Ir al contenido principal

Cuatro años viviendo en un banco




El hombre de la fotografía que se protege de la lluvia sentado en un banco rojo de la plaza San Blas de la Rochapea (Pamplona), junto a una silla de ruedas, está abandonado a su suerte. Ni los Servicios Sociales del Ayuntamiento de Pamplona ni la Policía Municipal resolvieron su situación. La llamada de auxilio la efectuaron tres vecinos del barrio.
Sucedió ayer, a la una de la tarde, mientras se desarrollaba el debate del estado de la Comunidad en el Parlamento foral.
La historia de Nana, así se llama este ghanés de 44 años, empadronado en Pamplona y con todos los papeles en regla, se asemeja a la de Jacek Mazur, un empresario polaco de 47 años que terminó viviendo y muriendo hace dos años en un banco de la avenida Baja Navarra de Pamplona, frente al Lar Gallego. En esta ocasión, sus vecinos se convirtieron en sus ángeles de la guarda hasta el día de su muerte.
Pues bien, la historia se repite. Y puede terminar de la misma manera. Así lo avisan Menchu Gutiérrez y Rosa Martínez, dos de las vecinas que velan por el cuidado de Nana en la plaza San Blas, y que ayer dieron la voz de alarma. "La situación es límite. Si no se le ingresa, morirá", advierten. "Está enfermo. Necesita ser ingresado en un centro especializado", expresa con vehemencia Rosa.
"La norma es importante, por supuesto, pero tiene que haber excepciones", indica Menchu, en referencia a la actitud de los cuidadores de calle, que tachan de "poco humanitaria" por cerrarle las puertas en el albergue. "A este hombre no se le puede dejar en ese banco más tiempo. Lleva ya cuatro años. Apenas se puede mover. Necesita una silla de ruedas. Sufre un serio problema de alcoholismo y de circulación en las piernas. Está muy débil. Mira sus ojos. Le queda muy poco tiempo de vida. ¿Por qué los Servicios Sociales no le ingresan en una residencia especializada Requiere de atención psiquiátrica... La sociedad se está deshumanizando. Se protege antes a un animal que a una persona", manifiestan con rabia.
"Nana durmió el jueves en un cajero porque alguien se lo llevó", dicen. "No se puede permitir que se duerma en la calle con lluvia y nieve. Y en el albergue ya no le acogen. Le han cerrado las puertas. Dicen que está en su sano juicio y tiene recursos". Las dos mujeres lamentan la decisión. A Menchu no le queda más remedio que llamar al 112. "Nos han aconsejado que llamemos para que lo ingresen en el hospital", aclaran.
Mientras esperan a la ambulancia, aprovechan para detallar retazos de su vida. Cuentan que era una persona muy trabajadora antes de caer en el alcoholismo. Y que hace meses le tuvieron que ingresar en el hospital por el deterioro que sufría. También detallan que cobra una "paga de beneficiencia" del Gobierno de Navarra y que se le acaba en diciembre.
Durante el tiempo que Nana estuvo en el hospital, Menchu no se separó de su lado. "Mejoró mucho. Era otra persona", afirma. "Al dejar el hospital, le dieron cama en el albergue y recayó", añade.
Tras la llamada, se presenta un coche de la Policía Municipal. Dos agentes se bajan y entablan conversación con Nana. Una vez que comprueban sus datos, se dirigen a los tres vecinos. "Nos comunican que este hombre tiene recursos. Nosotros no podemos recogerlo. Le tenemos que dejar aquí. Es competencia de los Servicios Sociales. Son ellos los que deben actuar. No se puede atender todos los casos. Los recortes... hay que priorizar. Hay mucha gente en la calle. Lo sentimos. Le tenemos que dejar aquí. Si por nosotros fuera, pero no podemos". Las palabras de los agentes empapan como gotas las miradas de impotencia de Menchu y Rosa, que lanzan una última súplica: "Por lo menos recogerle hasta que pase el temporal". Ayer, a las siete de la tarde, Nana seguía en el mismo banco, junto a la silla de ruedas.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

En el corazón del padre Melo, periodista y sacerdote jesuita amenazado en Honduras

¡Tío Ismael! ¡Tío Ismael!”. María abre la puerta de casa y  se lanza a la cintura de su tío, que acude a visitar a la familia. La niña se aferra a su mano y tira de él. La casa está enclavada a los pies de un majestuoso cerro selvático. Ismael entra a la sala y busca la espalda de su madre, sentada en una silla de ruedas. La abraza por detrás. Doña Lita, que es ciega y atesora ya casi un siglo de vida, toma la mano de su hijo y se la  lleva a la cara. Luego se acerca a la habitación donde su hermana pequeña, Inés,  se encuentra postrada en la cama por una enfermedad degenerativa. La besa repetidamente en la mejilla. Ella no se mueve ni habla. Le coloca  la palma de la mano sobre su frente y se queda en silencio. Silencios que gritan. Inés ha sido su confidente desde niños.
En su familia nadie llama Melo a Ismael Moreno Coto, un periodista y sacerdote jesuita amenazado de muerte por denunciar la violación de derechos humanos que se cometen a diario en su país. Le bautizaron con este a…

¿Regresar a casa, a Siria?

Hubo un tiempo en el que los sirios vivían en familia. Sus casas se levantaban en torno a la familia. La vida confluía en casa de los abuelos y los tíos. Pero un día la guerra lo dinamitó todo, incluido el núcleo familiar. Ocurrió en marzo de 2011. Según la ONU, el conflicto continúa siendo la mayor crisis mundial. Más de 920.000 personas se han visto obligadas a abandonar sus hogares en 2018. Este es el retrato de uno de estos núcleos familiares, al este de Alepo, un lugar arrasado por la metralla. El miércoles 20 de junio se celebrará el Día Mundial de las Personas Refugiadas.


"¿Regresar a casa, a Siria?”. La respuesta se encuentra en los motivos que condujeron a sus habitantes a convertirse de la noche a la mañana en refugiados y desplazados. Las razones de no querer regresar se hallan en el interior de edificios consumidos por el silencio. Porque esto es lo que queda en los barrios en los que nacieron y crecieron: silencio. El silencio de la muerte. El silencio de la destrucci…

Omar, el niño 'azul' de Alepo

Omar, de 6 años, vive en Alepo. Es uno de estos niños nacidos en el transcurso del desplazamiento en plena guerra de Siria. Nació con acondroplasia y, además, sufre el trauma de haber visto a una hermana caer herida. “Le cuesta concentrarse”, explica una de las monitoras de los Maristas Azules. A Omar le sorprende la cámara que llevo encima y se la cuelga con cuidado en el cuello. No tarda en aprender a encuadrar y disparar. Y no lo hace nada mal. Incluso le ayuda a concentrarse...