Ir al contenido principal

15M: "La revolución enamora"

-     Tal vez seamos derrotados, pero nuestra causa es invencible
-    ¿Qué  te dice tu conciencia?... hazle caso
-    Por fin en Sol sale el sol


-    Estamos en paro, pero no parados
-    No venimos a dormir, venimos porque acabamos de despertarnos
-    La R-evolución también es magia y poesía


-    No nos tires cacahuetes, siéntate con nosotros a hablar
-    Hay que endurecerse sin perder jamás la ternura
-    Que nos gobiernen las putas, sus hijos ya han fracasado
-    La putas  insistimos: Estos políticos no son nuestros hijos
-    Nos habéis quitado demasiado; ahora lo queremos todo
-    Las barricadas cierran las calles, pero abren el camino
-    Es mejor arriesgar y perder que perderé por no haber arriesgado
-    ¡ Va por ti, abuelo ¡


-    En el nombre del padre, en el nombre del hijo… y en el nombre de nuestros nietos, hay que estar aquí!
-    Yo reflexiono, tú reflexionas, … ellos no reflexionan
-    Sin curro, sin casa, sin futuro… SIN MIEDO
-    Cuando se apagan los gilipollas… sale el Sol
-    Mamá, esto es lo que me has enseñado. Gracias  //  lo sabía hijo, pero me gusta oírtelo decir
-    Nuestros  sueños no caben en vuestras urnas
-    Apaga la TV, enciende tu mente
-    Sueño… luego emigro
 -    Ayer estaba indignado, hoy estoy ilusionado
-    Quien dijo IMPOSIBLE, es que no lo intentó
-    Políticos: a los bancos salváis y a los pobres robáis
-    Si no salimos en los periódicos, saldremos en los libros de historia
-    No hay pan para tanto chorizo
-    Ahora si se ven los brotes verdes
-    Podemos atacar al capitalismo por la vía del consumo
-    Estamos hartos de chorizo…, pero nos falta el pan
-    El poder nos teme porque la revolución enamora

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cicatrices

Hay reportajes en los que uno trabaja con un nudo en la garganta. El miércoles pasado acompañé a María Vallejo, periodista de Diario de Navarra y superviviente de un cáncer de mama, a una pasarela de lencería organizada por Saray. Un evento en el que las modelos fueron siete mujeres que sufren la enfermedad. Algunas tienen pecho y otras no. Nos colamos en su intimidad. En sus lágrimas y sonrisas. Este fue el resultado de aquella tarde. Gracias María.




Diario de un Mago de Oriente

(Manuscrito del Rey Melchor) 

“Quedan pocas horas para llegar. Descansamos esta noche en un castillo abandonado de Navarra en el que nos refugiamos antes de llegar a vuestras casas. Hemos cenado una sopa de ajo que hace Gaspar y unas chuletillas de cordero asadas en sarmiento, de las que me he encargado yo. Baltasar ha preparado un postre de flan con miel. Luego hemos tomado un té de hierba buena. Las dromedarias, alojadas entre los muros, toman hojas, ramas, hierbas y agua.

Hemos cenado juntos, a pocas horas de volver a veros y de que nuestros ayudantes de allí nos vistan con los trajes que nos guardan año tras año. Hemos recordado el largo viaje y momentos como en el que Baltasar casi se cae de la dromedaria por hacer cosas raras, como siempre, y se ha enfadado porque nos hemos reído de él. Pero, sobre todo, cenando nos hemos mirado con la emoción de que mañana estaremos con vosotros, con todos, en las calles, en las casas, en vuestros sueños… y mantendremos el secreto que cada noche …

La otra cara de las Maldivas

El paraíso también tiene dos caras. En Malé, por ejemplo - la capital de las islas Maldivas-, esta segunda cara se deja ver al atardecer, cuando el turquesa se viste de plástico. Una realidad poco conocida.
Empujados por el último suspiro del día, un pelotón de ciclistas se echa a la calle cargados de bolsas rojas de basura. Son los basureros del paraíso. Unos hombres enjutos que pedalean sin tregua, siempre erguidos y con la mirada fija en cada recoveco de hormigón. La ciudad es pequeña. No supera los seis kilómetros cuadrados, pero alberga más de cien mil habitantes y produce toneladas de residuos cada día. Con las bolsas rojas de los desperdicios colgadas del manillar, o de cualquier otro saliente de la bicicleta, los hombres enjutos serpentean por la urbe. Una vez obtenida suficiente basura, se dirigen al puerto, al final del malecón. Buscan la dársena correspondiente, normalmente un punto recóndito y ajeno a cualquier mirada curiosa y extranjera, y depositan su carga.En el puerto …