Ir al contenido principal

Síndrome de Down y África


Llegué a pensar que no había personas con síndrome de Down en África. Tras viajar por varios países del continente, encontré a un joven en una aldea de Camerún. En realidad fue él quien me encontró. Se acercó curioso y se aferró con fuerza a mi mano. Y permaneció  en silencio. Sus manos, la mirada...Sin duda existe un lenguaje universal. Un lenguaje básicamente Humano.
El síndrome de Down es un trastorno cromosómico que se manifiesta en uno de cada mil recién nacidos, independientemente del grupo étnico o raza a la que pertenezcan. La incidencia tampoco guarda relación con el nivel socioeconómico ni con el área geográfica de nacimiento, según los epidemiólogos.
Nacer con discapacidad intelectual en África conlleva el rechazo de las familias. Piensan que es un castigo divino y quieren ocultarlo. En la sociedad africana apenas existen ayudas ni programas de sensibilización. Tampoco hay escuelas públicas donde estos niños puedan recibir los cuidados necesarios para una mejor calidad de vida, educación adecuada, y desarrollo e integración en la sociedad.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cicatrices

Hay reportajes en los que uno trabaja con un nudo en la garganta. El miércoles pasado acompañé a María Vallejo, periodista de Diario de Navarra y superviviente de un cáncer de mama, a una pasarela de lencería organizada por Saray. Un evento en el que las modelos fueron siete mujeres que sufren la enfermedad. Algunas tienen pecho y otras no. Nos colamos en su intimidad. En sus lágrimas y sonrisas. Este fue el resultado de aquella tarde. Gracias María.




El ritual de Sergio Colás

Cuando fuimos contrabandistas

La madrugada de su muerte, no le acompañaba su hermano. Le dispararon tres veces. A bocajarro. Por la espalda. Ocurrió justo antes del amanecer.


Nicolás Ibarra murió el 27 de marzo de 1959 en un bosque de hayas que conocía muy bien. A diez kilómetros del caserío que le vio nacer en Mezkiritz (Valle de Erro) y donde vivía con sus padres y hermanos. Un cabo de la Guardia Civil destinado en Viscarret le esperó emboscado. Nicolás tenía 28 años cuando murió. Esa noche cubría a pie la ruta Sorogain- Espinal- Lusarreta con un paquete de puntillas de ganchillo a la espalda. La causa de su muerte, recuerda la familia, la “única” que se ha dado en el valle, tuvo como origen la disputa entre los guardias de los puestos de Viscarret y Espinal por hacerse con el control del dinero de los sobornos. Unos y otros querían ganar su parte del negocio. Su situación también era de precariedad. Al principio, los traficantes trabajaban con los de Viscarret, pero cambiaron de ruta y dejaron de pagarles, para…