Ir al contenido principal

Congo, el peor país del mundo para ser mujer

Fotos copyright Iván Benítez/Alboan Ong
Según el último estudio sobre los países más favorables y menos favorables para la maternidad publicado por la ONG Save The Children en 2015, Noruega es la nación más amable en el mundo para tener un hijo. 
Entre los peores países para ser madre se encuentran Somalia, La República del Congo y la Repúlica Centroafricana, en las últimas posiciones de las 179 naciones incluidas en el estudio.

El número de víctimas de violación en la República Democrática del Congo es de 1.152  diarias, lo que equivale a 48 violaciones por hora. El mayor índice de violencia sexual del mundo. Una de las principales razones para que el país africano sea llamado "El  peor lugar en la Tierra para ser mujer".
La tasa materna al parecer está en aumento. Cerca de 21.000 mujeres murieron en 2014 por complicaciones durante el embarazo o el parto. Cada 25 minutos muere una madre en Congo.  Entre el 11% y el 17 % de estas muertes maternas ocurren durante el mismo parto y entre un 50% y 71% durante el periodo del postparto. El precario sistema sanitario y la dificultad para llegar hasta un centro de ayuda también forman parte de las causas. Congo es el país con los peores niveles del mundo en cuanto a mortalidad materna, mortalidad infantil, educación, pobreza y la nula participación de las mujeres en el gobierno. En definitiva, el peor del mundo para ser madre. El informe "Surviving The First Day” establece que una de cada treinta mujeres en RDC corre el riesgo de morir en el parto. Mientras que la tasa de mortalidad entre los menores de cinco años es de uno por cada siete.

 











Comentarios

Entradas populares de este blog

En el corazón del padre Melo, periodista y sacerdote jesuita amenazado en Honduras

¡Tío Ismael! ¡Tío Ismael!”. María abre la puerta de casa y  se lanza a la cintura de su tío, que acude a visitar a la familia. La niña se aferra a su mano y tira de él. La casa está enclavada a los pies de un majestuoso cerro selvático. Ismael entra a la sala y busca la espalda de su madre, sentada en una silla de ruedas. La abraza por detrás. Doña Lita, que es ciega y atesora ya casi un siglo de vida, toma la mano de su hijo y se la  lleva a la cara. Luego se acerca a la habitación donde su hermana pequeña, Inés,  se encuentra postrada en la cama por una enfermedad degenerativa. La besa repetidamente en la mejilla. Ella no se mueve ni habla. Le coloca  la palma de la mano sobre su frente y se queda en silencio. Silencios que gritan. Inés ha sido su confidente desde niños.
En su familia nadie llama Melo a Ismael Moreno Coto, un periodista y sacerdote jesuita amenazado de muerte por denunciar la violación de derechos humanos que se cometen a diario en su país. Le bautizaron con este a…

¿Regresar a casa, a Siria?

Hubo un tiempo en el que los sirios vivían en familia. Sus casas se levantaban en torno a la familia. La vida confluía en casa de los abuelos y los tíos. Pero un día la guerra lo dinamitó todo, incluido el núcleo familiar. Ocurrió en marzo de 2011. Según la ONU, el conflicto continúa siendo la mayor crisis mundial. Más de 920.000 personas se han visto obligadas a abandonar sus hogares en 2018. Este es el retrato de uno de estos núcleos familiares, al este de Alepo, un lugar arrasado por la metralla. El miércoles 20 de junio se celebrará el Día Mundial de las Personas Refugiadas.


"¿Regresar a casa, a Siria?”. La respuesta se encuentra en los motivos que condujeron a sus habitantes a convertirse de la noche a la mañana en refugiados y desplazados. Las razones de no querer regresar se hallan en el interior de edificios consumidos por el silencio. Porque esto es lo que queda en los barrios en los que nacieron y crecieron: silencio. El silencio de la muerte. El silencio de la destrucci…

Omar, el niño 'azul' de Alepo

Omar, de 6 años, vive en Alepo. Es uno de estos niños nacidos en el transcurso del desplazamiento en plena guerra de Siria. Nació con acondroplasia y, además, sufre el trauma de haber visto a una hermana caer herida. “Le cuesta concentrarse”, explica una de las monitoras de los Maristas Azules. A Omar le sorprende la cámara que llevo encima y se la cuelga con cuidado en el cuello. No tarda en aprender a encuadrar y disparar. Y no lo hace nada mal. Incluso le ayuda a concentrarse...