Ir al contenido principal

Hora y media frente a un contenedor de basura

Sobran las palabras. Mandan las imágenes...
Distintas entidades sociales de la Comunidad foral llevan tiempo advirtiéndolo. La crisis se está prolongando ya demasiado tiempo y para colmo "las políticas sociales han experimentado un recorte sustantivo que pone en peligro el sistema público de protección social". Lo denunció, por ejemplo, la Plataforma de Entidades Sociales de Navarra en noviembre de 2012, con un informe que se entregó a los distintos grupos parlamentarios. En este documento dichas organizaciones, más de 200 en total que trabajan con colectivos excluídos, discapacitados, etc., mostraban su preocupación ante la coyuntura actual. En el informe explicaban que el Anteproyecto de Presupuestos Generales presentado por el Gobierno de Navarra para el 2013 golpea el sistema público de protección social. De hecho, denunciaron que alrededor de 30.000 personas viven actualmente en Navarra en situación de exclusión o extrema pobreza.
 Hoy mismo (10 de enero de 2013), estos datos han sufrido un considerable varapalo. La Red de Navarra de Lucha contra la Pobreza advierte del aumento y de las repercusiones que esto puede conllevar. Apuntan que más de 60.000 personas están o sufren el riesgo en Navarra de entrar en situación de exclusión social. Así lo ha señalado en conferencia de prensa el presidente de esta Red, Ubaldo González, quien ha presentado los datos del último año, en el que se constata un "empeoramiento de las condiciones de vida, sobre todo de quienes ya estaban en situación de exclusión social", y el aumento de las desigualdades entre las personas sin recursos y las que los tienen garantiza

Ante este desalentador panorama y con el objetivo de poner rostro a la exclusión, un  periodista se apostó el jueves 3 de enero frente a  los contenedores de basura de dos zonas distantes, una en Pamplona y otra en Villava, y retrató lo sucedido en un periodo de tiempo: una hora en el primer punto y treinta minutos en el segundo. Los lugares se eligieron al azar.
Como primer escenario, se seleccionó el Polígono Agustinos, concretamente una gran superficie de alimentación. La hora, las nueve y media de la mañana. El tiempo empleado, alrededor de una hora . En esos 60 minutos se detectó la presencia de cinco personas: cuatro ancianos y uno más joven de 28 años. Dos en bicicleta; y otros dos en coche.
El más joven, que tiraba de un carrito de la compra rojo, se desplazaba a pie. En varias ocasiones coincidieron en el mismo recipiente de basura, lo que les permitió ayudarse para inclinarlo y rebuscar más cómodamente: la mayor parte de lo vertido era pescado, verdura y fruta.

A la vuelta, la esperanza
Morad, el más joven de las cinco personas, de origen marroquí, relataba el jueves que se había levantado muy temprano para aprovechar una jornada que amaneció soleada y con cierzo.
Morad lleva tres meses dando vueltas en la calle. Sobrevive buscando chatarra y todo lo que encuentra en la basura. "Vivo en casa de mi hermano, con siete personas más. Todo lo que se aporte en casa es poco", expresaba mientras encendía un cigarrillo. Morad no recibe ningún ingreso. Su último trabajo fue hace dos años, durante la recogida de la aceituna en Valdepeñas (Ciudad Real). Desde entonces no ha encontrado nada. En un buen castellano, explicaba que al estar en casa de su hermano mayor, no recibe ningún subsidio. "Me lo han denegado siempre", lamentaba.
Morad llegó a Pamplona en 1999. Tenía 14 años. Lo hizo de la mano de su madre y sus hermanos. Su padre, ya jubilado, vino a Pamplona en 1985 para trabajar en la construcción.
Con los papeles de residencia en orden y la cabeza más asentada después de haber hecho "muchas tonterías" de más joven por culpa del alcohol -reconocía-, pedía una oportunidad. "Necesito reinsertarme en el trabajo. La vida pasa muy rápido. Por favor...", suplicaba. Morad estudió soldadura en varias escuelas-taller y posee los papeles de residencia desde 2009. Confiesa que no ha perdido la esperanza. " La esperanza es como un pan horneado que se puede conseguir a la vuelta de la esquina".
A las diez y media , arrastrando el carrito de la compra aún vacío, se alejó a buen paso en dirección hacia el centro. "Necesito ir a la Cruz Roja para conseguir calzado y calcetines", declaraba con gesto cansado. "Al final del día terminas física y psicológicamente agotado. Es muy duro. Muy duro...".
El joven se despidió estirando el brazo y ofreciendo la muñeca. "No le doy la mano porque dentro de la basura puedes coger cualquier enfermedad...".
Alimentos caducados...


En el segundo polígono industrial, éste en Villava, el tiempo empleado fue de 30 minutos (entre las 11 y 11.30 horas de la mañana). Se contabilizaron siete personas: cinco hombres y dos mujeres. Todos extranjeros.
En una de las basuras, Leonel Dosantos, de 27 años, acompañado de otras tres personas, sacaba del fondo unas bandejas de filetes de lomo adobado, dos pollos envasados, lomos de bacalao, y una bolsa de magdalenas y cruasanes.
A Dosantos se le acabó la renta básica en el mes de junio y no recibe ninguna ayuda económica. Asegura que llegó a trabajar de auxiliar en una empresa de seguridad en Mallorca. Fue al venir a Pamplona cuando todo a su alrededor se "derrumbó". En la actualidad vive con su mujer, diabética, en un piso por el que paga 600 euros al mes de alquiler. "No suelo venir todos los días, pero hoy no tenía carne en casa...". El resto de personas que le acompañaban se alejaron de inmediato al ver la cámara. "Por favor, nos da mucha vergüenza vernos así".
Muy cerca, una mujer de unos 50 años, de nacionalidad rumana, se quejaba amargamente. "¡Los contenedores los han rociado con cloro!. En ese momento, el motor de un camión de la basura silenciaba su quejido. "¡Deprimente! ¡Es muy deprimente. Hay mucha gente buscando...!", profería uno de los operarios mientras descendía del vehículo. Enseguida llegaron dos furgonetas con dos hombres de mediana edad. Los dos se acercaron a los contenedores, pero ya estaban vacíos.


Comentarios

  1. Una lástima ver estos casos, hay muchos sitios donde pueden dar de comer pero requieren de comprometerse a un horario... Enhorabuena por el blog

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Fratelli, un oasis en el infierno de la guerra

"Por favor, explique a los niños de su ciudad que somos niños como ellos. Solo queremos volver a nuestro país y vivir con nuestra familia, como una familia normal, tal y como éramos antes de la guerra. Queremos vivir como seres humanos”. Ghofran Majed Al-Sahou tiene 16 años y procede de una ciudad del noroeste de Siria llamada Idlib. Había cumplido 8 años cuando escapó de la guerra. “Mis padres se temían lo peor y por eso hicieron las maletas”, recuerda. “Antes del conflicto vivíamos con nuestros abuelos. Ellos se quedaron...”.
La guerra de Siria se encamina hacia su octavo año y durante este tiempo, según los datos publicados en abril por el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), al menos 2,8 millones de menores no han sido escolarizados. La organización avisaba en un comunicado que va a ser “extremadamente difícil que se pongan al día cuando puedan regresar a las aulas”. En Líbano el 30% de la población es refugiada siria. Más de 500.000 niños y niñas en edad escol…

Mujer y Guardia Civil

Han pasado 30 años. 
En pleno 2018, en toda España son 5.526 las agentes en la institución, un 7% del total.  Su día a día se encarna en las historias de Pilar, Magdalena, Aránzazu, Sheila, Nerea o Sandra. "Aún falta trecho para la igualdad. Quedan unidades a las que aún no ha llegado una mujer”.













Texto Carmen Remírez
Fotos Iván Benítez
En treinta años han cambiado muchas cosas para la mujer en la sociedad y en la Guardia Civil. Desde el 1 de septiembre de 1988, el sexo ya no es un impedimento para acceder al Instituto Armado y algunas de esas pioneras que ese otoño estrenaron los precarios vestuarios femeninos en la Academia de Baeza (Jaén) siguen hoy vistiendo con orgullo el uniforme y el tricornio. Para seguir, en ese tiempo se ha normalizado mucho la condición de agente de la Benemérita en una sociedad en la que la lacra del terrorismo etarra es afortunadamente un mal recuerdo y no tienen ningún problema en dar la cara para estas páginas como mujeres, sí, pero como guardias civil…

El primer encierro de toros de Helena

A sus 4 años, Helena está a punto de vivir su primera experiencia en un encierro de toros. Ha dormido vestida de blanco y rojo. Son las cinco y media de la mañana. Madre e hija se dirigen a un balcón de la calle Estafeta. A veces en brazos y otras caminando, siempre pendiente de cada detalle. Al salir del parking la niña lanza una batería de interrogantes: ¿Los toritos salen de noche?, ¿por qué hay tanta basura?, ¿por qué duermen en el suelo?... En el cielo se distinguen relámpagos amenazantes. Los servicios de limpieza trabajan a destajo escoltados por la policía. Helena lo observa todo. El cielo, la tierra...
Una vez en el balcón de una cuarta planta, se aferra a los barrotes. Le ofrecen unos churros.  No quiere soltarse. Se queda en silencio. Solo mira. "Esta alucinada", sonríe su madre.
Las reses de José Escolar llegan a sus pies. Ella inclina la cabeza. Sus ojos se iluminan como dos focos. Llueve. "Me han dado un poco de miedo los toritos", susurra al final. A s…