Ir al contenido principal

Al calabozo por ser periodista




Imparable. Forma parte del día a día en Pamplona. El abuso de poder de algunos agentes de la Policía Municipal contra los periodistas se ha convertido en una práctica habitual, en una gran bola de nieve, empujada y auspiciada, que rueda imparable.
Lo he vivido en dos ocasiones (2008 y 2010). Creí que no debía concederle demasiada publicidad. Pensé que sería algo puntual y que se solucionaría. Sin embargo, el problema, por no atajarlo entonces, ha cuajado. De hecho, estos últimos meses varios compañeros gráficos han sufrido nuevas prácticas abusivas.Los agentes saben que pueden mentir a la hora de declarar contra los periodistas -hasta el momento les ha funcionado-, y su opinión es suficiente para contrarrestar y neutralizar la versión de los afectados.
        La primera vez que sufrí este abuso policial fue en 2008, en el atentado perpetrado por la banda terrorista ETA en el campus de la Universidad de Navarra.Se emitió en directo por televisión. Los espectadores pudieron ver atónitos el forcejeo de un fotógrafo intentando librarse de varios agentes de la policía local de Pamplona, que querían sustraerle la cámara fotográfica...hasta lograrlo.
El 9 julio de 2010 volvió a suceder. Eran las tres y media de la madrugada. En plenos Sanfermines.  Miembros de la Policía Municipal cacheaban en el centro de la capital a varias personas. En ese momento -me encontraba muy cerca-, saqué la cámara y registré la intervención. Un policía, al descubrirme, solicitó amablemente que me identificara. Hasta aquí todo bien.Y así lo hice. Sin embargo, al echar mano al bolsillo, reparé en que sólo llevaba encima la tarjeta de crédito. La entregué, facilitando asimismo el número del DNI. Mientras comprobaba que era periodista, continué con mi trabajo (como se puede comprobar en la primera instantánea). Sin entorpecer. De hecho, se ve a un joven con una bolsa llena de botellas paseando por la misma acera, incluso más cerca que el periodista. En seguida aparecieron otros dos policías, éstos más agresivos, arremetiendo con violencia. Al igual que pasó en el campus de la Universidad de Navarra en 2008, se aferraron a la cámara. Por lo que me resistí. Al comprobar que no se lo iba a permitir, me introdujeron en un furgón policial y me condujeron a comisaría. Al llegar a las dependencias, me dejaron varias horas en el calabozo.Eso sí, de la cámara ya se habían olvidado.
Esa madrugada me acusaron de "desobedecer los mandatos de los agentes de la autoridad y de interrumpir su trabajo".



Ante el recurso interpuesto, uno de los dos agentes alegaba que yo me apellido Jiménez y que no quise "identificarme de palabra".Sobran más comentarios.
Al final, no pude realizar mi trabajo, acabé en el calabozo y me han multado con 150 euros.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cicatrices

Hay reportajes en los que uno trabaja con un nudo en la garganta. El miércoles pasado acompañé a María Vallejo, periodista de Diario de Navarra y superviviente de un cáncer de mama, a una pasarela de lencería organizada por Saray. Un evento en el que las modelos fueron siete mujeres que sufren la enfermedad. Algunas tienen pecho y otras no. Nos colamos en su intimidad. En sus lágrimas y sonrisas. Este fue el resultado de aquella tarde. Gracias María.




La otra cara de las Maldivas

El paraíso también tiene dos caras. En Malé, por ejemplo - la capital de las islas Maldivas-, esta segunda cara se deja ver al atardecer, cuando el turquesa se viste de plástico. Una realidad poco conocida.
Empujados por el último suspiro del día, un pelotón de ciclistas se echa a la calle cargados de bolsas rojas de basura. Son los basureros del paraíso. Unos hombres enjutos que pedalean sin tregua, siempre erguidos y con la mirada fija en cada recoveco de hormigón. La ciudad es pequeña. No supera los seis kilómetros cuadrados, pero alberga más de cien mil habitantes y produce toneladas de residuos cada día. Con las bolsas rojas de los desperdicios colgadas del manillar, o de cualquier otro saliente de la bicicleta, los hombres enjutos serpentean por la urbe. Una vez obtenida suficiente basura, se dirigen al puerto, al final del malecón. Buscan la dársena correspondiente, normalmente un punto recóndito y ajeno a cualquier mirada curiosa y extranjera, y depositan su carga.En el puerto …

La cara oculta del Castillo de Olite

La cueva de los leones. Así llamaban los niños de Olite a la bodega del Palacio Real, hace 50 años, cuando se colaban en ella, a jugar, porque conocían al cuidador. Cuando el historiador olitense, Javier Corcín Ortigosa, se refiere a esta bodega, le abraza una sensación agridulce. Dulce, porque la primera imagen que le atrapa es la suya, de niño, jugando "a las aventuras", en busca de unos leones imaginarios que un día muy lejano rugieron dentro del mismo castillo en el que vivió Carlos III y su corte. Por otro lado, le aborda una sentimiento amargo; ya que aquella cueva aún permanece cerrada al público, mientras lucha contra el olvido. "Es una pena", lamenta Corcín. "Recuperarla supondría el enriquecimiento de la visita a este castillo", manifiesta. "La bodega se conserva, pero el exterior está tan deteriorado...", apostilla.
Lo primero que un visitante puede leer al entrar a esta fortaleza, símbolo de lujo y esplendor, mencionada por primera…