Ir al contenido principal

Hace frío, mucho frío




Un televisor en el suelo. Un espejo circular. Una cama. Una mesita negra. Varias mantas. Una estantería desnuda que apenas se mantiene en pie. Un arcón. Una fotografía. Tres niños. Sus hijos. Una lámpara. Cinco bombillas. Tres de ellas apagadas. Paredes. Techos desconchados. Ennegrecidos por la humedad. Hay mucha humedad. También hace frío. Mucho frío... Bienvenidos a la habitación de la casa de Bernarda Parra Íñiguez, de 48 años, la última víctima de los desahucios en Navarra. Después de 15 años residiendo en Pamplona, esta mujer, viuda y madre de tres hijos (uno de ellos fallecido), será desalojada de su casa el próximo 12 de diciembre a las nueve de la mañana. En esta ocasión, la entidad del desalojo será Ibercaja.
¿Cómo está el resto de la casa? Igual. Como la estantería vacía de la habitación.

Comentarios

  1. Hola preciosa!!! acabo de terminar por tu blog por medio de otros!! asi que he de decir que estoy encantada de conocerte!! tienes un blog adorable! enhorabuena! De paso te invito por el mio a ver si te gusta, y si a ti también te parece bueno, puedes seguirme, de esa forma no perderemos el contacto! un besito enorme!! y encantada de nuevo!
    C.O.C.O.

    ResponderEliminar
  2. Qué horror! y lo peor de esto es que la situación va a más...

    un besito de tu nueva seguidora

    Nuevo DIY: Aztec mobile case
    MummyandAnnie

    ResponderEliminar
  3. la cosa está que arde y no nos damos cuenta...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cicatrices

Hay reportajes en los que uno trabaja con un nudo en la garganta. El miércoles pasado acompañé a María Vallejo, periodista de Diario de Navarra y superviviente de un cáncer de mama, a una pasarela de lencería organizada por Saray. Un evento en el que las modelos fueron siete mujeres que sufren la enfermedad. Algunas tienen pecho y otras no. Nos colamos en su intimidad. En sus lágrimas y sonrisas. Este fue el resultado de aquella tarde. Gracias María.




La otra cara de las Maldivas

El paraíso también tiene dos caras. En Malé, por ejemplo - la capital de las islas Maldivas-, esta segunda cara se deja ver al atardecer, cuando el turquesa se viste de plástico. Una realidad poco conocida.
Empujados por el último suspiro del día, un pelotón de ciclistas se echa a la calle cargados de bolsas rojas de basura. Son los basureros del paraíso. Unos hombres enjutos que pedalean sin tregua, siempre erguidos y con la mirada fija en cada recoveco de hormigón. La ciudad es pequeña. No supera los seis kilómetros cuadrados, pero alberga más de cien mil habitantes y produce toneladas de residuos cada día. Con las bolsas rojas de los desperdicios colgadas del manillar, o de cualquier otro saliente de la bicicleta, los hombres enjutos serpentean por la urbe. Una vez obtenida suficiente basura, se dirigen al puerto, al final del malecón. Buscan la dársena correspondiente, normalmente un punto recóndito y ajeno a cualquier mirada curiosa y extranjera, y depositan su carga.En el puerto …

Fernando Múgica, el último de Saigón