Ir al contenido principal

Encarcelado en su cuerpo




Sidati es saharaui y lleva cuatro años encarcelado en su propio cuerpo. Y por partida doble. Sus carceleros: una enfermedad aparentemente normal, que no se ha tratado correctamente, y unos campos de refugiados, los más grandes del mundo, donde falta hasta el oxígeno. Dice un proverbio saharaui que la "muerte es abrir la boca... y un gran suspiro". Y, entre suspiros, entre susurros, en un rincón de una habitación de una casa de Puente la Reina, junto a los monitores saharauis que acompañan a los niños refugiados que disfrutan de sus vacaciones en Navarra, Sidati se expresa débil y en árabe. Lo hace entre mantas, encogido, como un pájaro. No puede más. Su hijo Mohamed le acompaña. Le arrulla con la mirada a su pies. "Son muchos años. Ya no sirvo como persona. Sólo soy un peso para mi familia. Era yo quien les mantenía con mi trabajo. Me he vuelto un problema para ellos. No puedo andar. Ni comer. Tampoco sentarme. Estoy sufriendo mucho". Sidati Abderrahaman Musa, ex-combatiente del Frente Polisario, de 55 años, casado y con seis hijos, ha perdido la esperanza. "Gracias por venir y... perdón por las molestias", se disculpa. "Desde que llegué hace tres semanas tengo más dolor. No me puedo mover. Es una enfermedad normal, pero se ha complicado...". A Sidati le intervinieron en 2007 los médicos argelinos y la operación no resultó. Se complicó. El informe médico elaborado años después (2010) por el doctor Gerardo Prieto apuntaba el siguiente diagnóstico: sangramiento digestivo bajo, hemorroides internas, y estenosis anal parcial (reducción del tejido del ano que dificulta la evacuación).
La mirada de este excombatiente es triste. Se le ve frágil. Desnutrido. Extenuado. El desgaste de estos cuatro años en el Sahara, sin poder moverse, sin alimentos, sin agua, sin medicación, a más de 40 grados, le han troquelado el ánimo. Nana, su sobrina, ha sido su "ángel de la guarda" en los campamentos. ¿La recuerdan? Una chica de 17 años que apareció en este periódico el 18 de marzo de 2010 ondeando la bandera de Navarra. Aquel día, Nana se fotografió con una representación de los distintos partidos políticos navarros que viajaron hasta el lugar para inaugurar el primer Centro Pedagógico de Formación de Profesorado. Todos trataron a Nana y conocieron el caso de su tío; sin embargo, ha sido gracias al empeño personal de Javier Orzaiz Resano, el único de aquella representación, y que hoy no ejerce de político, por lo que Sidati puede pensar en soñar con una vida mejor. De momento, espera paciente en Puente la Reina una respuesta médica que tarda en llegar por falta de papeles e información.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cicatrices

Hay reportajes en los que uno trabaja con un nudo en la garganta. El miércoles pasado acompañé a María Vallejo, periodista de Diario de Navarra y superviviente de un cáncer de mama, a una pasarela de lencería organizada por Saray. Un evento en el que las modelos fueron siete mujeres que sufren la enfermedad. Algunas tienen pecho y otras no. Nos colamos en su intimidad. En sus lágrimas y sonrisas. Este fue el resultado de aquella tarde. Gracias María.




La otra cara de las Maldivas

El paraíso también tiene dos caras. En Malé, por ejemplo - la capital de las islas Maldivas-, esta segunda cara se deja ver al atardecer, cuando el turquesa se viste de plástico. Una realidad poco conocida.
Empujados por el último suspiro del día, un pelotón de ciclistas se echa a la calle cargados de bolsas rojas de basura. Son los basureros del paraíso. Unos hombres enjutos que pedalean sin tregua, siempre erguidos y con la mirada fija en cada recoveco de hormigón. La ciudad es pequeña. No supera los seis kilómetros cuadrados, pero alberga más de cien mil habitantes y produce toneladas de residuos cada día. Con las bolsas rojas de los desperdicios colgadas del manillar, o de cualquier otro saliente de la bicicleta, los hombres enjutos serpentean por la urbe. Una vez obtenida suficiente basura, se dirigen al puerto, al final del malecón. Buscan la dársena correspondiente, normalmente un punto recóndito y ajeno a cualquier mirada curiosa y extranjera, y depositan su carga.En el puerto …

La cara oculta del Castillo de Olite

La cueva de los leones. Así llamaban los niños de Olite a la bodega del Palacio Real, hace 50 años, cuando se colaban en ella, a jugar, porque conocían al cuidador. Cuando el historiador olitense, Javier Corcín Ortigosa, se refiere a esta bodega, le abraza una sensación agridulce. Dulce, porque la primera imagen que le atrapa es la suya, de niño, jugando "a las aventuras", en busca de unos leones imaginarios que un día muy lejano rugieron dentro del mismo castillo en el que vivió Carlos III y su corte. Por otro lado, le aborda una sentimiento amargo; ya que aquella cueva aún permanece cerrada al público, mientras lucha contra el olvido. "Es una pena", lamenta Corcín. "Recuperarla supondría el enriquecimiento de la visita a este castillo", manifiesta. "La bodega se conserva, pero el exterior está tan deteriorado...", apostilla.
Lo primero que un visitante puede leer al entrar a esta fortaleza, símbolo de lujo y esplendor, mencionada por primera…