudo en la garganta. El miércoles pasado acompañé a María Vallejo, periodista de Diario de Navarra y superviviente de un cáncer de mama, a una pasarela de lencería organizada por Saray. Un evento en el que las modelos fueron siete mujeres que sufren la enfermedad. Algunas tienen pecho y otras no. Nos colamos en su intimidad. En sus lágrimas y sonrisas. Este fue el resultado de aquella tarde. Gracias María.




El ritual de Sergio Colás

Cuando fuimos contrabandistas

La madrugada de su muerte, no le acompañaba su hermano. Le dispararon tres veces. A bocajarro. Por la espalda. Ocurrió justo antes del amanecer.


Nicolás Ibarra murió el 27 de marzo de 1959 en un bosque de hayas que conocía muy bien. A diez kilómetros del caserío que le vio nacer en Mezkiritz (Valle de Erro) y donde vivía con sus padres y hermanos. Un cabo de la Guardia Civil destinado en Viscarret le esperó emboscado. Nicolás tenía 28 años cuando murió. Esa noche cubría a pie la ruta Sorogain- Espinal- Lusarreta con un paquete de puntillas de ganchillo a la espalda. La causa de su muerte, recuerda la familia, la “única” que se ha dado en el valle, tuvo como origen la disputa entre los guardias de los puestos de Viscarret y Espinal por hacerse con el control del dinero de los sobornos. Unos y otros querían ganar su parte del negocio. Su situación también era de precariedad. Al principio, los traficantes trabajaban con los de Viscarret, pero cambiaron de ruta y dejaron de pagarles, para…