Ir al contenido principal

Mar de fondo




Sucedió el domingo pasado (9 de junio). En un instante, todo cambió. Parte de Pamplona y comarca quedaron completamente inundadas por los ríos Arga y Ultzama. La situación fue tan excepcional que policías municipales, bomberos, Cruz Roja y DYA tuvieron que reclutar a más efectivos. Nadie lo previó. El Arga, con un caudal de 623 m3/s (lo normal es 85,8 m3/s) alcanzó los 6 metros de altura en el puente de Santa Engrancia (el récord estaba en 4,30). El Ultzama pasó de los 40 m3/s a los 370. En las 12 horas previas a la gran riada (de las 21.00 horas del sábado a las 9.00 del domingo), los datos recogidos por el meteorólogo Enrique Pérez de Eulate en las cabeceras de ambos ríos ofrecían las siguientes cifras: en la estación de la Aemet de Eugui 80,6 litros; en la estación automática de la CHE 84,1; y en la de Lantz 67,2. Precipitaciones que, según Eulate, han ocurrido "en muchas ocasiones y sin provocar mayores problemas".

Los servicios de emergencia se emplearon a fondo en Villava y Huarte. Los bomberos evacuaron en lanchas a 25 personas. Uno de los helicópteros del Gobierno de Navarra rescató a un operario del ayuntamiento que trabajaba retirando vehículos atrapados. En la calle Ultzama, los coches, literalmente, navegaron. En Burlada, el Arga obligó a cortar varias calles. El caudal, a las 10.15 horas, era de 453m3/s y 4,59 metros de nivel. Doce horas antes se situaban en 40m3/s y 1,25 metros de nivel. Además de garajes y trasteros anegados, 16.000 personas se quedaron sin luz por una avería en la subestación de Landaben. En Etxauri se salvaron a cien perros del lazareto. En Ilurdotz la carretera se abrió en canal. Las pérdidas han sido cuantiosas. Los agricultores estiman unas 2.000 hectáreas de maíz, alfalfa y hortalizas. El Consorcio de Seguros cifra en 1.500 los siniestros y en 20 millones el coste.



 







En 1960 Navarra vivió una situación parecida a la de hace una semana. En aquella ocasión, fue en invierno. Un 30 de diciembre. Diario de Navarra abría su portada con la fotografía superior de la página tomada por Galle. En la imagen, hoy familiar, se ve la Rochapea inundada por la crecida del Arga. La riada, además de golpear de lleno el barrio pamplonés, afectó a otros pueblos de Navarra como Estella, donde la gente salió en barcas a prestar ayuda a las casas cercadas. "A las tres de la mañana cundieron los primeros síntomas de la alarma", informaba este periódico. "La gente comenzó a salir de las casas y a prestar sus servicios a los más necesitados. Algunos, dormidos, sin haberse precavido de la inundación han visto en la mañana de hoy cómo su comercios anegados por las aguas, habían sido destrozados. Las aguas del Ega, entretanto, continuaban subiendo y las calles de Estella se imposibilitaban para el tránsito...". Al final de la crónica, el periodista apuntaba con ironía: "Parece que el cielo se ha serenado un poco, aunque cualquiera se atreve a vaticinar...".

Comentarios

Entradas populares de este blog

Fratelli, un oasis en el infierno de la guerra

"Por favor, explique a los niños de su ciudad que somos niños como ellos. Solo queremos volver a nuestro país y vivir con nuestra familia, como una familia normal, tal y como éramos antes de la guerra. Queremos vivir como seres humanos”. Ghofran Majed Al-Sahou tiene 16 años y procede de una ciudad del noroeste de Siria llamada Idlib. Había cumplido 8 años cuando escapó de la guerra. “Mis padres se temían lo peor y por eso hicieron las maletas”, recuerda. “Antes del conflicto vivíamos con nuestros abuelos. Ellos se quedaron...”.
La guerra de Siria se encamina hacia su octavo año y durante este tiempo, según los datos publicados en abril por el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), al menos 2,8 millones de menores no han sido escolarizados. La organización avisaba en un comunicado que va a ser “extremadamente difícil que se pongan al día cuando puedan regresar a las aulas”. En Líbano el 30% de la población es refugiada siria. Más de 500.000 niños y niñas en edad escol…

El primer encierro de toros de Helena

A sus 4 años, Helena está a punto de vivir su primera experiencia en un encierro de toros. Ha dormido vestida de blanco y rojo. Son las cinco y media de la mañana. Madre e hija se dirigen a un balcón de la calle Estafeta. A veces en brazos y otras caminando, siempre pendiente de cada detalle. Al salir del parking la niña lanza una batería de interrogantes: ¿Los toritos salen de noche?, ¿por qué hay tanta basura?, ¿por qué duermen en el suelo?... En el cielo se distinguen relámpagos amenazantes. Los servicios de limpieza trabajan a destajo escoltados por la policía. Helena lo observa todo. El cielo, la tierra...
Una vez en el balcón de una cuarta planta, se aferra a los barrotes. Le ofrecen unos churros.  No quiere soltarse. Se queda en silencio. Solo mira. "Esta alucinada", sonríe su madre.
Las reses de José Escolar llegan a sus pies. Ella inclina la cabeza. Sus ojos se iluminan como dos focos. Llueve. "Me han dado un poco de miedo los toritos", susurra al final. A s…

Diario de un Mago de Oriente

(Manuscrito del Rey Melchor) 

“Quedan pocas horas para llegar. Descansamos esta noche en un castillo abandonado de Navarra en el que nos refugiamos antes de llegar a vuestras casas. Hemos cenado una sopa de ajo que hace Gaspar y unas chuletillas de cordero asadas en sarmiento, de las que me he encargado yo. Baltasar ha preparado un postre de flan con miel. Luego hemos tomado un té de hierba buena. Las dromedarias, alojadas entre los muros, toman hojas, ramas, hierbas y agua.

Hemos cenado juntos, a pocas horas de volver a veros y de que nuestros ayudantes de allí nos vistan con los trajes que nos guardan año tras año. Hemos recordado el largo viaje y momentos como en el que Baltasar casi se cae de la dromedaria por hacer cosas raras, como siempre, y se ha enfadado porque nos hemos reído de él. Pero, sobre todo, cenando nos hemos mirado con la emoción de que mañana estaremos con vosotros, con todos, en las calles, en las casas, en vuestros sueños… y mantendremos el secreto que cada noche …