Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero, 2012

Los últimos hijos de Fidel

Han pasado dieciséis años desde que los militares cubanos me invitaran a abandonar la isla. Mi única intención era comprobar si en Cuba se estaba experimentando con una vacuna contra el VIH, y en qué momento de la investigación se encontraba.

Aunque parezca mentira, este archipiélago del mar de las Antillas se hallaba "a un paso" de la dosis final. Al menos así me lo reveló un año antes de este viaje  un médico cubano afincado África. Charlábamos frente a una majestuosa puesta de sol, en la misma orilla del río Níger.  "La vacuna funciona. Yo la he probado y funciona", masculló de repente. "Los médicos que queremos salir del país y viajar a África nos la inoculamos. Estamos obligados. Nos utilizan como cobayas. Es la condición". Y respecto a la vacuna, me lo dejó claro: "No se comercializará. El poder de las farmacéuticas norteamericanas será implacable. No lo permitirán".

Año 2000. El doctor Carlos Duarte, premio de la academia de las ciencias de…

Kel Tamasheq

                                              Camel `s strength and tuareg`s patience...


Compartiendo el mismo cartón

¿ESPERANZA? ¿Qué es la esperanza?", pregunta Hassan (así es como dice que se llama) somnoliento y parapetado entre los cuatro cartones que le "protegen" del frío y la humedad. Hassan duerme desde hace un mes bajo uno de los pasos de acceso al casco viejo de Pamplona, a escasos metros del Portal de Zumalacarregui.
Es martes, 3 de enero. Son las nueve de la mañana. Una intensa niebla envuelve la ciudad. Ha llovido toda la noche. El termómetro marca cuatro grados. Un grado por encima de la temperatura que activa el protocolo contra el frío para atender a personas que viven en la calle. Varias goteras calan la escasa ropa (un pantalón y dos sudaderas) que cuelga de los cartones. Dos sillas de mimbre rotas conforman el único mobiliario. Un petirrojo revolotea de silla en silla. Hassan se despereza al escuchar ruido. Entumecido, asoma la cabeza asustado. La manta que le protege no es una manta sino una funda de colchón arruinada por la suciedad y la humedad. Su rostro queda…