Ir al contenido principal

Yoga, un canto a la vida


Tan importante como saber leer o escribir, y delante de cualquier otro aprendizaje, apuntaba el médico oncólogo Jesús López en el prólogo de uno de los libros de Ramiro Calle (pionero del yoga en España), es necesario aprender a vivir, encontrar ese equilibrio psicosomático y hallar la quietud. ¿Y cómo se aprende? ¿Cómo llegar a la felicidad? El escritor alemán Hermann Hess declaraba que, si algo le urge a Occidente, es la práctica del yoga. No cabe duda de que esta disciplina milenaria, “precursora de la ciencia psicosomática”, decía Ramiro Calle en su libro, “es una fuente de salud y bienestar que colabora en el progreso interior”. Hay un viejo adagio indio que dice: “Más vale un gramo de práctica que toneladas de teoría”.
Y es precisamente esta fuente de salud la que calmó, gota a gota, a Marian Arraiza tras quedarse viuda a los 32 años, con un bebé y una niña de dos años. La que permite a Amara Carvajal ejercitar posturas de vértigo a una altura de 55 metros en la torre sur de la iglesia de San Cernin. La que curó a Myriam Arrastia de una lesión cervical. La misma fuente alentó a Joseba Carabia a cambiar de nombre y de trabajo. Arrojó a Xabier Pérez al flujo de la autosuficiencia. Apagó la sed de dudas de Rosa Martos. Llenó el vaso de la felicidad de Carlos Sánchez-Marco. Ordenó la vida interior de Imanol Cueto. Y ayudó a Marta Cembrero a entender su cuerpo.
Todos vivieron en un día no muy lejano unas circunstancias que les han conducido al yoga. Empezaron grano a grano. Y hoy dicen sentirse “más conscientes”. “Más libres”. “Más felices”.

 Después de muchos granos, de años de formación, ejercen como profesores en diferentes escuelas de Navarra. A las clases acude todo tipo de gente: médicos, profesores, políticos, amas de casa, estudiantes, mujeres embarazadas, jubilados, niños… La crisis, incluso, ha motivado su interés. “El yoga ya no es cosa sólo de mujeres y de elasticidad. Tampoco entiende de religiones”, dejan claro. Aunque esta filosofía se conoce en Navarra desde los años 70, su auge se remonta a principios del 2000. De hecho, en esta comunidad figura el mayor número de profesores a nivel nacional. La oferta alcanza a la mayoría de los pueblos. El yoga también se ha adentrado en las escuelas y en las empresas.
Por todo ello, hoy, 21 de junio, con el comienzo del verano, Naciones Unidas ha declarado esta jornada como Día Internacional del Yoga, acogiéndose a una propuesta realizada el año pasado por el primer ministro de India, Narendra Modi. En palabras de Álvaro Mendonça e Moura, quien presidió la sesión, el apoyo abrumador al texto hace patentes los beneficios tangibles e intangibles del yoga que atraen en todo el mundo. Moura recordó que durante siglos, millones de personas de diversas procedencias han practicado esa disciplina india, reconociendo su valor único de unidad entre el cuerpo y la mente.

En religiones como el budismo y el hinduismo, un mantra es una frase, palabra o sílaba sagrada que se recita como apoyo de la meditación. Una herramienta más del yoga. “Es como cuando una madre canta a su hijo, lo mismo ocurre al cantar un mantra. Conectamos cariñosamente con nuestro interior, con la vida que hay en nosotros”, reflexiona Pablo Etayo Martínez de Eulate, componente del grupo Sarva. “En cada palabra va una vibración que ejerce un poder sobre nosotros. Pero además es música. Un canto a la vida".
    







Comentarios

  1. Muchas gracias Iván. Extraordinario trabajo.
    Has tenido a pequeña errata en mi entrevista pero sin importancia. La charla me atrajo al Yoga no era del Javier Aizpiri famoso neuropsiquiatra sino del Javier Aizpiri alias Kalki profesor de Yoga. http://www.yogasolete.com/
    Pero ya te digo, una errata sin importancia y comprensible que para nada enturbia un excelente trabajo.
    Enhorabuena

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Fratelli, un oasis en el infierno de la guerra

"Por favor, explique a los niños de su ciudad que somos niños como ellos. Solo queremos volver a nuestro país y vivir con nuestra familia, como una familia normal, tal y como éramos antes de la guerra. Queremos vivir como seres humanos”. Ghofran Majed Al-Sahou tiene 16 años y procede de una ciudad del noroeste de Siria llamada Idlib. Había cumplido 8 años cuando escapó de la guerra. “Mis padres se temían lo peor y por eso hicieron las maletas”, recuerda. “Antes del conflicto vivíamos con nuestros abuelos. Ellos se quedaron...”.
La guerra de Siria se encamina hacia su octavo año y durante este tiempo, según los datos publicados en abril por el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), al menos 2,8 millones de menores no han sido escolarizados. La organización avisaba en un comunicado que va a ser “extremadamente difícil que se pongan al día cuando puedan regresar a las aulas”. En Líbano el 30% de la población es refugiada siria. Más de 500.000 niños y niñas en edad escol…

El primer encierro de toros de Helena

A sus 4 años, Helena está a punto de vivir su primera experiencia en un encierro de toros. Ha dormido vestida de blanco y rojo. Son las cinco y media de la mañana. Madre e hija se dirigen a un balcón de la calle Estafeta. A veces en brazos y otras caminando, siempre pendiente de cada detalle. Al salir del parking la niña lanza una batería de interrogantes: ¿Los toritos salen de noche?, ¿por qué hay tanta basura?, ¿por qué duermen en el suelo?... En el cielo se distinguen relámpagos amenazantes. Los servicios de limpieza trabajan a destajo escoltados por la policía. Helena lo observa todo. El cielo, la tierra...
Una vez en el balcón de una cuarta planta, se aferra a los barrotes. Le ofrecen unos churros.  No quiere soltarse. Se queda en silencio. Solo mira. "Esta alucinada", sonríe su madre.
Las reses de José Escolar llegan a sus pies. Ella inclina la cabeza. Sus ojos se iluminan como dos focos. Llueve. "Me han dado un poco de miedo los toritos", susurra al final. A s…

Apátridas, los invisibles

En pleno siglo XXI todavía existen seres humanos "invisibles" a los ojos del resto del mundo. Personas sin derecho a una identidad, que viven en el limbo legal. Sin nacionalidad. Son los grandes olvidados de la sociedad. Los apátridas.Decía el físico nacido en Alemania, Albert Einstein, que el nacionalismo es una enfermedad infantil, el sarampión de la humanidad". Einstein fue apátrida cinco años de su vida tras renunciar a la ciudadanía alemana.

Images copyright Iván Benítez 



El legendario violonchelista, director de orquesta y activista político, Mstilav Rostropovich, también sintió en 1978 el desprecio y la humillación de ser privado de la nacionalidad por "actos sistemáticos contra el prestigio de la URSS". "No tiene usted ni idea de lo humillante que es ser un ciudadano despreciado, nos echaron del país", manifestaba entonces el músico.
El escritor austriaco Stefan Zweig tuvo que huir de los nazis en 1938 por ser judío. Desde la condición de apá…