Ir al contenido principal

"El agua sale de las grietas del asfalto"


24 horas después del accidente mortal en Larraya (Cendea de Cizur), en el que murieron arrolladas por un coche Carmen Carús Ruiz de Pellón, de 34 años, y su sobrina Pilar Rábade Carús, de 10, ambas vecinas de Etxauri, los habitantes de Paternáin, localidad próxima al suceso, hablaban del mal estado de una carretera que, dicen, está completamente agrietada. "El agua sale del campo y se filtra a la carretera, por eso hay tantas placas de hielo", expresaban ayer.
Aunque por la tarde la lluvia dio un respiro a unos campos de tanta lluvia, una imponente luna llena avisaba de una nueva noche de heladas.
Un día después, en el lugar de los hechos todavía se respiraba la tragedia. Con el sol a punto de declinar, se podían ver huellas del accidente en la cuneta: el embellecedor de la parte delantera de uno de los dos coches, un zapato suelto y una camiseta naranja. Una regata de agua y barro corría paralela entre los restos esparcidos en dirección Larraya, filtrándose más adelante en la calzada.
El asfalto de la NA-7015, que une Paternáin con Larraya, es una enorme de grietas y socavones. El agua fluye de los agujeros. En mitad del campo, junto al polígono, se ha formado una gran balsa natural. "El agua sale de las grietas del asfalto, cómo no se van a formar placas de hielo... Si es que ha llovido mucho", lamentaban Rosi González y Juan Aranda,vecinos de Paternáin. "Si esta carretera está mal, la de Ororbia está mucho peor", añadían. Los conductores reducían la velocidad de sus coches y señalaban desde dentro el lugar.
En el arcén también se encontraba sobre su bicicleta el bombero Diego Mariezkurrena,que comprobaba "con sus propios ojos" el escenario. El viernes no le tocó intervenir en el accidente, pero sí ha participado en otros similares. Diego insistía en recalcar las medidas de seguridad que se debe adoptar en situaciones similares. "Cuando uno detiene su vehículo en el arcén, bien por una avería o por una accidente, hay que quedarse dentro del coche. Y si se sale hay que buscar un sitio donde protegerse, siempre al margen de la carretera. Por ejemplo -agregaba-, ese talud les hubiese bastado".
En Paternáin, más o menos a un kilómetro, Merche Aguilar, Ángel Tres, Araceli Undiano, Roberto Muñoz y María Ángeles Andorregui conversaban en el centro del pueblo sobre el accidente. Todos coincidían en acentuar el mal estado del asfalto. "Es una zona en sombra durante toda la mañana, es fácil que se formen placas de hielo", explicaba Roberto. "Este tramo siempre está igual de mal porque el agua se escapa del campo, de aquél arroyo natural -precisaba, señalando en dirección al polígono-, y es lo que provoca que entre en la carretera. Podría haber sido peor, porque 40 minutos después suelen circular dos autobuses escolares de Belascoáin y Larraya", manifestaba.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Fratelli, un oasis en el infierno de la guerra

"Por favor, explique a los niños de su ciudad que somos niños como ellos. Solo queremos volver a nuestro país y vivir con nuestra familia, como una familia normal, tal y como éramos antes de la guerra. Queremos vivir como seres humanos”. Ghofran Majed Al-Sahou tiene 16 años y procede de una ciudad del noroeste de Siria llamada Idlib. Había cumplido 8 años cuando escapó de la guerra. “Mis padres se temían lo peor y por eso hicieron las maletas”, recuerda. “Antes del conflicto vivíamos con nuestros abuelos. Ellos se quedaron...”.
La guerra de Siria se encamina hacia su octavo año y durante este tiempo, según los datos publicados en abril por el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), al menos 2,8 millones de menores no han sido escolarizados. La organización avisaba en un comunicado que va a ser “extremadamente difícil que se pongan al día cuando puedan regresar a las aulas”. En Líbano el 30% de la población es refugiada siria. Más de 500.000 niños y niñas en edad escol…

El primer encierro de toros de Helena

A sus 4 años, Helena está a punto de vivir su primera experiencia en un encierro de toros. Ha dormido vestida de blanco y rojo. Son las cinco y media de la mañana. Madre e hija se dirigen a un balcón de la calle Estafeta. A veces en brazos y otras caminando, siempre pendiente de cada detalle. Al salir del parking la niña lanza una batería de interrogantes: ¿Los toritos salen de noche?, ¿por qué hay tanta basura?, ¿por qué duermen en el suelo?... En el cielo se distinguen relámpagos amenazantes. Los servicios de limpieza trabajan a destajo escoltados por la policía. Helena lo observa todo. El cielo, la tierra...
Una vez en el balcón de una cuarta planta, se aferra a los barrotes. Le ofrecen unos churros.  No quiere soltarse. Se queda en silencio. Solo mira. "Esta alucinada", sonríe su madre.
Las reses de José Escolar llegan a sus pies. Ella inclina la cabeza. Sus ojos se iluminan como dos focos. Llueve. "Me han dado un poco de miedo los toritos", susurra al final. A s…

Diario de un Mago de Oriente

(Manuscrito del Rey Melchor) 

“Quedan pocas horas para llegar. Descansamos esta noche en un castillo abandonado de Navarra en el que nos refugiamos antes de llegar a vuestras casas. Hemos cenado una sopa de ajo que hace Gaspar y unas chuletillas de cordero asadas en sarmiento, de las que me he encargado yo. Baltasar ha preparado un postre de flan con miel. Luego hemos tomado un té de hierba buena. Las dromedarias, alojadas entre los muros, toman hojas, ramas, hierbas y agua.

Hemos cenado juntos, a pocas horas de volver a veros y de que nuestros ayudantes de allí nos vistan con los trajes que nos guardan año tras año. Hemos recordado el largo viaje y momentos como en el que Baltasar casi se cae de la dromedaria por hacer cosas raras, como siempre, y se ha enfadado porque nos hemos reído de él. Pero, sobre todo, cenando nos hemos mirado con la emoción de que mañana estaremos con vosotros, con todos, en las calles, en las casas, en vuestros sueños… y mantendremos el secreto que cada noche …