Ir al contenido principal

Mingo

Los antiguos mayas asociaban la frente plana y los ojos achinados y bizcos con la belleza. Por eso, para lograr estos resultados, ataban con fuerza unas tablas a la cabeza de los niños y les colgaban bolas de cera delante de los ojos. Pues bien, los ojos de Mingo ni son estrábicos ni achinados, sino redondos y oscuros como el betún.
 Mingo tiene cinco años y trabaja como limpiabotas en el mercado de Chichicastenango en Guatemala. Es jueves, 12 de agosto de 2011. El mercado de 'Chichi', así se conoce a esta hermosa villa de 60.000 habitantes enclavada en las Tierras Altas de este pequeño y superpoblado país centroamericano, se despereza al amanecer y estira su amplio telar de contradicciones. Es día grande de mercado. El más espectacular de Guatemala por su colorido.
En realidad, Guatemala entera es una paleta de colores. Un arcoiris. Un telar donde el rojo procede de la sangre, el verde de la selva y el azul índigo de los pueblos que rodean a los lagos. Un tejido rojo teñido por la sangre de una guerra civil que duró 30 años y dejó miles de mujeres y niños muertos. Un rojo que todavía mancha las vidas de miles de mujeres mayas. Los militares y los políticos implicados en aquellas matanzas se reparten hoy los puestos del gobierno y se sientan frente a las mujeres que un día violaron. Unos políticos que hoy siguen permitiendo los mismos crímenes contra la mujer: 685 asesinadas en 2010.
 Pues bien, Mingo también perdió a su madre. La mataron. Lo hicieron hace dos años, en las mismas callejuelas adoquinadas que ahora recorre con su caja de madera color betún, como el de sus ojos, los jueves y los domingos, los dos únicos días de mercado.
Por eso Mingo trabaja en la calle. No estudia. Por eso aquel 12 de agosto colocó la caja de madera color betún a los pies del turista americano que requirió sus servicios, y los cepilló con firmeza y esmero. Por eso, al terminar de limpiarle los zapatos, levantó azarado la mirada, buscó la  de aquel extraño de unos sesenta años, y le pidió unas monedas.
 Aquel turista, de más de sesenta años, extrajo un billete de cinco quetzales (50 céntimos) del bolsillo y se lo entregó esquivando el betún de sus ojos.

 

                                                   Los ojos de Mingo, del color del betún


Comentarios

Entradas populares de este blog

5ª planta de la zona covid del Complejo Hospitalario de Navarra

Quinta planta de la zona covid del Complejo Hospitalario de Navarra. El neumólogo accede a la habitación 530. En su interior, Jorge, de 50 años, tumbado en la cama de medio lado y conectado a una máquina de oxígeno. - Buenos días, ¿cómo estás? Los compañeros de la UCI te están viendo muy de cerca. Tu respuesta es buena. -Por favor, evitad llevarme a la UCI lo máximo posible. -Es cuestión de tiempo. Nosotros no curamos tanto. Lo que hacemos es ganar tiempo para que tu organismo reacciones (…). -¿Qué tal comes? -Comer, como bien, pero sigo triste por lo de mi padre. Está ingresado por neumonía bilateral por covid. Está estable. Pero es una persona de 87 años… Es el miedo que tengo. Sé que es un hombre fuerte y va a pelear como un jabato. Dos días después, fallecía el padre de Jorge por covid.   

Año 2020, latido a latido

El año 2020 comenzó con una entrevista de los niños de 3º de Infantil del colegio Luis Gil de Sangüesa a los Magos de Oriente. "¿Tenéis madre?", les preguntaron Andrea y Javier  a Melchor, Gaspar y Baltasar. A partir de ese momento, la vida se derramó por la grieta de lo inesperado, provocando un torrente de acontecimientos difíciles de olvidar, escribiendo con mayúsculas un mensaje claro, contundente: "EMPATÍA, NADIE ES INMORTAL".   Por eso, tal y como hizo Erika Balsom en el Festival Punto de Vista, tomemos este 2021 la caracola de los recuerdos y escuchemos.   (Fotos publicadas en Diario de Navarra) ----------------------------------------------------- Enero  La primera carta a los Magos Mañana de Reyes en Orkoien  "Si no es sí, es no" Febrero 2020   #BlackLivesMatter                      N- 121A                  Carretera asesina  To ros  Casta Navarra Febrero   9 años de guerra en Siria  Liberación de Alepo. Foto inferior,  Hama Provincia de Idlib    

"Por favor, no nos olvidéis"

La gran tragedia de este siglo se localiza a poco más de tres horas y 45 minutos de avión, en vuelo directo desde Barcelona. “La gran tragedia”. Así es como calificó el alto comisionado de Naciones Unidas a la guerra de Siria, dos años y medio después de comenzar en marzo de 2011. “Si no se detienen los combates, este país desaparecerá tal y como lo conocemos”, advirtió Antonio Guterres. “Siria se ha convertido en una catástrofe humanitaria y desplazamiento sin igual en la historia reciente”. Cuando el representante de la ONU pronunció estas palabras, el 10% de los habitantes de Siria se habían visto obligados a abandonar sus hogares. Hoy esta tragedia va mucho más allá. El país se desangra. Con más del 50% de su población desplazada y más de 500.000 muertos, camina hacia el borde del abismo de una hambruna que podría llevar a la muerte a millones de niños. La muerte invisible. El 15 de junio se cumplieron 9 años y 3 meses del inicio de un conflicto al que se suman un duro embargo econ