Ir al contenido principal

Cuatro años viviendo en un banco




El hombre de la fotografía que se protege de la lluvia sentado en un banco rojo de la plaza San Blas de la Rochapea (Pamplona), junto a una silla de ruedas, está abandonado a su suerte. Ni los Servicios Sociales del Ayuntamiento de Pamplona ni la Policía Municipal resolvieron su situación. La llamada de auxilio la efectuaron tres vecinos del barrio.
Sucedió ayer, a la una de la tarde, mientras se desarrollaba el debate del estado de la Comunidad en el Parlamento foral.
La historia de Nana, así se llama este ghanés de 44 años, empadronado en Pamplona y con todos los papeles en regla, se asemeja a la de Jacek Mazur, un empresario polaco de 47 años que terminó viviendo y muriendo hace dos años en un banco de la avenida Baja Navarra de Pamplona, frente al Lar Gallego. En esta ocasión, sus vecinos se convirtieron en sus ángeles de la guarda hasta el día de su muerte.
Pues bien, la historia se repite. Y puede terminar de la misma manera. Así lo avisan Menchu Gutiérrez y Rosa Martínez, dos de las vecinas que velan por el cuidado de Nana en la plaza San Blas, y que ayer dieron la voz de alarma. "La situación es límite. Si no se le ingresa, morirá", advierten. "Está enfermo. Necesita ser ingresado en un centro especializado", expresa con vehemencia Rosa.
"La norma es importante, por supuesto, pero tiene que haber excepciones", indica Menchu, en referencia a la actitud de los cuidadores de calle, que tachan de "poco humanitaria" por cerrarle las puertas en el albergue. "A este hombre no se le puede dejar en ese banco más tiempo. Lleva ya cuatro años. Apenas se puede mover. Necesita una silla de ruedas. Sufre un serio problema de alcoholismo y de circulación en las piernas. Está muy débil. Mira sus ojos. Le queda muy poco tiempo de vida. ¿Por qué los Servicios Sociales no le ingresan en una residencia especializada Requiere de atención psiquiátrica... La sociedad se está deshumanizando. Se protege antes a un animal que a una persona", manifiestan con rabia.
"Nana durmió el jueves en un cajero porque alguien se lo llevó", dicen. "No se puede permitir que se duerma en la calle con lluvia y nieve. Y en el albergue ya no le acogen. Le han cerrado las puertas. Dicen que está en su sano juicio y tiene recursos". Las dos mujeres lamentan la decisión. A Menchu no le queda más remedio que llamar al 112. "Nos han aconsejado que llamemos para que lo ingresen en el hospital", aclaran.
Mientras esperan a la ambulancia, aprovechan para detallar retazos de su vida. Cuentan que era una persona muy trabajadora antes de caer en el alcoholismo. Y que hace meses le tuvieron que ingresar en el hospital por el deterioro que sufría. También detallan que cobra una "paga de beneficiencia" del Gobierno de Navarra y que se le acaba en diciembre.
Durante el tiempo que Nana estuvo en el hospital, Menchu no se separó de su lado. "Mejoró mucho. Era otra persona", afirma. "Al dejar el hospital, le dieron cama en el albergue y recayó", añade.
Tras la llamada, se presenta un coche de la Policía Municipal. Dos agentes se bajan y entablan conversación con Nana. Una vez que comprueban sus datos, se dirigen a los tres vecinos. "Nos comunican que este hombre tiene recursos. Nosotros no podemos recogerlo. Le tenemos que dejar aquí. Es competencia de los Servicios Sociales. Son ellos los que deben actuar. No se puede atender todos los casos. Los recortes... hay que priorizar. Hay mucha gente en la calle. Lo sentimos. Le tenemos que dejar aquí. Si por nosotros fuera, pero no podemos". Las palabras de los agentes empapan como gotas las miradas de impotencia de Menchu y Rosa, que lanzan una última súplica: "Por lo menos recogerle hasta que pase el temporal". Ayer, a las siete de la tarde, Nana seguía en el mismo banco, junto a la silla de ruedas.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

5ª planta de la zona covid del Complejo Hospitalario de Navarra

Quinta planta de la zona covid del Complejo Hospitalario de Navarra. El neumólogo accede a la habitación 530. En su interior, Jorge, de 50 años, tumbado en la cama de medio lado y conectado a una máquina de oxígeno. - Buenos días, ¿cómo estás? Los compañeros de la UCI te están viendo muy de cerca. Tu respuesta es buena. -Por favor, evitad llevarme a la UCI lo máximo posible. -Es cuestión de tiempo. Nosotros no curamos tanto. Lo que hacemos es ganar tiempo para que tu organismo reacciones (…). -¿Qué tal comes? -Comer, como bien, pero sigo triste por lo de mi padre. Está ingresado por neumonía bilateral por covid. Está estable. Pero es una persona de 87 años… Es el miedo que tengo. Sé que es un hombre fuerte y va a pelear como un jabato. Dos días después, fallecía el padre de Jorge por covid.   

Año 2020, latido a latido

El año 2020 comenzó con una entrevista de los niños de 3º de Infantil del colegio Luis Gil de Sangüesa a los Magos de Oriente. "¿Tenéis madre?", les preguntaron Andrea y Javier  a Melchor, Gaspar y Baltasar. A partir de ese momento, la vida se derramó por la grieta de lo inesperado, provocando un torrente de acontecimientos difíciles de olvidar, escribiendo con mayúsculas un mensaje claro, contundente: "EMPATÍA, NADIE ES INMORTAL".   Por eso, tal y como hizo Erika Balsom en el Festival Punto de Vista, tomemos este 2021 la caracola de los recuerdos y escuchemos.   (Fotos publicadas en Diario de Navarra) ----------------------------------------------------- Enero  La primera carta a los Magos Mañana de Reyes en Orkoien  "Si no es sí, es no" Febrero 2020   #BlackLivesMatter                      N- 121A                  Carretera asesina  To ros  Casta Navarra Febrero   9 años de guerra en Siria  Liberación de Alepo. Foto inferior,  Hama Provincia de Idlib    

"Por favor, no nos olvidéis"

La gran tragedia de este siglo se localiza a poco más de tres horas y 45 minutos de avión, en vuelo directo desde Barcelona. “La gran tragedia”. Así es como calificó el alto comisionado de Naciones Unidas a la guerra de Siria, dos años y medio después de comenzar en marzo de 2011. “Si no se detienen los combates, este país desaparecerá tal y como lo conocemos”, advirtió Antonio Guterres. “Siria se ha convertido en una catástrofe humanitaria y desplazamiento sin igual en la historia reciente”. Cuando el representante de la ONU pronunció estas palabras, el 10% de los habitantes de Siria se habían visto obligados a abandonar sus hogares. Hoy esta tragedia va mucho más allá. El país se desangra. Con más del 50% de su población desplazada y más de 500.000 muertos, camina hacia el borde del abismo de una hambruna que podría llevar a la muerte a millones de niños. La muerte invisible. El 15 de junio se cumplieron 9 años y 3 meses del inicio de un conflicto al que se suman un duro embargo econ