Ir al contenido principal

Al calabozo por ser periodista




Imparable. Forma parte del día a día en Pamplona. El abuso de poder de algunos agentes de la Policía Municipal contra los periodistas se ha convertido en una práctica habitual, en una gran bola de nieve, empujada y auspiciada, que rueda imparable.
Lo he vivido en dos ocasiones (2008 y 2010). Creí que no debía concederle demasiada publicidad. Pensé que sería algo puntual y que se solucionaría. Sin embargo, el problema, por no atajarlo entonces, ha cuajado. De hecho, estos últimos meses varios compañeros gráficos han sufrido nuevas prácticas abusivas.Los agentes saben que pueden mentir a la hora de declarar contra los periodistas -hasta el momento les ha funcionado-, y su opinión es suficiente para contrarrestar y neutralizar la versión de los afectados.
        La primera vez que sufrí este abuso policial fue en 2008, en el atentado perpetrado por la banda terrorista ETA en el campus de la Universidad de Navarra.Se emitió en directo por televisión. Los espectadores pudieron ver atónitos el forcejeo de un fotógrafo intentando librarse de varios agentes de la policía local de Pamplona, que querían sustraerle la cámara fotográfica...hasta lograrlo.
El 9 julio de 2010 volvió a suceder. Eran las tres y media de la madrugada. En plenos Sanfermines.  Miembros de la Policía Municipal cacheaban en el centro de la capital a varias personas. En ese momento -me encontraba muy cerca-, saqué la cámara y registré la intervención. Un policía, al descubrirme, solicitó amablemente que me identificara. Hasta aquí todo bien.Y así lo hice. Sin embargo, al echar mano al bolsillo, reparé en que sólo llevaba encima la tarjeta de crédito. La entregué, facilitando asimismo el número del DNI. Mientras comprobaba que era periodista, continué con mi trabajo (como se puede comprobar en la primera instantánea). Sin entorpecer. De hecho, se ve a un joven con una bolsa llena de botellas paseando por la misma acera, incluso más cerca que el periodista. En seguida aparecieron otros dos policías, éstos más agresivos, arremetiendo con violencia. Al igual que pasó en el campus de la Universidad de Navarra en 2008, se aferraron a la cámara. Por lo que me resistí. Al comprobar que no se lo iba a permitir, me introdujeron en un furgón policial y me condujeron a comisaría. Al llegar a las dependencias, me dejaron varias horas en el calabozo.Eso sí, de la cámara ya se habían olvidado.
Esa madrugada me acusaron de "desobedecer los mandatos de los agentes de la autoridad y de interrumpir su trabajo".



Ante el recurso interpuesto, uno de los dos agentes alegaba que yo me apellido Jiménez y que no quise "identificarme de palabra".Sobran más comentarios.
Al final, no pude realizar mi trabajo, acabé en el calabozo y me han multado con 150 euros.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cicatrices

Hay reportajes en los que uno trabaja con un nudo en la garganta. El miércoles pasado acompañé a María Vallejo, periodista de Diario de Navarra y superviviente de un cáncer de mama, a una pasarela de lencería organizada por Saray. Un evento en el que las modelos fueron siete mujeres que sufren la enfermedad. Algunas tienen pecho y otras no. Nos colamos en su intimidad. En sus lágrimas y sonrisas. Este fue el resultado de aquella tarde. Gracias María.




El ritual de Sergio Colás

Cuando fuimos contrabandistas

La madrugada de su muerte, no le acompañaba su hermano. Le dispararon tres veces. A bocajarro. Por la espalda. Ocurrió justo antes del amanecer.


Nicolás Ibarra murió el 27 de marzo de 1959 en un bosque de hayas que conocía muy bien. A diez kilómetros del caserío que le vio nacer en Mezkiritz (Valle de Erro) y donde vivía con sus padres y hermanos. Un cabo de la Guardia Civil destinado en Viscarret le esperó emboscado. Nicolás tenía 28 años cuando murió. Esa noche cubría a pie la ruta Sorogain- Espinal- Lusarreta con un paquete de puntillas de ganchillo a la espalda. La causa de su muerte, recuerda la familia, la “única” que se ha dado en el valle, tuvo como origen la disputa entre los guardias de los puestos de Viscarret y Espinal por hacerse con el control del dinero de los sobornos. Unos y otros querían ganar su parte del negocio. Su situación también era de precariedad. Al principio, los traficantes trabajaban con los de Viscarret, pero cambiaron de ruta y dejaron de pagarles, para…