Ir al contenido principal

Buenos días, princesa

                                                      (Publicado en Diario de Navarra)

"Esta soy yo. La que te acaba de dar el papel. Me llamo Ana y tengo 26 años...". Ana es Ana Bendoiro. El papel, un mensaje de la Fundación Josep Carreras para sensibilizar de la importancia de ser donante de médula ósea. Ana entregó por casualidad este "papel" al periodista en la Plaza del Castillo de Pamplona.
"Buenos días, princesa". El "sms" que cada mañana envía Sara a su amiga Ana, después de un intenso día de tratamiento de quimioterapia, ha llegado una vez más oportuno a su corazón.
Todo comenzó a finales de febrero. Ana acudió a urgencias al detectar un bulto en el cuello. Al principio, lo relacionó con una contractura. Pensó que sólo necesitaría un relajante muscular y que se iría pronto a casa. Pero no fue así. Los médicos habían detectado algo. "Anomalías en la sangre", le dijeron. Debía ingresar en el hospital. "¿Tengo cáncer", preguntó a la hematóloga, comprendiendo de inmediato. En tres segundos, cambió su vida. "No podía respirar. Sólo piensas que te vas a morir. No reaccionas.Tus sueños, tus metas, tus alegrías... se desvanecen". Ana se negó a ingresar. "Quería irme de allí. No hacía más que llorar en aquél box abrazada a mi madre". A las dos de la madrugada, le subieron a la habitación. Permaneció ingresada cinco días. "Los peores de mi vida. Las noches eran muy duras. Piensas cómo vas a reaccionar. Se te cae el mundo encima". Le dejaron pasar el fin de semana en casa, pero el martes siguiente tuvo que volver a por los resultados. Le acompañaron sus padres, su tía y Sara, su mejor amiga. El diagnóstico era claro: linfoma de Hodgkin. Por suerte, la enfermedad no estaba avanzada. Con seis ciclos de quimioterapia y radioterapia sería suficiente. "Miedo", esa es la sensación que se le despierta hoy al evocar ese momento. "Por delante me quedaban seis meses de vómitos, fiebre, mareos y caída de pelo. ¿Cómo podría mantener la sonrisa". La respuesta la obtuvo en el instante en el que se vio en la sala de hematología, bajo las tres bolsitas amarillas de quimioterapia. "Te replanteas la vida. O me quedaba atrás con mi enfermedad o miraba adelante intentando buscar el lado bueno. Aunque la gente no se lo crea esta enfermedad esconde un lado bueno", manifiesta con sorpresa. "Empecé a ser mas fuerte. Más valiente. Descubrí las pequeñas grandes cosas. Te das cuenta de lo que te quiere la gente. Ves a unos padres valientes, los mejores del mundo, a unas primas que ahora son mis hermanas, y a unos amigos increíbles". Asegura que no ha parado. De hecho, ha elaborado una lista de "ilusiones" que quiere cumplir ya: saltar las hogueras de San Juan (objetivo cumplido), salir de "juevincho", viajar a Londres, Barcelona... sacar el siguiente cinturón de kárate. "El cáncer es una etapa más", añade sonriendo. Ana siempre sonríe.Una etapa que el 8 de agosto espera concluir al recibir su última sesión. En septiembre, si todo va bien, quedará completamente limpia. A partir de ese día, confiesa, y cuando los médicos se lo permitan, se hará un tatuaje en recuerdo de su abuela Flora, su segunda madre. "Dibujaré una flor en su honor. Una flor que no existe. Que sólo sea mía... y de mi abuela". Una flor que atesora un mensaje.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cicatrices

Hay reportajes en los que uno trabaja con un nudo en la garganta. El miércoles pasado acompañé a María Vallejo, periodista de Diario de Navarra y superviviente de un cáncer de mama, a una pasarela de lencería organizada por Saray. Un evento en el que las modelos fueron siete mujeres que sufren la enfermedad. Algunas tienen pecho y otras no. Nos colamos en su intimidad. En sus lágrimas y sonrisas. Este fue el resultado de aquella tarde. Gracias María.




La otra cara de las Maldivas

El paraíso también tiene dos caras. En Malé, por ejemplo - la capital de las islas Maldivas-, esta segunda cara se deja ver al atardecer, cuando el turquesa se viste de plástico. Una realidad poco conocida.
Empujados por el último suspiro del día, un pelotón de ciclistas se echa a la calle cargados de bolsas rojas de basura. Son los basureros del paraíso. Unos hombres enjutos que pedalean sin tregua, siempre erguidos y con la mirada fija en cada recoveco de hormigón. La ciudad es pequeña. No supera los seis kilómetros cuadrados, pero alberga más de cien mil habitantes y produce toneladas de residuos cada día. Con las bolsas rojas de los desperdicios colgadas del manillar, o de cualquier otro saliente de la bicicleta, los hombres enjutos serpentean por la urbe. Una vez obtenida suficiente basura, se dirigen al puerto, al final del malecón. Buscan la dársena correspondiente, normalmente un punto recóndito y ajeno a cualquier mirada curiosa y extranjera, y depositan su carga.En el puerto …

La cara oculta del Castillo de Olite

La cueva de los leones. Así llamaban los niños de Olite a la bodega del Palacio Real, hace 50 años, cuando se colaban en ella, a jugar, porque conocían al cuidador. Cuando el historiador olitense, Javier Corcín Ortigosa, se refiere a esta bodega, le abraza una sensación agridulce. Dulce, porque la primera imagen que le atrapa es la suya, de niño, jugando "a las aventuras", en busca de unos leones imaginarios que un día muy lejano rugieron dentro del mismo castillo en el que vivió Carlos III y su corte. Por otro lado, le aborda una sentimiento amargo; ya que aquella cueva aún permanece cerrada al público, mientras lucha contra el olvido. "Es una pena", lamenta Corcín. "Recuperarla supondría el enriquecimiento de la visita a este castillo", manifiesta. "La bodega se conserva, pero el exterior está tan deteriorado...", apostilla.
Lo primero que un visitante puede leer al entrar a esta fortaleza, símbolo de lujo y esplendor, mencionada por primera…