Ir al contenido principal

El segundo viaje en patera de Jacob

Las noches sin luna son las más oscuras, pero también las más hermosas. Las más terroríficas. También las más esperanzadoras.

Sucedió hace 11 años. Jacob Asiic, de 34 años, se despidió de sus padres y cinco hermanos y partió de Nigeria hacia Marruecos. A pie, en coche... El periplo duró varios meses, hasta alcanzar la ciudad costera de Tánger. Fue en un bar cercano al puerto pesquero donde contactó con las mafias -en realidad, son las mafias quienes les buscan-, pagó los mil euros necesarios para asegurarse una plaza en la patera. Y le escondieron. Durante seis meses vivió hacinado en una pequeña habitación con otras 20 personas por la que pagaba 350 dirham al mes (unos 32 euros). Apenas pudo salir por miedo a la policía.

El anuncio de la salida llegó una noche sin luna. En verano. Las mafias le condujeron en taxi hasta el punto de encuentro: un pinar en pleno acantilado, un roquedo por el que bajaron sin linternas para no ser sorprendidos por los militares. Su único calzado eran unas chancletas. Sintió miedo al sentir el frío de Atlántico entre sus dedos. Le tocó sentarse en la parte delantera de la cubierta de madera. Tuvo suerte. Las mafias olvidaron anudarles. Normalmente les atan con una soga para que no puedan desestabilizar la embarcación.

La madrugada ocultaba la inmensidad del océano. Jacob sólo podía apreciar su rumor al chocar contra el casco. Sin luna, la noche es más noche que nunca, el escenario ideal para actuar sin ser descubiertos.
No tardaron en zarpar. La tripulación la formaban el patrón, un acompañante y 40 subsaharianos, todos hombres. La patera enfiló hacia la oscuridad. La respiración, entrecortada. Rostros desencajados por el frío y el olor a gasóleo. Aunque Jacob no sabía nadar, no sintió miedo. "Rezaba. Pensaba cómo sería un mundo mejor", expresa en inglés. Al amanecer, una patrullera de la Guardia Civil les localizó. Estaban a punto de hundirse frente a Tarifa. Habían sobrevivido. Al pisar tierra firme, dio gracias a Dios. Había transcurrido un año desde que dejó Nigeria.

 En España, ingresó 35 días en un centro de internamiento. Al quedar libre, recibió asesoramiento de Cáritas y viajó a Valencia, a casa de un amigo. Allí conoció a quien hoy es su mujer, consiguió trabajo en la construcción y nacieron sus dos hijos. La suerte estaba de su lado. Sin embargo, las crisis desmoronó todo. Hace cinco meses vino a Pamplona con su familia, emprendiendo así un segundo viaje en "patera". Quizá le suene su cara. Se le puede ver de rodillas pidiendo limosna en Carlos III, frente al Palacio de Navarra. Su aspecto, envuelto en una sudadera roja, recuerda la viva imagen de los inmigrantes al abrigo de las mantas de la Cruz Roja paralizados por el frío tras cruzar en patera el Estrecho. "Nunca pensé que tendría que arrodillarme y pedir para comer", susurra. "En mi país trabajaba de administrativo... no ganaba suficiente para alimentar a mi familia", explica, fijándose de repente en las banderas que flamean en la fachada del Palacio de Navarra. "¿Quién vive ahí? Es una casa muy grande". Se hace un silencio. "No, no me rindo", prosigue, "es como en la patera: morir o no morir. Sólo piensas en que el futuro va a ser mejor".

Comentarios

Entradas populares de este blog

5ª planta de la zona covid del Complejo Hospitalario de Navarra

Quinta planta de la zona covid del Complejo Hospitalario de Navarra. El neumólogo accede a la habitación 530. En su interior, Jorge, de 50 años, tumbado en la cama de medio lado y conectado a una máquina de oxígeno. - Buenos días, ¿cómo estás? Los compañeros de la UCI te están viendo muy de cerca. Tu respuesta es buena. -Por favor, evitad llevarme a la UCI lo máximo posible. -Es cuestión de tiempo. Nosotros no curamos tanto. Lo que hacemos es ganar tiempo para que tu organismo reacciones (…). -¿Qué tal comes? -Comer, como bien, pero sigo triste por lo de mi padre. Está ingresado por neumonía bilateral por covid. Está estable. Pero es una persona de 87 años… Es el miedo que tengo. Sé que es un hombre fuerte y va a pelear como un jabato. Dos días después, fallecía el padre de Jorge por covid.   

Año 2020, latido a latido

El año 2020 comenzó con una entrevista de los niños de 3º de Infantil del colegio Luis Gil de Sangüesa a los Magos de Oriente. "¿Tenéis madre?", les preguntaron Andrea y Javier  a Melchor, Gaspar y Baltasar. A partir de ese momento, la vida se derramó por la grieta de lo inesperado, provocando un torrente de acontecimientos difíciles de olvidar, escribiendo con mayúsculas un mensaje claro, contundente: "EMPATÍA, NADIE ES INMORTAL".   Por eso, tal y como hizo Erika Balsom en el Festival Punto de Vista, tomemos este 2021 la caracola de los recuerdos y escuchemos.   (Fotos publicadas en Diario de Navarra) ----------------------------------------------------- Enero  La primera carta a los Magos Mañana de Reyes en Orkoien  "Si no es sí, es no" Febrero 2020   #BlackLivesMatter                      N- 121A                  Carretera asesina  To ros  Casta Navarra Febrero   9 años de guerra en Siria  Liberación de Alepo. Foto inferior,  Hama Provincia de Idlib    

"Por favor, no nos olvidéis"

La gran tragedia de este siglo se localiza a poco más de tres horas y 45 minutos de avión, en vuelo directo desde Barcelona. “La gran tragedia”. Así es como calificó el alto comisionado de Naciones Unidas a la guerra de Siria, dos años y medio después de comenzar en marzo de 2011. “Si no se detienen los combates, este país desaparecerá tal y como lo conocemos”, advirtió Antonio Guterres. “Siria se ha convertido en una catástrofe humanitaria y desplazamiento sin igual en la historia reciente”. Cuando el representante de la ONU pronunció estas palabras, el 10% de los habitantes de Siria se habían visto obligados a abandonar sus hogares. Hoy esta tragedia va mucho más allá. El país se desangra. Con más del 50% de su población desplazada y más de 500.000 muertos, camina hacia el borde del abismo de una hambruna que podría llevar a la muerte a millones de niños. La muerte invisible. El 15 de junio se cumplieron 9 años y 3 meses del inicio de un conflicto al que se suman un duro embargo econ