Ir al contenido principal

"Vivir" bajo un árbol...

...y los políticos siguen sin querer mirar.
 Con la mirada en el suelo y la mochila en la espalda, como todas las tardes a la misma hora, el pequeño Aiman, de 10 años, atraviesa caminando el parque de la Biurdana de Pamplona de regreso a casa, cuando, de repente, algo le llama poderosamente la atención. Unos cartones sobresalen del interior de un árbol. Decidido, Aiman se ajusta bien la mochila, aparta las primeras ramas, y se mete dentro. Unos segundos después, sale gritando de un salto: "¡Ahí vive alguien!¡He oído algo. Hay alguien!", exclama nervioso. "¡Esta lleno de cartones y ropa!". Al pequeño no le falta razón. El interior es un "contenedor" lleno de cartones dispuestos en forma de cama. Huele a orines. Dentro no hay nadie. El sonido que probablemente le ha asustado procede de algún pájaro.
Más calmado, Aiman cuenta que es la primera vez que ve algo así. Que en su país, Marruecos, nunca había visto una "casa" dentro de un árbol. " Y me da mucha pena", esboza serio. "Seguro que no tiene dinero ni casa, por eso vive ahí", dice intentando encontrar respuestas. Varias personas que pasean con sus perros por los jardines indican que estos días han visto a una persona mayor durmiendo, pero nadie sabe quién es, y, mucho menos, conocen el motivo por el que duerme ahí. Sencillamente, no se han acercado a preguntar.Aiman prosigue su marcha. Tras de sí deja una imagen imborrable. Una fotografía que se presenta de manera más habitual en los "bajos" de las calles de Pamplona. De hecho, muy cerca de este parque, en las entrañas de la misma avenida Guipúzcoa, entre Trinitarios y el puente de Santa Engracia, un número indeterminado de personas buscan refugio donde poder sobrevivir. Colchones, mantas, bolsas de comida, latas, vajilla, cazuelas, algún que otro neceser, ropa, zapatos de niño... se acumula en esta "catacumba" de la miseria. En silencio, porque la pobreza no se escucha, encogida por el frío, como lo hacían ayer Mireia y Nerea en uno de los bancos del barrio de la Rochapea, retumban las palabras que el delegado de Cáritas Diocesana, Ángel Iriarte, pronunciaba ayer mismo en rueda de prensa en la apertura de un nuevo comedor social en Burlada: "No es más que un fracaso de esta sociedad y de las políticas sociales que nos están obligando a repartir alimentos, a repartir ropa, a abrir comedores sociales, no es indicativo de un éxito de la sociedad, sino de un fracaso", decía.


La historia de Mireia y de Nerea es la de muchos jóvenes de 30 años que se han quedado sin trabajo y sin ahorros. En su caso, no pudieron afrontar el alquiler de la habitación. Se vieron obligadas a dejarla hace 16 días. Mireia, que trabajó por última vez en febrero del año pasado en un bar y cuidando niños, se muestra optimista. "Es una situación rara", comparten, "nunca imaginamos que nos encontraríamos durmiendo en la calle. Y eso que ahora se lleva más o menos bien. Es casi verano y la temperatura es agradable", expresan somnolientas. Sus cuerpos están agarrotados por la postura. Han dormido poco. No han conciliado el sueño hasta las cinco de la mañana. "El día que podamos alquilar una casa o una habitación no nos lo vamos a creer. Ese día no vamos a salir de ella", manifiestan ilusionadas.

 








 La tasa de paro de los menores de 34 años se ha triplicado desde que comenzó la crisis, al pasar desde el 10,8% del tercer trimestre de 2007 al 33% en el primer trimestre de este año. Esto significa que, actualmente, uno de cada tres jóvenes de menos de 34 años que quiere y puede trabajar está en el paro.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Fratelli, un oasis en el infierno de la guerra

"Por favor, explique a los niños de su ciudad que somos niños como ellos. Solo queremos volver a nuestro país y vivir con nuestra familia, como una familia normal, tal y como éramos antes de la guerra. Queremos vivir como seres humanos”. Ghofran Majed Al-Sahou tiene 16 años y procede de una ciudad del noroeste de Siria llamada Idlib. Había cumplido 8 años cuando escapó de la guerra. “Mis padres se temían lo peor y por eso hicieron las maletas”, recuerda. “Antes del conflicto vivíamos con nuestros abuelos. Ellos se quedaron...”.
La guerra de Siria se encamina hacia su octavo año y durante este tiempo, según los datos publicados en abril por el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), al menos 2,8 millones de menores no han sido escolarizados. La organización avisaba en un comunicado que va a ser “extremadamente difícil que se pongan al día cuando puedan regresar a las aulas”. En Líbano el 30% de la población es refugiada siria. Más de 500.000 niños y niñas en edad escol…

El primer encierro de toros de Helena

A sus 4 años, Helena está a punto de vivir su primera experiencia en un encierro de toros. Ha dormido vestida de blanco y rojo. Son las cinco y media de la mañana. Madre e hija se dirigen a un balcón de la calle Estafeta. A veces en brazos y otras caminando, siempre pendiente de cada detalle. Al salir del parking la niña lanza una batería de interrogantes: ¿Los toritos salen de noche?, ¿por qué hay tanta basura?, ¿por qué duermen en el suelo?... En el cielo se distinguen relámpagos amenazantes. Los servicios de limpieza trabajan a destajo escoltados por la policía. Helena lo observa todo. El cielo, la tierra...
Una vez en el balcón de una cuarta planta, se aferra a los barrotes. Le ofrecen unos churros.  No quiere soltarse. Se queda en silencio. Solo mira. "Esta alucinada", sonríe su madre.
Las reses de José Escolar llegan a sus pies. Ella inclina la cabeza. Sus ojos se iluminan como dos focos. Llueve. "Me han dado un poco de miedo los toritos", susurra al final. A s…

Apátridas, los invisibles

En pleno siglo XXI todavía existen seres humanos "invisibles" a los ojos del resto del mundo. Personas sin derecho a una identidad, que viven en el limbo legal. Sin nacionalidad. Son los grandes olvidados de la sociedad. Los apátridas.Decía el físico nacido en Alemania, Albert Einstein, que el nacionalismo es una enfermedad infantil, el sarampión de la humanidad". Einstein fue apátrida cinco años de su vida tras renunciar a la ciudadanía alemana.

Images copyright Iván Benítez 



El legendario violonchelista, director de orquesta y activista político, Mstilav Rostropovich, también sintió en 1978 el desprecio y la humillación de ser privado de la nacionalidad por "actos sistemáticos contra el prestigio de la URSS". "No tiene usted ni idea de lo humillante que es ser un ciudadano despreciado, nos echaron del país", manifestaba entonces el músico.
El escritor austriaco Stefan Zweig tuvo que huir de los nazis en 1938 por ser judío. Desde la condición de apá…