Ir al contenido principal

Es la tradición



Un sudario negro envuelve la espera. Ella lo sabe. Conoce la tradición. Ella, menor de edad, está arropada por sus hermanas, su madre y su propia abuela, la misma que le segó la posibilidad de sentir. Huele a tiera mojada. Al otro lado del umbral de adobe y ladrillo, en plena selva, le espera su futuro marido. El rojo de la arcilla profanará el vestido. El mismo rojo, otra vez.

La necesidad de seguir la tradición, de reforzar los vínculos entre las comunidades, y de proteger a las niñas del embarazo fuera del matrimonio, son las principales razones para mantener la tradición. Todas las decisiones relativas a la fecha del matrimonio y la selección del esposo o la esposa son tomadas por el padre. Tanto la madre como la abuela ya se encargaron antes de la ablación de clítoris. 

En la mayoría de los casos, lo vienen denunciando las Ongs desde hace años sobre el terreno. Las niñas no son arropadas por sus familias en matrimonios de conveniencia, sino secuestradas y forzadas a casarse. Bajo pago, los propios padres permiten los matrimonios forzados. Muchos de los secuestradores son hombres mayores, viudos, sus esposas han muerto de enfermedades relacionadas con el VIH. Por este motivo, buscan una novia virgen que creen les curará su enfermedad. Acabarán contagiando el VIH. Seguramente, para esta niña de ojos oscuros, como el sudario que la envuelve, ya sea tarde y esté infectada por el VIH...
Y la ONU sigue sin detener este holocausto del siglo XXI contra las mujeres.

Artículo 16 de la Declaración Universal de los Derechos del Hombre (DUDH) de 1948 establece que Los hombres y mujeres mayores de edad tienen el derecho de casarse y fundar una familia. Tienen los mismos derechos en cuanto a la celebración del matrimonio, durante la vida matrimonial y cuando el matrimonio se anula. Se contrae matrimonio solamente con el consentimiento libre y cabal de las partes interesadas.

El Artículo XXI de la Carta Africana sobre los Derechos y el Bienestar del Niño de 1990 establece que se prohíben el matrimonio y los esponsales de niños y niñas y se han de tomar medidas concretas, incluidas las disposiciones legislativas, a fin de establecer que la edad mínima para el matrimonio sea de 18 años.


Comentarios

  1. Bufffff a veces pienso como las madres consienten eso . Sea tradicion o lo que sea .Debo ser uns rebelde pero yo a mi hija no le hago eso ni muerta .La gente esta loca .Cada vez soy mas antisocial .

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cicatrices

Hay reportajes en los que uno trabaja con un nudo en la garganta. El miércoles pasado acompañé a María Vallejo, periodista de Diario de Navarra y superviviente de un cáncer de mama, a una pasarela de lencería organizada por Saray. Un evento en el que las modelos fueron siete mujeres que sufren la enfermedad. Algunas tienen pecho y otras no. Nos colamos en su intimidad. En sus lágrimas y sonrisas. Este fue el resultado de aquella tarde. Gracias María.




La otra cara de las Maldivas

El paraíso también tiene dos caras. En Malé, por ejemplo - la capital de las islas Maldivas-, esta segunda cara se deja ver al atardecer, cuando el turquesa se viste de plástico. Una realidad poco conocida.
Empujados por el último suspiro del día, un pelotón de ciclistas se echa a la calle cargados de bolsas rojas de basura. Son los basureros del paraíso. Unos hombres enjutos que pedalean sin tregua, siempre erguidos y con la mirada fija en cada recoveco de hormigón. La ciudad es pequeña. No supera los seis kilómetros cuadrados, pero alberga más de cien mil habitantes y produce toneladas de residuos cada día. Con las bolsas rojas de los desperdicios colgadas del manillar, o de cualquier otro saliente de la bicicleta, los hombres enjutos serpentean por la urbe. Una vez obtenida suficiente basura, se dirigen al puerto, al final del malecón. Buscan la dársena correspondiente, normalmente un punto recóndito y ajeno a cualquier mirada curiosa y extranjera, y depositan su carga.En el puerto …

La cara oculta del Castillo de Olite

La cueva de los leones. Así llamaban los niños de Olite a la bodega del Palacio Real, hace 50 años, cuando se colaban en ella, a jugar, porque conocían al cuidador. Cuando el historiador olitense, Javier Corcín Ortigosa, se refiere a esta bodega, le abraza una sensación agridulce. Dulce, porque la primera imagen que le atrapa es la suya, de niño, jugando "a las aventuras", en busca de unos leones imaginarios que un día muy lejano rugieron dentro del mismo castillo en el que vivió Carlos III y su corte. Por otro lado, le aborda una sentimiento amargo; ya que aquella cueva aún permanece cerrada al público, mientras lucha contra el olvido. "Es una pena", lamenta Corcín. "Recuperarla supondría el enriquecimiento de la visita a este castillo", manifiesta. "La bodega se conserva, pero el exterior está tan deteriorado...", apostilla.
Lo primero que un visitante puede leer al entrar a esta fortaleza, símbolo de lujo y esplendor, mencionada por primera…