Ir al contenido principal

La sharia según Gadafi... y Europa

Sur de Libia. 2004. Una mujer joven camina por el arcén de una carretera cubierta con el "barracano", una prenda larga que le oculta de pies a cabeza, dejando a la vista sólo un ojo.
El dictador también impuso la sharia o ley islámica, pero encubierta. Mejor dicho, permitida por Occidente. A Gadafi se le permitió violar sistemáticamente los derechos más básicos de la mujer y del hombre a cambio de petróleo. Antes del brutal asesinato del dictador, Libia era un país musulmán, muy conservador en sus formas. El alcohol estaba prohibido y la socialización entre los diferentes sexos muy limitada.

La Sharia o ley Islámica depende de su interpretación. Hay dos maneras de incluir la sharia en un régimen: que sea la ley absoluta y en la que se basa todo, como en Irán o Arabia Saudí; o que sea una fuente de inspiración como en Turquía.

Comentarios

  1. Y sin embargo, Iván, yo me he sentido muy segura y muy libre en la Libia de Gadafi... Obviamente he sido todo lo discreta que da mi carácter y nunca sentí la presión por ser mujer que he encontrado en Argelia o en Túnez, por ejemplo...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cicatrices

Hay reportajes en los que uno trabaja con un nudo en la garganta. El miércoles pasado acompañé a María Vallejo, periodista de Diario de Navarra y superviviente de un cáncer de mama, a una pasarela de lencería organizada por Saray. Un evento en el que las modelos fueron siete mujeres que sufren la enfermedad. Algunas tienen pecho y otras no. Nos colamos en su intimidad. En sus lágrimas y sonrisas. Este fue el resultado de aquella tarde. Gracias María.




La otra cara de las Maldivas

El paraíso también tiene dos caras. En Malé, por ejemplo - la capital de las islas Maldivas-, esta segunda cara se deja ver al atardecer, cuando el turquesa se viste de plástico. Una realidad poco conocida.
Empujados por el último suspiro del día, un pelotón de ciclistas se echa a la calle cargados de bolsas rojas de basura. Son los basureros del paraíso. Unos hombres enjutos que pedalean sin tregua, siempre erguidos y con la mirada fija en cada recoveco de hormigón. La ciudad es pequeña. No supera los seis kilómetros cuadrados, pero alberga más de cien mil habitantes y produce toneladas de residuos cada día. Con las bolsas rojas de los desperdicios colgadas del manillar, o de cualquier otro saliente de la bicicleta, los hombres enjutos serpentean por la urbe. Una vez obtenida suficiente basura, se dirigen al puerto, al final del malecón. Buscan la dársena correspondiente, normalmente un punto recóndito y ajeno a cualquier mirada curiosa y extranjera, y depositan su carga.En el puerto …

Fernando Múgica, el último de Saigón