Ir al contenido principal

23 días atrapado en su coche

Hasta que los seguros no se pongan de acuerdo, el alemán  Neuman Wolfgang Herbert, de 69 años, seguirá durmiendo dentro de su coche accidentado, un Citroen Berlingo, en el polígono Iturrondo de Burlada. Hoy cumplirá 23 días.
Su particular calvario comenzó el 12 de septiembre a las once de la mañana. Neuman conducía por la N-135, entre Rocesvalles y Burguete, cuando un coche se le echó encima. Chocaron frontalmente. Aunque a él no le sucedió nada grave, sólo un latigazo en el cuello, dice, el motor quedó completamente roto. "Menos mal que saltaron los airbags", gesticula. Tras hacer un parte amistoso, una grúa se encargó del traslado hasta el taller Beola en el polígono Iturrondo.
Neuman partió de Alemania para disfrutar de unos días de vacaciones. Su intención era atravesar Francia, visitar Pamplona, y dirigirse a Andorra. Después regresaría a su país. En total, seis semanas. Una costumbre que lleva a cabo una vez al año desde que se jubiló. "En esta ocasión creo que voy a gastar las seis semanas en la puerta de este taller", manifestaba ayer sonriendo. Porque este viejo marino de cargueros y conductor de camiones de largo recorrido jubilado siempre sonríe. No se lo quiere tomar demasiado en serio. El arreglo le puede costar unos 12.000 euros, "más de lo que vale el coche", expresa. "Al final tendré que volver en tren... y me acabo de enterar que mi hermana está ingresada en el hospital", espeta, sin perder el ánimo en ningún momento.Insiste en mantener la paciencia. "Todo va muy despacio, los seguros, las inspecciones...".
De turismo por la zona
Ayer, a las siete y media de la tarde, con el sol a punto de caer, Neuman pasaba el tiempo tumbado a lo largo de la furgoneta sobre un colchón, entre camisas colgadas en perchas, varios botes de comida y botellas de agua mineral. "Mientras haya tres supermercados alrededor no hay problema. Soy marinero. Un hombre fuerte".
Todas las mañanas acude al taller para asearse y el resto del día se dedica a hacer turismo por Pamplona y alrededores. "No puedo costearme un hotel porque me dejaría mucho dinero. Aquí estoy bien. El coche no molesta, está bien aparcado. Es como si fuera un ", bromea despidiéndose con un fuerte apretón de manos. En ese momento sale alguien del concesionario y le saluda. "Ya me conocen".

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cicatrices

Hay reportajes en los que uno trabaja con un nudo en la garganta. El miércoles pasado acompañé a María Vallejo, periodista de Diario de Navarra y superviviente de un cáncer de mama, a una pasarela de lencería organizada por Saray. Un evento en el que las modelos fueron siete mujeres que sufren la enfermedad. Algunas tienen pecho y otras no. Nos colamos en su intimidad. En sus lágrimas y sonrisas. Este fue el resultado de aquella tarde. Gracias María.




La otra cara de las Maldivas

El paraíso también tiene dos caras. En Malé, por ejemplo - la capital de las islas Maldivas-, esta segunda cara se deja ver al atardecer, cuando el turquesa se viste de plástico. Una realidad poco conocida.
Empujados por el último suspiro del día, un pelotón de ciclistas se echa a la calle cargados de bolsas rojas de basura. Son los basureros del paraíso. Unos hombres enjutos que pedalean sin tregua, siempre erguidos y con la mirada fija en cada recoveco de hormigón. La ciudad es pequeña. No supera los seis kilómetros cuadrados, pero alberga más de cien mil habitantes y produce toneladas de residuos cada día. Con las bolsas rojas de los desperdicios colgadas del manillar, o de cualquier otro saliente de la bicicleta, los hombres enjutos serpentean por la urbe. Una vez obtenida suficiente basura, se dirigen al puerto, al final del malecón. Buscan la dársena correspondiente, normalmente un punto recóndito y ajeno a cualquier mirada curiosa y extranjera, y depositan su carga.En el puerto …

Fernando Múgica, el último de Saigón