Ir al contenido principal

El navarro que enseñó a Messi a "hinchar" un globo






Su nombre es Félix David Yoldi Espoz, tiene 37 años, es del barrio pamplonés de la Rochapea, y el autor material de la figura con forma de perro "cabreado" hecha con 25 globos de colores que aparece en el "spot" protagonizado por Leo Messi y Kobe Bryant para promocionar una compañía aérea turca.
El anuncio, que dura un minuto y un segundo, ha sido el más visto de estas Navidades en Youtube con más de 100 millones de visitas en dos semanas. También participa el jugador de baloncesto de la NBA Kobe Bryant. Durante este minuto, las dos estrellas comparten vuelo y compiten para captar la atención de un niño que quiere un autógrafo. Los dos ídolos intentan ganarse al chico con todo tipo de malabares. Es al llegar a los 40 segundos de reproducción, cuando Messi enseña el perro hecho con globos del navarro y así poder contrarrestar a Bryant. El anuncio finaliza cuando la oferta de una de las azafatas gana la partida y el pequeño se decanta por un delicioso helado pese a la disputa.



"Se pinchaban los globos"
Yoldi recibió la llamada telefónica de la agencia de comunicación que le contrató un domingo a finales de agosto. "Querían que les preparase un presupuesto", indicaba ayer el joven en una cafetería de Pamplona. En ese momento, asegura que desconocía a los dos protagonistas del anuncio. Hasta el día siguiente no se lo desvelaron. "Al aprobar el presupuesto", apunta. "Si llego a saber que estaba Messi... aumento el presupuesto", dice riendo, a la vez que explica el motivo por el que se fijaron en su perfil.
Al buscar información sobre globoflexia -así se denomina a este arte de moldear y crear figuras con globos-, la web del pamplonés (www.globoflexia.net) aparecía en la pantalla en primera posición con trece millones y medio de visitas. "Esta agencia ya había contactado conmigo otras veces", añade. En esta ocasión, sin embargo, sería más complicado. El pamplonés nunca antes había preparado con 25 globos una figura parecida.
"Al principio les hice un perro amable, parecido a Pluto... pero el director lo quería cabreado". Al final, por Internet, encontró uno con tres cabezas. Una imagen "diabólica" que gustó, pero era demasiado compleja para ejecutar en poco tiempo.
Dos días después de la llamada telefónica, Yoldi viajó a Cornellá para la grabación del anuncio. Arrancaba así su lucha contra el reloj y también los problemas. En apenas unas horas tenía que preparar cuatro perros "cabreados", y uno de ellos con tres cabezas.
A la falta de tiempo se sumó las condiciones ambientales. Una y otra vez se le pinchaban los globos. Por lo que tuvo que irse de la zona de grabación y continuar en la habitación del hotel.
El miércoles, a las cinco y media de la mañana, sin dormir, le recogieron en el hotel y le llevaron al plató. Por suerte, no se pinchó ningún globo.
Su afición por la globoflexia, confiesa, nace del odio. O por lo menos así es como lo refleja bromeando en su blog. Todo empezó al perder su empleo de electricista en Gamesa. Entonces, para entretenerse, se dedicó a "retorcer" globos y darles forma. "Cerraron la empresa y nos mandaron a todos a la calle. Imaginad las ganas que tenía de a mis jefes -escribía-, pero yo soy un tío más bien pacífico y tranquilo, por lo que necesitaba canalizar ese ansia de retorcer cuellos en algo positivo, y empecé a retorcer globos". Más en serio, aclara que desde siempre le han llamado la atención las espadas hechas con globos en San Fermín. "Me preguntaba cómo se harían...". Y vaya si lo comprobó. Su inquietud, su interés por este mundo "mágico" en el que los más pequeños caen hipnotizados, se ha multiplicado hasta convertirse en un profesional, el más seguido en Internet. Yoldi se considera "autoYouTubedacta". "El mérito es de los que me han enseñado", dice con humildad. En su web muestra las distintas técnicas que ha ido aprendiendo.
"Enseño lo que sé. No me guardo nada. Y la gente lo agradece. Me responden de muchos países. Muchas madres con niños enfermos y gente desempleada, sobre todo de Latinoamérica, quienes cuentan que gracias a los vídeos han aprendido incluso un oficio. Cuando ves los rostros de los niños, sus miradas... Me encantaría vivir del aire pero es tan complicado", lamenta. Yoldi posee una asociación llamada "Globos y sonrisas" con la que recorre distintos puntos de la geografía en verano. Su siguiente reto, señala riendo es El Hormiguero, el programa de Pablo Motos.




Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cicatrices

Hay reportajes en los que uno trabaja con un nudo en la garganta. El miércoles pasado acompañé a María Vallejo, periodista de Diario de Navarra y superviviente de un cáncer de mama, a una pasarela de lencería organizada por Saray. Un evento en el que las modelos fueron siete mujeres que sufren la enfermedad. Algunas tienen pecho y otras no. Nos colamos en su intimidad. En sus lágrimas y sonrisas. Este fue el resultado de aquella tarde. Gracias María.




La otra cara de las Maldivas

El paraíso también tiene dos caras. En Malé, por ejemplo - la capital de las islas Maldivas-, esta segunda cara se deja ver al atardecer, cuando el turquesa se viste de plástico. Una realidad poco conocida.
Empujados por el último suspiro del día, un pelotón de ciclistas se echa a la calle cargados de bolsas rojas de basura. Son los basureros del paraíso. Unos hombres enjutos que pedalean sin tregua, siempre erguidos y con la mirada fija en cada recoveco de hormigón. La ciudad es pequeña. No supera los seis kilómetros cuadrados, pero alberga más de cien mil habitantes y produce toneladas de residuos cada día. Con las bolsas rojas de los desperdicios colgadas del manillar, o de cualquier otro saliente de la bicicleta, los hombres enjutos serpentean por la urbe. Una vez obtenida suficiente basura, se dirigen al puerto, al final del malecón. Buscan la dársena correspondiente, normalmente un punto recóndito y ajeno a cualquier mirada curiosa y extranjera, y depositan su carga.En el puerto …

La cara oculta del Castillo de Olite

La cueva de los leones. Así llamaban los niños de Olite a la bodega del Palacio Real, hace 50 años, cuando se colaban en ella, a jugar, porque conocían al cuidador. Cuando el historiador olitense, Javier Corcín Ortigosa, se refiere a esta bodega, le abraza una sensación agridulce. Dulce, porque la primera imagen que le atrapa es la suya, de niño, jugando "a las aventuras", en busca de unos leones imaginarios que un día muy lejano rugieron dentro del mismo castillo en el que vivió Carlos III y su corte. Por otro lado, le aborda una sentimiento amargo; ya que aquella cueva aún permanece cerrada al público, mientras lucha contra el olvido. "Es una pena", lamenta Corcín. "Recuperarla supondría el enriquecimiento de la visita a este castillo", manifiesta. "La bodega se conserva, pero el exterior está tan deteriorado...", apostilla.
Lo primero que un visitante puede leer al entrar a esta fortaleza, símbolo de lujo y esplendor, mencionada por primera…