Ir al contenido principal

"Pijuti"



 "¿Cuál es el secreto para correr 100 metros con 89 años? No lo sé. Quizá no tener vicios y comer muchos espárragos y purés", expresa serio Joaquín Catalán Mateo, el más veterano de los cinco únicos corredores que participaron ayer en el Cross de los Carrozas de las fiestas de Navarrería. "Cada vez somos menos", añade en la puerta de la peña El Bullicio, colocándose bien el dorsal sobre la camisa. "Es el número 1", dice orgulloso. Joaquín va a disputar la prueba con ropa de calle: camisa, pantalón de pinzas y sandalias azules. A su lado, Eusebio Ilundáin Ilundáin, de 82 años, con atuendo deportivo, muestra su preocupación porque Juan Herce Gómez,"Pijuti", todavía no ha aparecido. "Creo que está muy pocho", lamenta. "Tampoco se le ve a Maite Chocarro". No tardan en presentarse. Sus rostros cambian al verles. Son como una familia."Pijuti" se descubre renqueante, ayudado por un bastón. Maite emerge eufórica, con una sonrisa de oreja a oreja que contagia al resto. El último en dejarse ver es José María Mercero, de 72 años, el vencedor del año pasado.
Han pasado 31 años desde que "Pijuti", de 86 años, y su cuadrilla organizaran en 1980 la primera edición de este cross. "De los 14 que corrimos aquel día han muerto todos menos yo", evoca, "sólo espero que el día que yo no esté no desaparezca esta carrera. Me encuentro un poco débil, pero claro que voy a salir".
A la una en punto, los cinco se colocan en la línea de salida y esperan. Entre los cinco casi suman 400 años. Unos auténticos "carrozas". El cohete avisa y José Mª Mercero y Maite Chocarro salen disparados. Cientos de personas les animan a lo largo de lo cien metros del recorrido. La calle Carmen es un hervidero. 100 metros de vítores que se pronuncian al ver llegar a Pijuti. Un voluntario se lanza a medio camino y le coge del brazo. Mercero ha sido el primero en cruzar la meta, en 16 segundos, dos menos que en 2010. "Pijuti" levanta el bastón. Sabe que también ha vencido. Simón Yoldi, de 75 años, lamenta no haber podido correr con él. "Lo he hecho 11 años y hoy mi dorsal es la tristeza", manifiesta con la mano en el corazón.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cicatrices

Hay reportajes en los que uno trabaja con un nudo en la garganta. El miércoles pasado acompañé a María Vallejo, periodista de Diario de Navarra y superviviente de un cáncer de mama, a una pasarela de lencería organizada por Saray. Un evento en el que las modelos fueron siete mujeres que sufren la enfermedad. Algunas tienen pecho y otras no. Nos colamos en su intimidad. En sus lágrimas y sonrisas. Este fue el resultado de aquella tarde. Gracias María.




Diario de un Mago de Oriente

(Manuscrito del Rey Melchor) 

“Quedan pocas horas para llegar. Descansamos esta noche en un castillo abandonado de Navarra en el que nos refugiamos antes de llegar a vuestras casas. Hemos cenado una sopa de ajo que hace Gaspar y unas chuletillas de cordero asadas en sarmiento, de las que me he encargado yo. Baltasar ha preparado un postre de flan con miel. Luego hemos tomado un té de hierba buena. Las dromedarias, alojadas entre los muros, toman hojas, ramas, hierbas y agua.

Hemos cenado juntos, a pocas horas de volver a veros y de que nuestros ayudantes de allí nos vistan con los trajes que nos guardan año tras año. Hemos recordado el largo viaje y momentos como en el que Baltasar casi se cae de la dromedaria por hacer cosas raras, como siempre, y se ha enfadado porque nos hemos reído de él. Pero, sobre todo, cenando nos hemos mirado con la emoción de que mañana estaremos con vosotros, con todos, en las calles, en las casas, en vuestros sueños… y mantendremos el secreto que cada noche …

La otra cara de las Maldivas

El paraíso también tiene dos caras. En Malé, por ejemplo - la capital de las islas Maldivas-, esta segunda cara se deja ver al atardecer, cuando el turquesa se viste de plástico. Una realidad poco conocida.
Empujados por el último suspiro del día, un pelotón de ciclistas se echa a la calle cargados de bolsas rojas de basura. Son los basureros del paraíso. Unos hombres enjutos que pedalean sin tregua, siempre erguidos y con la mirada fija en cada recoveco de hormigón. La ciudad es pequeña. No supera los seis kilómetros cuadrados, pero alberga más de cien mil habitantes y produce toneladas de residuos cada día. Con las bolsas rojas de los desperdicios colgadas del manillar, o de cualquier otro saliente de la bicicleta, los hombres enjutos serpentean por la urbe. Una vez obtenida suficiente basura, se dirigen al puerto, al final del malecón. Buscan la dársena correspondiente, normalmente un punto recóndito y ajeno a cualquier mirada curiosa y extranjera, y depositan su carga.En el puerto …