Ir al contenido principal

El día que eligió la segunda opción

(Publicado en Diario de Navarra)
¿Por qué no le haces a Carlos la fotografía con el bastón sobre la palma de la mano, en equilibrio, conmigo a su lado", sugiere Stella Carrascosa, su mujer. "Es una imagen con mucha intención. Carlos es un hombre que rompe moldes, que busca el equilibrio. Yo, a su lado, represento la cercanía, pero dejándole ser...". Los dos se cogen de la mano y se adentran por un trigal convencidos de su idea; sin embargo, el fuerte viento de cierzo, que sopla en ese momento -metáfora de la misma vida-, irrumpe y elimina la posibilidad de hacerla. Al final, entre risas, se dejan caer en el colchón amarillo y hablan de su historia.
 La vida de Carlos Gaspar Koch (47 años), presidente del Teléfono de la Esperanza, es como el cierzo meciendo el trigo. El frío y el calor, frente a frente, batiéndose, adaptándose el uno al otro. Una vida colmada de etapas de superación, oportunidades, fracasos, y muchas respuestas.
Gaspar creció en un barrio obrero de la periferia de Madrid. Eran los años 80. Una época dura en la que la droga arrasaba entre los más jóvenes. Por suerte, su padre, un carpintero con visión, les sacó a tiempo del barrio. Al cumplir los 13 años, Gaspar ingresó en régimen de internado en el Instituto Politécnico del Ejército (IPE nº1). Una fase de formación que recuerda con agrado y que continuó en la academia militar. Norma, disciplina, estudio y deporte forjaron una personalidad aún adolescente, marcándole a fuego. Pero, algo fallaba. Perdió el control. No conectaba con el exterior. Esta circunstancia le empujó a una honda depresión. Se derrumbó. "No sabía relacionarme fuera de la academia. Perdí mi entorno. Fue un fracaso afectivo", recuerda. A los 22 años, tras un accidente, se quedó ciego, perdió la mano derecha y algo de audición. Fue una vuelta a empezar. Sin embargo, descubre algo desconocido y agradable: a su familia. "Tuve que retomar mi vida. Volví a casa, a la casa de mi padre. Redescubrí a mi familia. Me aceptaron como fui y como quedé. Dejaron en parte su vida para que yo retomara la mía. Me devolvieron mi dignidad".
A los 26 años conoció en la ONCE de Madrid a Stella, su mujer (psicóloga en la organización), con quien retoma su vida para un proyecto vital "a dos" y a un grupo de técnicos y personas preparadas para ayudarle. Aquí comprendió el valor que posee la persona para otra persona. "El afecto te devuelve quien eres", explica Gaspar. Stella aprobó las oposiciones en Navarra y se mudaron a Pamplona. Se casaron y tuvieron tres hijos. A los 37 años, Gaspar que trabajaba vendiendo cupones en el barrio de la Milagrosa (Pamplona), sufre un accidente doméstico que le provoca sordera total en un oído. Se queda sin movilidad. "Me tengo que replantear la situación. ¿Qué hago yo ahora, me preguntaba. O me quedaba sentado en casa o avanzaba. Y elegí la segunda opción. Durante un tiempo entrené en casa. Las cuotas de enfrentamiento te hacen superar otras", señala. Gaspar se replantea todo. Gracias a un voluntario conoce el Teléfono de la Esperanza (TE). "Necesitaba sentirme útil. Aceptas un reto desconocido. Aprendes potencialidades impensables. Y te atreves a más", sonríe. "Al final, la responsabilidad de ser padre también tira de ti. Por ello -concluye-, soy feliz y doy gracias a la vida".

Comentarios

Entradas populares de este blog

Fratelli, un oasis en el infierno de la guerra

"Por favor, explique a los niños de su ciudad que somos niños como ellos. Solo queremos volver a nuestro país y vivir con nuestra familia, como una familia normal, tal y como éramos antes de la guerra. Queremos vivir como seres humanos”. Ghofran Majed Al-Sahou tiene 16 años y procede de una ciudad del noroeste de Siria llamada Idlib. Había cumplido 8 años cuando escapó de la guerra. “Mis padres se temían lo peor y por eso hicieron las maletas”, recuerda. “Antes del conflicto vivíamos con nuestros abuelos. Ellos se quedaron...”.
La guerra de Siria se encamina hacia su octavo año y durante este tiempo, según los datos publicados en abril por el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), al menos 2,8 millones de menores no han sido escolarizados. La organización avisaba en un comunicado que va a ser “extremadamente difícil que se pongan al día cuando puedan regresar a las aulas”. En Líbano el 30% de la población es refugiada siria. Más de 500.000 niños y niñas en edad escol…

Mujer y Guardia Civil

Han pasado 30 años. 
En pleno 2018, en toda España son 5.526 las agentes en la institución, un 7% del total.  Su día a día se encarna en las historias de Pilar, Magdalena, Aránzazu, Sheila, Nerea o Sandra. "Aún falta trecho para la igualdad. Quedan unidades a las que aún no ha llegado una mujer”.













Texto Carmen Remírez
Fotos Iván Benítez
En treinta años han cambiado muchas cosas para la mujer en la sociedad y en la Guardia Civil. Desde el 1 de septiembre de 1988, el sexo ya no es un impedimento para acceder al Instituto Armado y algunas de esas pioneras que ese otoño estrenaron los precarios vestuarios femeninos en la Academia de Baeza (Jaén) siguen hoy vistiendo con orgullo el uniforme y el tricornio. Para seguir, en ese tiempo se ha normalizado mucho la condición de agente de la Benemérita en una sociedad en la que la lacra del terrorismo etarra es afortunadamente un mal recuerdo y no tienen ningún problema en dar la cara para estas páginas como mujeres, sí, pero como guardias civil…

El primer encierro de toros de Helena

A sus 4 años, Helena está a punto de vivir su primera experiencia en un encierro de toros. Ha dormido vestida de blanco y rojo. Son las cinco y media de la mañana. Madre e hija se dirigen a un balcón de la calle Estafeta. A veces en brazos y otras caminando, siempre pendiente de cada detalle. Al salir del parking la niña lanza una batería de interrogantes: ¿Los toritos salen de noche?, ¿por qué hay tanta basura?, ¿por qué duermen en el suelo?... En el cielo se distinguen relámpagos amenazantes. Los servicios de limpieza trabajan a destajo escoltados por la policía. Helena lo observa todo. El cielo, la tierra...
Una vez en el balcón de una cuarta planta, se aferra a los barrotes. Le ofrecen unos churros.  No quiere soltarse. Se queda en silencio. Solo mira. "Esta alucinada", sonríe su madre.
Las reses de José Escolar llegan a sus pies. Ella inclina la cabeza. Sus ojos se iluminan como dos focos. Llueve. "Me han dado un poco de miedo los toritos", susurra al final. A s…