Ir al contenido principal

Israel y Palestina, condenados a vivir


                                             Mar de Gaza y Muro de las Lamentaciones.
Gaza y Jerusalén, 1997. La Gaza más desconocida tiene rostro de niña y de pescador. 


En mayo y junio de 1948, se inicia la operación “limpieza étnica” más cruel conocida en tiempos modernos. Este hecho, mas conocido como Al Nakba (en árabe significa catástrofe), comienza cuando el 78 % de la población palestina en los territorios donde Israel implantó su estado en 1948, fueron violentamente expulsados de sus hogares. Hoy, según cifras de la ONU, hay más de 5 millones de refugiados.



           Palestinos en Jerusalén.
                                                                         Barrio ultra-ortodoxo de Mea Shearim.

                                          Un palestino-israelí, víctima de un atentado suicida.

                                                          Mar Muerto, al atardecer.
                                      

                                                         Niños en Jerusalén y Gaza.








 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cicatrices

Hay reportajes en los que uno trabaja con un nudo en la garganta. El miércoles pasado acompañé a María Vallejo, periodista de Diario de Navarra y superviviente de un cáncer de mama, a una pasarela de lencería organizada por Saray. Un evento en el que las modelos fueron siete mujeres que sufren la enfermedad. Algunas tienen pecho y otras no. Nos colamos en su intimidad. En sus lágrimas y sonrisas. Este fue el resultado de aquella tarde. Gracias María.




La otra cara de las Maldivas

El paraíso también tiene dos caras. En Malé, por ejemplo - la capital de las islas Maldivas-, esta segunda cara se deja ver al atardecer, cuando el turquesa se viste de plástico. Una realidad poco conocida.
Empujados por el último suspiro del día, un pelotón de ciclistas se echa a la calle cargados de bolsas rojas de basura. Son los basureros del paraíso. Unos hombres enjutos que pedalean sin tregua, siempre erguidos y con la mirada fija en cada recoveco de hormigón. La ciudad es pequeña. No supera los seis kilómetros cuadrados, pero alberga más de cien mil habitantes y produce toneladas de residuos cada día. Con las bolsas rojas de los desperdicios colgadas del manillar, o de cualquier otro saliente de la bicicleta, los hombres enjutos serpentean por la urbe. Una vez obtenida suficiente basura, se dirigen al puerto, al final del malecón. Buscan la dársena correspondiente, normalmente un punto recóndito y ajeno a cualquier mirada curiosa y extranjera, y depositan su carga.En el puerto …

Fernando Múgica, el último de Saigón