Ir al contenido principal

Sólo mientras tanto

En este hermoso planeta experimental todavía se permite que una escudilla de comida se colme con algodón y neutrinos, mientras el estomago de un niño permanece vacío: el 15% de la población mundial se acuesta con hambre. Según la FAO, todavía 925 millones de personas sufren hambre crónica en el mundo y 1.500 millones de personas padecen sobrepeso. "Si el libre juego de las fuerzas del mercado redundó en que el 15% de la humanidad padezca hambre mientras un 20% tiene sobrepeso, algo va mal. La economía existe para la gente, no al revés", apuntan.
Está claro, la muerte por desnutrición viaja más rápida que la velocidad de la luz. Tres millones de niños menores de cinco años mueren cada año y 178 millones sufren retrasos en el crecimiento.Mientras tanto, algunos científicos siguen empeñados en descubrir  neutrinos, alcanzar algún "lugar" del pasado, viajar más rápido que la luz. 
Mientras tanto, dejan morir el presente.

Sólo mientras tanto, poema de Mario Benedetti

Vuelves, día de siempre,
rompiendo el aire justamente donde
el aire había crecido como muros.

Pero nos iluminas brutalmente
y en la sencilla náusea de tu claridad
sabemos cuándo se nos caerán los ojos,
el corazón, la piel de los recuerdos.

Claro, mientras tanto
hay oraciones, hay pétalos, hay ríos,
hay la ternura como un viento húmedo.
Sólo mientras tanto.

Comentarios

  1. Cuánta razón. No puede haber un futuro, o al menos un futuro mejor, si se obvia y se destruye el presente.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cicatrices

Hay reportajes en los que uno trabaja con un nudo en la garganta. El miércoles pasado acompañé a María Vallejo, periodista de Diario de Navarra y superviviente de un cáncer de mama, a una pasarela de lencería organizada por Saray. Un evento en el que las modelos fueron siete mujeres que sufren la enfermedad. Algunas tienen pecho y otras no. Nos colamos en su intimidad. En sus lágrimas y sonrisas. Este fue el resultado de aquella tarde. Gracias María.




El ritual de Sergio Colás

Cuando fuimos contrabandistas

La madrugada de su muerte, no le acompañaba su hermano. Le dispararon tres veces. A bocajarro. Por la espalda. Ocurrió justo antes del amanecer.


Nicolás Ibarra murió el 27 de marzo de 1959 en un bosque de hayas que conocía muy bien. A diez kilómetros del caserío que le vio nacer en Mezkiritz (Valle de Erro) y donde vivía con sus padres y hermanos. Un cabo de la Guardia Civil destinado en Viscarret le esperó emboscado. Nicolás tenía 28 años cuando murió. Esa noche cubría a pie la ruta Sorogain- Espinal- Lusarreta con un paquete de puntillas de ganchillo a la espalda. La causa de su muerte, recuerda la familia, la “única” que se ha dado en el valle, tuvo como origen la disputa entre los guardias de los puestos de Viscarret y Espinal por hacerse con el control del dinero de los sobornos. Unos y otros querían ganar su parte del negocio. Su situación también era de precariedad. Al principio, los traficantes trabajaban con los de Viscarret, pero cambiaron de ruta y dejaron de pagarles, para…