Ir al contenido principal

#2015: El rostro de Navarra

                                                        Cuerpo y mente en equilibrio
Amara Carvajal practica yoga en la torre sur de la iglesia de San Cernin, a 55 metros

 
La vida, milímetro a milímetro
Maia Sola Garde

La vida es danza 
 

  Ana Egea Campos, de 30 años, primera persona en Navarra con síndrome de Down en obtener el título de Buceo Condicionado (Tipo A)
"Si soy especial es porque hago cosas"

  Roberto Armendáriz, rejoneador 
Mitad hombre mitad caballo
 
 ¿Qué siente un niño saharui al salir por primera vez del desierto?

 Diario de un Mago de Oriente 
"Quedan pocas horas para llegar. Descansamos en un castillo abandonado..."

 El poder de la nieve...y de los Miura


Epitafio de un drama
Burguete, aquí yace el primer subsahariano

Faurecia, los rostros del cierre de una empresa

Retales de primavera
Campos de colza

Caídos del cielo
Abel, de 3 años, y Wang de 4, se precipitaron al vacío desde sus casas a la calle. Ocurrió en Leitza y en Pamplona, en un intervalo de 24 horas. Ninguno sufrió lesiones de gravedad. 
Coincidieron en la misma habitación de hospital.

EL último habitante del Pirineo
Gabriel Eder, 89 años

Domando el alma
El caballo como medio de rehabilitación para personas con discapacidad

Sonia Luengo
"El perro acaba pareciéndose al dueño... y viceversa"

 Maite Arbea
La primera barbera de Pamplona

Xavi Landa Goicoechea (Chef y fotógrafo) 
"Si te coges un catarro ahora es porque te alimentas mal"

La noche que salté la valla
El dolor de abandonar a tu familia es el mayor sufrimiento. Peor que el que producen los cortes de las concertinas”

 Jose Landa, musicoterapeuta
"Somos seres musicales"

Música contra el Alzheimer
Santi Díaz se transforma al escuchar música de San Fermín

 Alexandra, víctima de género... y de la crisis
"Es duro decir a tus hijos que a veces no tenemos para comer"

Hermano Lobo
El espíritu de Félix Rodríguez de la Fuente reside en el corazón de una familia de Corella (Navarra)

Comentarios

  1. A todo el mundo le sienta bien que le den halagos de vez en cuando y buena falta hace aveces. Yo sólo diré que cuando veo tus reportajes y especialmente tus fotos pienso... Ojalá yo tuviese un corazón tan bonito. En fin, nada, saludos :-)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cicatrices

Hay reportajes en los que uno trabaja con un nudo en la garganta. El miércoles pasado acompañé a María Vallejo, periodista de Diario de Navarra y superviviente de un cáncer de mama, a una pasarela de lencería organizada por Saray. Un evento en el que las modelos fueron siete mujeres que sufren la enfermedad. Algunas tienen pecho y otras no. Nos colamos en su intimidad. En sus lágrimas y sonrisas. Este fue el resultado de aquella tarde. Gracias María.




La otra cara de las Maldivas

El paraíso también tiene dos caras. En Malé, por ejemplo - la capital de las islas Maldivas-, esta segunda cara se deja ver al atardecer, cuando el turquesa se viste de plástico. Una realidad poco conocida.
Empujados por el último suspiro del día, un pelotón de ciclistas se echa a la calle cargados de bolsas rojas de basura. Son los basureros del paraíso. Unos hombres enjutos que pedalean sin tregua, siempre erguidos y con la mirada fija en cada recoveco de hormigón. La ciudad es pequeña. No supera los seis kilómetros cuadrados, pero alberga más de cien mil habitantes y produce toneladas de residuos cada día. Con las bolsas rojas de los desperdicios colgadas del manillar, o de cualquier otro saliente de la bicicleta, los hombres enjutos serpentean por la urbe. Una vez obtenida suficiente basura, se dirigen al puerto, al final del malecón. Buscan la dársena correspondiente, normalmente un punto recóndito y ajeno a cualquier mirada curiosa y extranjera, y depositan su carga.En el puerto …

La cara oculta del Castillo de Olite

La cueva de los leones. Así llamaban los niños de Olite a la bodega del Palacio Real, hace 50 años, cuando se colaban en ella, a jugar, porque conocían al cuidador. Cuando el historiador olitense, Javier Corcín Ortigosa, se refiere a esta bodega, le abraza una sensación agridulce. Dulce, porque la primera imagen que le atrapa es la suya, de niño, jugando "a las aventuras", en busca de unos leones imaginarios que un día muy lejano rugieron dentro del mismo castillo en el que vivió Carlos III y su corte. Por otro lado, le aborda una sentimiento amargo; ya que aquella cueva aún permanece cerrada al público, mientras lucha contra el olvido. "Es una pena", lamenta Corcín. "Recuperarla supondría el enriquecimiento de la visita a este castillo", manifiesta. "La bodega se conserva, pero el exterior está tan deteriorado...", apostilla.
Lo primero que un visitante puede leer al entrar a esta fortaleza, símbolo de lujo y esplendor, mencionada por primera…