Ir al contenido principal

Al calabozo por ser periodista




Imparable. Forma parte del día a día en Pamplona. El abuso de poder de algunos agentes de la Policía Municipal contra los periodistas se ha convertido en una práctica habitual, en una gran bola de nieve, empujada y auspiciada, que rueda imparable.
Lo he vivido en dos ocasiones (2008 y 2010). Creí que no debía concederle demasiada publicidad. Pensé que sería algo puntual y que se solucionaría. Sin embargo, el problema, por no atajarlo entonces, ha cuajado. De hecho, estos últimos meses varios compañeros gráficos han sufrido nuevas prácticas abusivas.Los agentes saben que pueden mentir a la hora de declarar contra los periodistas -hasta el momento les ha funcionado-, y su opinión es suficiente para contrarrestar y neutralizar la versión de los afectados.
        La primera vez que sufrí este abuso policial fue en 2008, en el atentado perpetrado por la banda terrorista ETA en el campus de la Universidad de Navarra.Se emitió en directo por televisión. Los espectadores pudieron ver atónitos el forcejeo de un fotógrafo intentando librarse de varios agentes de la policía local de Pamplona, que querían sustraerle la cámara fotográfica...hasta lograrlo.
El 9 julio de 2010 volvió a suceder. Eran las tres y media de la madrugada. En plenos Sanfermines.  Miembros de la Policía Municipal cacheaban en el centro de la capital a varias personas. En ese momento -me encontraba muy cerca-, saqué la cámara y registré la intervención. Un policía, al descubrirme, solicitó amablemente que me identificara. Hasta aquí todo bien.Y así lo hice. Sin embargo, al echar mano al bolsillo, reparé en que sólo llevaba encima la tarjeta de crédito. La entregué, facilitando asimismo el número del DNI. Mientras comprobaba que era periodista, continué con mi trabajo (como se puede comprobar en la primera instantánea). Sin entorpecer. De hecho, se ve a un joven con una bolsa llena de botellas paseando por la misma acera, incluso más cerca que el periodista. En seguida aparecieron otros dos policías, éstos más agresivos, arremetiendo con violencia. Al igual que pasó en el campus de la Universidad de Navarra en 2008, se aferraron a la cámara. Por lo que me resistí. Al comprobar que no se lo iba a permitir, me introdujeron en un furgón policial y me condujeron a comisaría. Al llegar a las dependencias, me dejaron varias horas en el calabozo.Eso sí, de la cámara ya se habían olvidado.
Esa madrugada me acusaron de "desobedecer los mandatos de los agentes de la autoridad y de interrumpir su trabajo".



Ante el recurso interpuesto, uno de los dos agentes alegaba que yo me apellido Jiménez y que no quise "identificarme de palabra".Sobran más comentarios.
Al final, no pude realizar mi trabajo, acabé en el calabozo y me han multado con 150 euros.

Comentarios

Entradas populares de este blog

5ª planta de la zona covid del Complejo Hospitalario de Navarra

Quinta planta de la zona covid del Complejo Hospitalario de Navarra. El neumólogo accede a la habitación 530. En su interior, Jorge, de 50 años, tumbado en la cama de medio lado y conectado a una máquina de oxígeno. - Buenos días, ¿cómo estás? Los compañeros de la UCI te están viendo muy de cerca. Tu respuesta es buena. -Por favor, evitad llevarme a la UCI lo máximo posible. -Es cuestión de tiempo. Nosotros no curamos tanto. Lo que hacemos es ganar tiempo para que tu organismo reacciones (…). -¿Qué tal comes? -Comer, como bien, pero sigo triste por lo de mi padre. Está ingresado por neumonía bilateral por covid. Está estable. Pero es una persona de 87 años… Es el miedo que tengo. Sé que es un hombre fuerte y va a pelear como un jabato. Dos días después, fallecía el padre de Jorge por covid.   

Año 2020, latido a latido

El año 2020 comenzó con una entrevista de los niños de 3º de Infantil del colegio Luis Gil de Sangüesa a los Magos de Oriente. "¿Tenéis madre?", les preguntaron Andrea y Javier  a Melchor, Gaspar y Baltasar. A partir de ese momento, la vida se derramó por la grieta de lo inesperado, provocando un torrente de acontecimientos difíciles de olvidar, escribiendo con mayúsculas un mensaje claro, contundente: "EMPATÍA, NADIE ES INMORTAL".   Por eso, tal y como hizo Erika Balsom en el Festival Punto de Vista, tomemos este 2021 la caracola de los recuerdos y escuchemos.   (Fotos publicadas en Diario de Navarra) ----------------------------------------------------- Enero  La primera carta a los Magos Mañana de Reyes en Orkoien  "Si no es sí, es no" Febrero 2020   #BlackLivesMatter                      N- 121A                  Carretera asesina  To ros  Casta Navarra Febrero   9 años de guerra en Siria  Liberación de Alepo. Foto inferior,  Hama Provincia de Idlib    

"Por favor, no nos olvidéis"

La gran tragedia de este siglo se localiza a poco más de tres horas y 45 minutos de avión, en vuelo directo desde Barcelona. “La gran tragedia”. Así es como calificó el alto comisionado de Naciones Unidas a la guerra de Siria, dos años y medio después de comenzar en marzo de 2011. “Si no se detienen los combates, este país desaparecerá tal y como lo conocemos”, advirtió Antonio Guterres. “Siria se ha convertido en una catástrofe humanitaria y desplazamiento sin igual en la historia reciente”. Cuando el representante de la ONU pronunció estas palabras, el 10% de los habitantes de Siria se habían visto obligados a abandonar sus hogares. Hoy esta tragedia va mucho más allá. El país se desangra. Con más del 50% de su población desplazada y más de 500.000 muertos, camina hacia el borde del abismo de una hambruna que podría llevar a la muerte a millones de niños. La muerte invisible. El 15 de junio se cumplieron 9 años y 3 meses del inicio de un conflicto al que se suman un duro embargo econ